Movimiento de base busca ayudar al pueblo chino a romper con las ataduras del comunismo: Defensor

Por Danella Pérez Schmieloz y Jan Jekielek
01 de Mayo de 2022 6:32 PM Actualizado: 01 de Mayo de 2022 6:32 PM

Casi 400 millones de chinos han renunciado a su afiliación al Partido Comunista Chino (PCCh), como parte de lo que podría ser el movimiento de base más grande y más largo de China, según Sen Nieh, vicepresidente del Centro de Servicios Globales para Renunciar al PCCh, una organización sin fines de lucro.

El movimiento, llamado “renunciar al PCCh” o “tui dang” en chino, consiste en “la elección del individuo de no querer asociarse o identificarse más con los afiliados al PCCh”, dijo Nieh, profesor de ingeniería mecánica en la Universidad Católica de América, al programa “American Thought Leaders” de Epoch TV el 19 de abril.

Foto de la época
Sen Nieh, vicepresidente del Centro de Servicios Globales para Renunciar al Partido Comunista Chino, en Washington, el 14 de abril de 2022. (Melvin Soto-Vázquez/CPI)

En China, desde la niñez hasta la edad adulta, los ciudadanos suelen ser inducidos a a unirse al PCCh y a sus organizaciones afiliadas—la Liga de la Juventud Comunista y los Jóvenes Pioneros—haciéndoles un juramento de lealtad al Partido.Renunciar al PCCh es un “despertar moral y silencioso del ser interior del individuo”, que proviene de la comprensión de que no quiere ser parte de las acciones malignas del PCCh, explicó Nieh.

Lo que impulsó el movimiento, relató, fue la publicación de los “Nueve Comentarios del Partido Comunista”, un libro publicado por primera vez por la edición en chino de The Epoch Times en 2004, que explora la historia de engaños y asesinatos perpetrados bajo el régimen totalitario del PCCh.

Nieh dijo que millones de copias del libro han llegado a China, lo que ha ayudado a la gente a conocer los crímenes cometidos por el partido comunista. Muchas de esas copias fueron y aún son distribuidas por los practicantes de Falun Gong, una disciplina espiritual que ha sido brutalmente perseguida por el régimen comunista de China desde 1999.

Después de leer los Nueve Comentarios, los ciudadanos chinos comenzaron a “enviar declaraciones a The Epoch Times, [diciendo] que querían renunciar, una tras otra”, dijo Nieh.

Esto motivó la creación del Centro de Servicio Global para Renunciar al PCCh, que ayuda a quienes quieren renunciar al PCCh. El Centro creó un sitio web donde las personas pueden retirarse del PCCh en una declaración pública.

Foto de la época
Los practicantes de Falun Gong participan en un desfile que recuerda el 22.° aniversario de la persecución a Falun Gong en China, en Brooklyn, Nueva York, el 18 de julio de 2021. (Larry Dye/The Epoch Times)

En los últimos 17 años, el Centro ha documentado 394 millones de renuncias del PCCh. Una población mayor que la de Estados Unidos, señaló Nieh.

Algunos renuncian con su nombre y ubicación reales. Pero muchos utilizan alias para proteger su identidad y evitar así las represalias del partido.

“Los participantes no se conocen entre sí; no quieren ser conocidos por los demás. Solo desean tener paz interior para cortar su vinculación con el Partido Comunista”, dice Nieh.

“Es la forma en que los chinos intentan salir de la esclavitud del comunismo”, añadió Nieh.

Con respecto al impacto de las renuncias del partido, Nieh dijo que, aunque no es su propósito, el movimiento inevitablemente debilita al PCCh desde adentro.

El profesor continuó explicando que los chinos continentales suelen estar adoctrinados por la propaganda del régimen y el sofisticado mecanismo de censura en Internet, conocido como el “Gran Cortafuegos”—el cual bloquea el acceso a Internet a sitios web e información considerada confidencial por el PCCh.

“Ellos saben que les han lavado el cerebro, pero no saben cómo les han lavado el cerebro. Entonces, una vez que tienen la oportunidad de evaluar la información gratuita o salen de China, les gusta aprender más sobre su propio país”.

Señaló que, si bien las generaciones más jóvenes a menudo tienen más acceso a información externa mediante el uso de VPN que eluden el Gran Cortafuegos, las personas mayores carecen de esa capacidad.

Por esta razón, dijo Nieh, el Centro de Servicios Globales ha estado ayudando a las personas a renunciar al PCCh haciendo llamadas telefónicas a China: una máquina llama a números aleatorios de China continental, cuando alguien contesta, reproduce un breve mensaje que explica la naturaleza del partido o los delitos cometidos por éste. Los receptores tienen entonces la opción de escuchar otro mensaje, retirarse del PCCh o hablar con alguien del centro.

El centro, actualmente registrado como una organización sin fines de lucro 501 (c)(3), tiene oficinas en Flushing, Taiwán y Hong Kong. No puede permitirse pagar a los empleados, por lo que depende exclusivamente de la ayuda de los voluntarios, según Nieh.

Para pagar los gastos, tales como las máquinas para las llamadas automáticas, dependen de las donaciones, que se pueden hacer en el sitio web oficial del centro, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.