Esta monja curó milagrosamente sus enfermedades después de leer un libro que le dio una doctora

Por Daniel Cameron, Epoch Times - La Gran Época
09 de Julio de 2019 Actualizado: 09 de Julio de 2019

Esta es una historia de esperanza, una que proporciona una visión de la vida de una mujer de negocios que más tarde se convirtió en monja en su ardua búsqueda del verdadero significado de la vida.

Te presento a Shi Zhengtong. Nacida en el seno de una familia de agricultores en una zona rural del sur de Taiwán, Shi (pronunciado “Shrr”) creció con las necesidades básicas de la vida.

Su bondadosa familia cree mucho en servir a los demás. Al crecer, la familia de Shi no tenía una buena situación económica, pero siempre se esforzaba por ayudar a los vecinos y a la gente que los rodeaba.

A pesar de que apenas tenían suficiente comida para ellos, los padres de Shi animaron a sus hijos a compartir la comida con la gente necesitada de la comunidad para que nadie se muriera de hambre.

(Crédito: NTDTV)

“Ni siquiera era fácil comer tres veces al día”, le dice Shi a la presentadora del programa de NTD, Yu Xin.

Shi explica que cuando era una niña, a menudo estaba enferma. Su familia tenía poco dinero para gastar en médicos. Su dinero se destinó principalmente a comida, refugio y transporte.

(Crédito: NTDTV)

La vida secular

Más tarde en su vida, estableció un negocio con sus hermanos, importando artículos budistas.

Cada día que estaba en la oficina, y cuando tenía tiempo libre después de haber terminado su trabajo, sacaba sus escrituras budistas para leer y sentarse en la posición de loto, una posición de meditación sentada donde ambas piernas están dobladas una encima de la otra.

Shi no venía ningún sentido a su trabajo; no lo disfrutaba. La vida misma se volvió deprimente. No tenía ningún interés en el negocio, ni en la vida secular, por no hablar de su propia familia. Su corazón no estaba en ello.

(Crédito: NTDTV)

Quería ser monja desde los 6 o 7 años, pero nunca pudo, ya que sentía una responsabilidad hacia su familia.

Llegó un momento, sin embargo, en que la vida secular se volvió demasiado, y ella consideró seriamente dejar todo para convertirse en monja.

Durante dos años antes de convertirse en monja, lloró mucho y sintió grandes dificultades internas al pensar en dejar a su familia.

Tomando la túnica

Llegó el momento en que ya no pudo ignorar el deseo de su corazón, así que abandonó todo y se puso la túnica para convertirse en monja budista, en algún momento después de sus cuarenta años.

Durante varios años, Shi permaneció en un templo para cultivarse a sí misma.

Sin embargo, se dio cuenta de que las escrituras que había estudiado ya no podían guiarla más en su cultivación.

“Es angustioso para un cultivador que quiere mejorar, pero no tiene la forma de hacerlo”, explica Shi.

Fue entonces cuando Shi decidió decididamente abandonar el templo y marcharse por su cuenta. Además de la bata que llevaba puesta, sus únicas posesiones incluían un saco de tela, un paraguas y un saco de dormir.

(Crédito: NTDTV)

Sola, vagaba descalza por las calles, día tras día, bajo el sol abrasador del sur de Taiwán.

“Las plantas de mis pies estaban desgastadas”, dijo, añadiendo que el camino de asfalto caliente era insoportable.

Suplicando limosna fue como sobrevivió.

Caminaba y caminaba así, de condado en condado, en busca de un maestro que la ayudara a regresar a su hogar en el cielo, “al origen”, explicó.

Dormía afuera, bajo los árboles, a veces incluso en los cementerios.

Todo este vagabundeo era tortuoso, pero así es la vida ascética de los monjes.

(Crédito: NTDTV)

La anfitriona Yu Xin preguntó cómo seguía adelante a pesar de todas las dificultades.

A eso, Shi explicó que como era para un propósito mayor, no se sentía amargada por dentro.

Añade que cada vez que veía a una persona de buen corazón sonreírle, un acto tan simple, realmente le levantaba el ánimo. Aunque la persona no se diera cuenta, la animaba a seguir adelante.

Un punto de inflexión

La salud de Shi cuando era una niña pequeña no era tan buena, ya que fue afligida por numerosas dolencias, y la vida de una monja errante exacerbó su condición, esto afectó enormemente su salud.

Se enfrentó a la realidad de que su vida de monja no podía continuar.

(Crédito: NTDTV)

Entonces, un día de 1998, se produjo un punto de inflexión.

Como hay una serie de servicios gratuitos disponibles para monjes y monjas en Taiwán, Shi solía ser tratada en una clínica de salud, donde se familiarizó con un médico. Él estaba muy consciente del deterioro de su condición y sabía que el tratamiento médico no podía ayudarla.

Antes de salir de la clínica después de un chequeo un fatídico día, ese amigo médico le regaló una copia del texto principal de Falun Gong, Zhuan Falun.

Falun Gong (también conocido como Falun Dafa) es una disciplina espiritual avanzada de la escuela de Buda y se basa en los principios de “Verdad-Benevolencia-Tolerancia”.

Según la Dra. Margaret Trey, “Una de las razones de la popularidad de Falun Gong es su notable efecto curativo”, según su investigación de doctorado esbozada en el libro, The Mindful Practice of Falun Gong: Meditación para la salud, el bienestar y más allá.

La amiga doctora de Shi sabía de los innegables beneficios para la salud de la práctica y le recomendó que lo probara.

Después de recibir una copia del texto principal, Shi encontró un lugar para sentarse en silencio y leer.

Ella respetuosamente levantó el libro por encima de su cabeza antes de abrir la primera página. Cuando puso los ojos en una foto del Maestro Li Hongzhi, el fundador de la práctica, “mis lágrimas cayeron instantáneamente”, recordó.

(Crédito: NTDTV)

Sintió una profunda familiaridad con este Maestro, como si lo hubiera conocido antes. En su corazón, ella sabía que finalmente había encontrado a su Maestro.

“Me sentí como una niña perdida que había regresado a casa”, dijo, compartiendo sus sentimientos más profundos. “Durante ese tiempo, lloraba cuando leía el libro. Mis lágrimas seguirían fluyendo”.

Leyendo Zhuan Falun, fue como si hubiera encontrado a sus padres, como si hubiera encontrado un hogar.

“Los significados internos de este libro…. Solo sabía que era el poderoso Buda Fa manifestándose una vez más en el mundo humano”.

Shi estaba tan conmovida que las lágrimas también fluían cuando practicaba los ejercicios de meditación.

(Crédito: NTDTV)

Se restablece la salud y se renueva la esperanza

Es raro que una monja como Shi Zhengtong camine por otro camino, pero lo sintió bien solo con Falun Gong, especialmente dada su mala salud, que resultó ser una bendición disfrazada.

Después de tomar el sistema espiritual, ella notó una mejora considerable en su salud mental y física en general.

Sus dolencias, que la habían torturado durante tanto tiempo, parecían desaparecer. Ahora tiene una apariencia saludable y no está afectada por enfermedades. Incluso puede subir las escaleras con facilidad.

“Muy pronto mi salud se recuperó”, dice Shi. También explicó que todos los que practican estos ejercicios meditativos obtienen una mejor “salud mental y física”.

(Crédito: NTDTV)

Aunque Falun Gong no es una religión, no hay lugares de culto, y se anima a sus practicantes a que se ajusten a las normas de la sociedad como ciudadanos honrados y respetuosos de la ley, ya que Shi ya había sido monja durante muchos años, ella eligió seguir siendo monja y no volver a la vida secular.

La bata que lleva hoy es la misma que lleva desde 1988. Tan nueva como parece, ella dice que los dobladillos interiores están todos deshilachados, aunque uno no puede ver esto desde afuera.

(Crédito: La Gran Época)

Después de dejar atrás el budismo para practicar este sistema, Shi dice que ha aprendido a mirar sinceramente dentro de su corazón para mejorar, lo cual es una parte integral de su auto-cultivo.

Ella dice que en el budismo tradicional, los budistas laicos tratan a los monjes y monjas con tal respeto que estos últimos se vuelven cómodos y complacientes. Por lo tanto, no miran hacia adentro y no cultivan estrictamente sus corazones.

Al fin y al cabo, la “cultivación” o mejora de sí mismo es lo fundamental para un cultivador de cualquier disciplina.

En este cultivo, se enfatiza el “xinxing” o naturaleza del corazón. A los cultivadores se les enseña a mirar hacia adentro, en lugar de mirar hacia afuera, y a ser buenas personas dondequiera que estén y quienquiera que sean, ya sea un estudiante, un trabajador, un esposo, una esposa, un hijo o una hija.

(Crédito: La Gran Época)

Conmovida por las mejoras reales que ha experimentado a través de la práctica, Shi se dirige a la cámara para decir: “Insto a la gente del mundo a practicar Falun Dafa”.

Estamos felices de que Shi Zhengtong esté feliz y bien, y de que hoy en día viva sus días con sentido y con buena salud.

Para una introducción a la práctica, mira el vídeo a continuación:

Nota del editor:

Falun Dafa es una práctica de cultivo de la mente y el cuerpo que enseña “Verdad-Benevolencia-Tolerancia” como una manera de mejorar la salud y el carácter moral y alcanzar la sabiduría espiritual. Para más información sobre la práctica, visite www.falundafa.org . Todos los libros, música de ejercicios, recursos e instrucciones están disponibles sin costo alguno. Para encontrar el sitio de su consulta local, haga clic aquí.

Los horrores del 20 de julio

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS