“Monetizarán todo”: Expertos explican cómo Beijing convierte los abusos de derechos en una industria

Por Eva Fu
23 de Octubre de 2021
Actualizado: 23 de Octubre de 2021

El Partido Comunista Chino se ha convertido en un experto en obtener beneficios de sus abusos de los derechos humanos, según un antiguo funcionario del Departamento de Estado, que señaló que el régimen comercializa mano de obra esclava —e incluso partes de cuerpos de presos de conciencia asesinados.

Robert Destro, ex subsecretario de Estado para la Democracia, los Derechos Humanos y el Trabajo, dijo que los dirigentes chinos persiguen todo lo que pueda suponer un desafío a su régimen.

“Son expertos en extracción”, dijo Destro en un panel celebrado el 18 de octubre en el Instituto Hudson.

“Lo monetizarán todo, desde los recursos nacionales hasta tu hígado”, añadió.

Extractivo, coercitivo, represivo e intrusivo—estas son las cuatro palabras que Destro eligió para describir al Partido Comunista Chino (PCCh).

La religión se ha visto especialmente afectada, dijo Destro, señalando como ejemplo el cambio de rumbo del régimen respecto al grupo espiritual Falun Gong.

Introducido en 1992 en la ciudad nororiental china de Changchun, Falun Gong contó con un considerable apoyo estatal en los primeros años, ya que se extendió rápidamente de boca en boca. Según las estimaciones oficiales, la práctica alcanzó más de 70 millones de practicantes a finales de la década. Los medios de comunicación estatales chinos elogiaron la práctica por sus beneficios para la salud, y un funcionario de la Comisión Estatal de Deportes señaló los miles de millones de ahorro en gastos médicos que suponía para el Estado.

Alarmado por la gran cantidad de seguidores del grupo, el régimen retiró todo el apoyo en julio de 1999, lanzando una campaña nacional en un esfuerzo por eliminarlo.

“Y hasta hoy, Falun Gong es percibido como una amenaza existencial”, dijo Destro.

Los expertos han identificado a los practicantes como el principal grupo víctima de la campaña de sustracción forzada de órganos de Beijing. Los órganos de los practicantes encarcelados son extraídos y vendidos, a menudo por decenas de miles de dólares, en un macabro proceso médico que no deja supervivientes.

Practicantes de Falun Gong en Viena, Austria, hacen una demostración de la sustracción de órganos de practicantes encarcelados en China durante una protesta contra la importación de órganos humanos de China a Austria el 1 de octubre de 2018. (JOE KLAMAR/AFP vía Getty Images)

“[El] gobierno chino ha utilizado el sistema policial, los sistemas judiciales, el sistema médico, actuando juntos para permitir esta cadena de beneficios”, dijo Sean Lin, director de comunicación de la Asociación de Falun Dafa en Washington. “Si identifican una coincidencia pueden ir a tu casa para detenerte bajo cualquier concepto y extraer tus órganos”.

La espeluznante práctica de “vender los órganos de su propio pueblo” hace que el régimen chino no se diferencie de “una empresa criminal organizada”, según Destro.

El exfuncionario, que también fue coordinador especial para asuntos tibetanos, observó el mismo tipo de políticas de explotación que se llevan a cabo en la meseta tibetana y en otros lugares del país.

El Tíbet, dijo, ha sido un “campo de pruebas clave” donde el régimen ha llevado a cabo su represión con impunidad. Lo ha hecho extrayendo los minerales de la región, obligando a los lugareños a asimilarse culturalmente a las prácticas de la mayoría china Han, llevando al líder espiritual del Tíbet, el Dalai Lama, al exilio y transformando la región en un “estado de vigilancia omnipresente”.

La región es “increíblemente geoestratégica y ambientalmente importante”, ya que es tanto la puerta de entrada para avanzar en su proyecto de infraestructuras “La Franja y la Ruta” (BRI) como un recurso hídrico clave para los vecinos asiáticos de China. Conocida como el “techo del mundo”, la elevada altura de la meseta también aumenta su valor estratégico en el intento del régimen de proyectar su poder militar a nivel mundial.

“Si tienes tus misiles en la cima de la meseta, puedes alcanzar cualquier cosa”, dijo.

En Xinjiang, la región más occidental del país, donde se calcula que hay un millón de uigures acorralados en una red de campos de reclusión, se están produciendo situaciones similares, que las autoridades consideran parte de una campaña antiterrorista.

El régimen tampoco ha mostrado “absolutamente ninguna piedad”, dijo Nury Turkel, abogado estadounidense de origen uigur y vicepresidente de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos.

“Para el Partido Comunista Chino, cualquier religión organizada, cualquier práctica de religión o creencia, se percibe como una amenaza”, dijo. “Se percibe como una amenaza para la supervivencia del PCCh”.

Recolectores de algodón recogen una cosecha de algodón en un campo de Hami, en la región de Xinjiang, en el extremo oeste de China, el 20 de septiembre de 2011. (STR/AFP/Getty Images)

La región de Xinjiang proporciona el 85 por ciento del algodón de China y alrededor de una quinta parte del suministro mundial de algodón, una parte importante de la cual es probable que esté manchada de trabajo forzado, según el grupo de expertos Center for Global Policy.

Las mujeres uigures de los campos de Xinjiang han visto cómo se les afeitaba su preciado cabello—que crecía largo según su tradición. Parte de este pelo se convirtió en material para tejidos y otros productos de belleza que luego se vendieron en Estados Unidos, según dijeron las supervivientes entrevistadas por The Epoch Times.

En las cárceles de toda China, los juguetes, las flores artificiales, los cosméticos y la ropa no son más que algunos de los productos que los presos de conciencia se ven obligados a fabricar durante largas y agotadoras horas cada día, a menudo con poca o ninguna paga, según declararon anteriormente a The Epoch Times los practicantes de Falun Gong que escaparon a Estados Unidos.

Y las implicaciones de los abusos de los derechos humanos del régimen no se detendrán en las fronteras chinas, dijeron los expertos.

Dado que China desempeña un papel importante en las cadenas de suministro mundiales, el régimen no ha dudado en utilizar su poder económico para responder a las críticas de Occidente y someter a las empresas estadounidenses a su voluntad.

A principios de año, Beijing encabezó un boicot contra grandes marcas internacionales de ropa que habían intentado evitar el uso de algodón de Xinjiang en sus productos, lo que provocó que una docena de marcas de moda perdieran a sus embajadores de marca chinos.

Nina Shea, experta en libertad religiosa del Instituto Hudson que moderó el panel, señaló que cuando la administración Trump impuso aranceles a los productos chinos, los editores de Biblias con sede en Estados Unidos que imprimen decenas de millones de Biblias en China se pusieron del lado de Beijing para presionar a Washington contra la medida.

“Es un modelo alternativo de vida y existencia con el que los chinos compiten conscientemente contra el modelo democrático liberal”, dijo Shea.

La situación de las comunidades religiosas chinas, según ella y Destro, merece una mayor atención por parte de Estados Unidos.

“Se está actuando de forma pionera en estas comunidades”, dijo. “Está llegando a un lugar cercano si no se nos alerta de ello”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS