Muere Don Fidencio, el mexicano que vendía paletas a los 89 para mantener a su familia en Chicago

Por Isabel Valencia - La Gran Época
08 de Noviembre de 2019 Actualizado: 08 de Noviembre de 2019

En 2016, Don Fidencio, un paletero mexicano de 89 años que conmovió al mundo por su esfuerzo de trabajar siendo un anciano, recibió donaciones de todo el mundo para que tuviera una jubilación. Tres años después, a sus 92 años de edad, el anciano falleció en Chicago dejando en su memoria un legado de templanza y laboriosidad para las generaciones futuras.

El pasado miércoles 6 de noviembre por la mañana, Don Fidencio exhaló su último suspiro. El paletero, que se hizo conocido en el mundo entero porque a pesar de su edad seguía trabajando hasta el cansancio para mantener a su familia, murió debido a complicaciones de salud rodeado de sus seres queridos, según Chicago Tribune.

En 2016, una fotografía de Don Fidencio, jorobado y empujando su carrito de paletas por las calles de Chicago, conmovió a miles de usuarios de las redes sociales que se unieron a la campaña de GoFundMe para conseguirle una merecida jubilación. Joel Cervantes fue el que publicó la fotografía en Facebook. “Mientras conducía por la calle 26 en La Villita, donde nací y crecí, vi a este anciano batallando para empujar su carrito de paletas. Me rompió el corazón ver a este hombre que debería estar disfrutando de la jubilación aún trabajando a esta edad…”, decía la descripción de la foto.

Joel, junto a José Loera, otro usuario que vio la publicación en Facebook, decidieron abrir la campaña de GoFundMe que alcanzó a recaudar en pocos días más de USD 380.000 donados por más de 17.000 personas de alrededor de 60 países.

Con el dinero recolectado se pudo garantizar la jubilación para Don Fidencio, la cual lamentablemente solo pudo disfrutar por 3 años de su vida. No obstante, fueron 3 años que logró descansar y hacer otras cosas que quería hacer, ya que no tenía que estar trabajando. “Me siento bien. Contento, alegre, feliz, por que hay quienes pueden ayudar y tienen un buen corazón”, dijo el paletero en 2016. “Lo que ellos dan Dios se los va a regresar, no está perdido”, agregó.

Con el dinero recibido, Fidencio y su esposa compraron un auto usado y contribuyeron a la colegiatura de sus nietos con los que vivieron los últimos 3 años en su pequeño departamento del barrio de La Villita en Chicago.

A Don Fidencio les gustaba ir a la iglesia y al buffet de comida china, según contó Joel, quien junto con José se convirtieron en miembros más de la familia y participaban en las fiestas, cumpleaños y celebraciones familiares.

“Me hizo sentir orgulloso de ver cómo la gente se unió para ayudar; y no fueron solo latinos, fue gente de muchos países, razas, edades, religiones. Uno crece creyendo que existe mucho odio y racismo en el mundo, que en EE.UU. odian a los latinos y la historia de Don Fidencio mostró cómo todo el mundo se unió para ayudar a un anciano mexicano”, comentó Joel.

“Estoy triste por su partida, pero contento por que la historia de Don Fidencio y todos los que donaron, mostró como una pequeña semilla de amor, puede florecer a algo tan increíble”, agregó José. “Son una familia humilde que se merece el regalo que les hizo el universo”.

Joel, además de lamentar la muerte del anciano, se mostró complacido por el resultado de la campaña, pero sobre todo, por el legado que dejó para las generaciones futuras. “El legado que deja es (la enseñanza) de que todavía hay gente buena y fe en la humanidad”.

Además, afirma que le cambió completamente la imagen que tenían las personas sobre los paleteros en Estados Unidos, ya que “ahora los ven con respeto y honor. Nadie sabe sus historias. Son trabajadores. Siento que la comunidad está más consciente de eso y ahora los aprecian más”, agrega.

Joel y José estarán con la familia durante los servicios fúnebres y el entierro en los próximos días. “Todos nos convertimos en familia, de un día a otro ocurrió un milagro que cambió la vida de cada uno de nosotros para siempre…”, puntualizó Loera.

*****

Te puede interesar:

Las caravanas son una invasión a EE.UU. y a México

TE RECOMENDAMOS