Movimiento de renuncias al PCCh gana fuerza luego que EE.UU. endureció su postura frente a Beijing

Por Eva Fu
20 de Octubre de 2020
Actualizado: 20 de Octubre de 2020

NUEVA YORK. Escondida en un típico edificio de ladrillos, una pequeña oficina, marcada solo con una pancarta azul cobalto y un pequeño letrero amarillo en el exterior, ha estado inusualmente ocupada.

Hace aproximadamente uno o dos meses, una avalancha de solicitudes comenzó a llegar al Global Tuidang Center, una organización sin fines de lucro dirigida por voluntarios con sede en Flushing, Nueva York, que coordina los esfuerzos para los chinos que desean renunciar a sus vínculos con el régimen gobernante en China. El centro tiene más de 100 sucursales en todo el mundo.

“No importa si es de día o de noche, la gente sigue viniendo por los certificados”, dijo Yi Rong, directora del centro, en una entrevista reciente.

Tuidang, que literalmente significa “Renunciar al Partido”, es un movimiento de base que ha ganado atractivo entre la comunidad china de ultramar desde 2004, impulsado por la publicación de la serie editorial, en idioma chino, de The Epoch Times, “Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista”.

En los últimos meses, a medida que Estados Unidos endureció su política hacia el PCCh, debido a las disputas sobre el manejo de la pandemia por parte de Beijing, los abusos de los derechos humanos y las prácticas comerciales, el movimiento ha cobrado impulso.

De julio a septiembre, el número acumulado de personas que renunciaron a sus vínculos con el Partido Comunista Chino (PCCh) y a sus organizaciones afiliadas superó los 4 millones. Desde 2004, un total de más de 365 millones lo han hecho, según los registros del Centro Tuidang.

Desde China continental, las solicitudes se han disparado notablemente, en comparación con años anteriores. Muchos han preguntado sobre la obtención de certificados digitales, que la organización comenzó a ofrecer en agosto después de una gran cantidad de solicitudes, dijo Tom Tang, un voluntario de la sede de Nueva York.

Lo que motivó las decisiones de estos ciudadanos chinos varía. Algunos temen que su membresía en el Partido pueda representar un obstáculo potencial en su camino hacia la inmigración, ya que las leyes estadounidenses prohíben a los miembros de los partidos comunistas obtener una visa de inmigrante. Los certificados del Centro Tuidang son reconocidos por los oficiales de inmigración de Estados Unidos, dijo Yi.

Yi recordó a una persona que recientemente voló desde China continental a Nueva York específicamente para obtener el certificado.

“Solo quiero recoger el certificado antes de regresar [a China]”, recuerda Yi que dijo.

El reciente repunte se ha correspondido con el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, que ha emitido una alerta reiterando su política de prohibir el ingreso a los miembros del partido comunista.

La gente hace cola frente a la embajada de Estados Unidos en Beijing, China, el 27 de abril de 2012. (Ed Jones/AFP/GettyImages)

Varios días después de la alerta, el 9 de octubre, una mujer de apellido Xie visitó el Centro Tuidang solicitando un certificado para su esposo, quien actualmente está esperando una entrevista para visa de inmigración en el consulado de Estados Unidos de la provincia de Guangdong, en el sureste de China.

Su esposo había trabajado en una empresa estatal en China. Al igual que sus compañeros de trabajo, se unió al PCCh por los beneficios a su carrera, le dijo a The Epoch Times. Preocupada por la creciente brecha entre Estados Unidos y China, su hija, ciudadana estadounidense, le había sugerido que se retirara formalmente del Partido.

Para otros, el gesto es una postura simbólica para distanciarse de las malas acciones del régimen.

Wang Han, un estudiante de posgrado en análisis de datos de la Universidad del Sur de California, escribió una declaración en mayo para retirarse de los Jóvenes Pioneros, la organización comunista china para estudiantes de escuela primaria.

Wang, originario de la ciudad de Hangzhou, leyó sobre la historia contemporánea de China y descubrió que la “doctrina del Partido no podía explicar” las acciones del PCCh que intentan encubrir sus propias fechorías.

