Mujer atrapada en la bañera por 5 días es salvada por la perspicacia de un cartero

Por La Gran Época
20 de Febrero de 2019 Actualizado: 20 de Febrero de 2019

El 19 de octubre de 2018, en una fresca mañana de otoño, un cartero que hacía su trabajo en Chesaning, Michigan, vio que el buzón de Alison Gibson estaba lleno.

“¿Por qué Gibson no había recogido su correo en estos días como lo hace normalmente?”, pensó él.

El cartero tenía el presentimiento que algo andaba mal y resultó que tenía razón.

Al sentir que algo malo le había pasado a la señora Gibson, el cartero se acercó a sus vecinos para obtener información y juntos rodearon la casa de Gibson, llamando a través de la ventana para ver si obtenían alguna respuesta.

La ansiedad en todos comenzó cuando escucharon los agitados gritos de Gibson. La pobre mujer estaba atrapada en la bañera hace cinco días.

“Alguien estaba afuera de mi ventana, gritando, así que respondí”, relató Gibson a WJRT.

Cinco días antes, el 15 de octubre, Gibson intentó salir de la bañera y no lo consiguió. Para empeorar las cosas, la barandilla estaba fuera de su alcance.

Gibson, que vive sola, luchó en vano para salir de la bañera. “Cuando entré, ya no podía salir”, recordó la mujer. Además no podía pedir ayuda, ya que no tenía cerca su teléfono celular, lo había dejado en otra habitación.

Impotente, fría y hambrienta, básicamente se sentó en la bañera durante días. Para sobrevivir, bebió agua del baño y utilizó el agua caliente del grifo para mantenerse caliente.

“Cuando me enfrié, abrí el agua caliente. “Y cuando tuve sed, abrí el agua fría y bebí de mi mano”, contó Gibson a Inside Edition.

Justo cuando Gibson comenzaba a perder la esperanza, el atento trabajador de correos y sus vecinos acudieron en su ayuda. Entraron por la fuerza para poder rescatarla, e inmediatamente notificaron a la policía.

La policía llegó y trabajaron en un rescate en conjunto.

Imagen ilustrativa. (Créditos: Erica Nicol/ Flickr / Licencia: CC BY-SA 2.0)

La jefa de la policía de Chesaning, Stacey Wilburn y otro oficial, entraron a la casa de Gibson subiendo por la ventana. Cuando irrumpieron en el baño, la parte posterior de la puerta estaba “cubierta de moho”.

“Los pisos estaban empapados, la pintura en las paredes tenía humedad y, de hecho, el techo estaba empapado”, dijo Wilborn a Inside Edition.

Afortunadamente, Gibson estaba en relativamente buenas condiciones y en buen estado mental.

“Ella estaba sonriendo y hablando”, dijo Wilburn a MLive.com. “Pudimos vestirla y calentarla”.

Gibson fue llevado al hospital. Y cuatro días después, ella estaba de vuelta en casa.

La señora Gibson estaba agradecida de estar viva después de esta dramática prueba. Para evitar que ese trauma vuelva a ocurrir, planea instalar una bañera especializada para sus necesidades.

“No quiero volver a pasar por eso, así es más seguro”, enfatizó.

Si no fuera por el cartero y los vecinos, las consecuencias podrían haber sido inimaginables. Por eso, Gibson siempre está agradecida por su ayuda.

La historia sirve para recordarnos la importancia de crear un fuerte relación entre vecinos y que puedan cuidarse entre sí.

Mira el video a continuación: 

Un hombre pudo ver los colores gracias a un regalo de un compañero de trabajo

¿Te gustó esta historia? Entonces compártela con tus contactos y haz que las buenas noticias lleguen a todo el mundo.

TE RECOMENDAMOS