Si bien “nunca tuvo una impresión favorable del PCCh”, las protestas masivas de Hong Kong el año pasado y la respuesta del régimen al brote fueron la gota que derramó la copa, dijo. Cuando se encontró con comentaristas chinos que compartían sus puntos de vista sobre el movimiento Tuidang en YouTube, decidió que era “hora de trazar la línea”, dijo el joven de 23 años en una entrevista telefónica.

Entre su círculo de amigos chinos en la escuela, muchos tienen opiniones negativas sobre el régimen, aunque pocos quieren arriesgarse a las repercusiones de compartir sus pensamientos abiertamente, dijo. Una buena mayoría, incluido él mismo, no desea volver a su país de origen.

Si los ricos de China deben elegir entre el mundo libre y el régimen autoritario chino, “la elección sería obvia”, dijo.

Los practicantes de Falun Gong sostienen una pancarta en apoyo a los 330 millones de chinos que se han retirado del Partido Comunista Chino durante un desfile en Washington, el 18 de julio de 2019. (Mark Zou/The Epoch Times)

Yang Li, un voluntario de San Francisco, que maneja la línea directa de Tuidang, presta mucha atención a la emoción en las voces de las personas que llaman, como la ira o la confusión. Aquellos en la última categoría a menudo vienen con preguntas específicas sobre el Partido que podrían extender la conversación a más de 40 minutos, dijo.

Altos funcionarios también han llamado: a fines de mayo, cuando la legislatura oficial de Beijing convocó sus sesiones plenarias anuales, un delegado llamó y pidió retirarse del Partido, diciendo que ya había “visto suficiente de las malas acciones del régimen”. Conteniendo las lágrimas, compartió sobre el momento en que dirigió un equipo de médicos para ayudar a Wuhan durante las primeras etapas del brote de COVID-19 y las muertes que vio allí. Dijo que se reunió allí con el médico denunciante Li Wenliang, quien fue castigado por compartir la noticia sobre el virus. Li le dijo a Yang que “lamentaba ser miembro del Partido”.

Algunos funcionarios de alto perfil se han retirado reciente y públicamente del PCCh, incluido Li Chuanliang, exteniente de alcalde de la ciudad de Jixi, en la provincia nororiental de Heilongjiang. Chuanliang desertó hace poco a Estados Unidos.

Una persona de Guangdong llamó en octubre con una lista de 53 personas que querían renunciar a las organizaciones afiliadas al PCCh. Hace aproximadamente uno o dos meses, otro de la provincia de Zhejiang proporcionó los nombres de más de 30 conocidos que deseaban renunciar. Dijo que se vio obligada a contarles sobre el movimiento Tuidang al leer un folleto sobre la persecución del régimen al grupo espiritual Falun Gong.

La línea directa también atestiguó recientemente un aumento en las llamadas no deseadas de los trolls chinos pagados, conocidos como el ejército de los “50 cents”. Estas llamadas a menudo contienen muchos ruidos de fondo y las personas que llaman lanzan insultos sin parar, dijo Yang. “Siguen marcando para mantener ocupadas las líneas telefónicas, de modo que aquellos que realmente quieran registrar retiros del Partido no puedan llegar aquí”.

Una vez, un oficial de policía chino llamó y amenazó con localizar a Yang y arrestarla. “Estoy en Estados Unidos. ¿Cómo me arrestarías? respondió Yang. El oficial se calló rápidamente.

Yang, que ha tenido muchos encuentros similares en sus años al frente de la línea directa, culpó de tales actitudes al lavado de cerebro ideológico del PCCh. Cuando otro oficial de la ciudad de Dongguan, Guangdong, dio amenazas similares, ella respondió refutando los puntos de conversación del PCCh uno por uno. El oficial guardó silencio y dijo que lo “pensaría detenidamente”.

Un poco más tarde, volvió a llamar. “Sé qué hacer ahora”, le dijo a Yang.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El Partido Comunista Chino censura las críticas del vicepresidente de EE.UU.

TE RECOMENDAMOS