Mujer comparte la experiencia de criar a trillizos: “¡No tenga miedo de pedir ayuda, no está sola!

Por Louise Bevan
18 de Febrero de 2021
Actualizado: 18 de Febrero de 2021

Después de un devastador aborto espontáneo, una mujer quedó embarazada de nuevo y se enteró que no llevaba uno, sino tres bebés. La experiencia posterior fue un curso intensivo sobre cómo pedir ayuda cuando la vida se vuelve agobiante.

Rachel Cho, de Fishers, Indiana, se casó con Samuel Cho en 2015. Pronto la pareja estaba esperando su primer hijo, cumpliendo el sueño que Rachel tenía desde hace tiempo de ser madre.

“Pero tan rápido como todos mis mejores planes llenaron mi cabeza, se esfumaron con la misma rapidez”, dijo Rachel en la historia de su vida que envió a Love What Matters. “Tuve un aborto prematuro”.

“Durante el siguiente año y medio, luché con una infertilidad inexplicable y con toda la ansiedad, la depresión y la soledad que esto conlleva”.

(Cortesía de Rachel Cho)

Rachel dijo que siempre pensó que podía manejar todos sus problemas por sí misma y que siempre “odió la idea de ser una carga para alguien”. La afligida madre mantuvo su sufrimiento en secreto.

“También odiaba la idea de que alguien se compadeciera de mí o viera mis luchas como algo débil. Era realmente un problema de orgullo para mí”, escribió.

“Pero Dios vio a través de mi apariencia, mi necesidad de control total, y me llamó la atención cuando me sorprendió con trillizos”.

(Cortesía de Rachel Cho)

Después de tomar un medicamento recetado para estimular la ovulación, Rachel descubrió que estaba embarazada de nuevo el Día de la Madre de 2017. Sin embargo, aceleró su primera cita con el ginecólogo cuando empezó a sangrar.

Rachel estaba bien, pero la ecografía reveló algo impactante: Había tres sacos en su útero. “Mi corazón se detuvo y, de repente, me sentí muy confundida”, recuerda. “‘No puede ser’, le dije a la ecografía, medio sonriendo y esperando que estuviera haciendo una broma”.

El marido de Rachel se limitó a preguntar: “¿Cómo vamos a hacer esto?”.

Sin tener mucha idea de las pruebas y los triunfos que le esperaban a su familia, aquel día la pareja salió de la consulta del ginecólogo.

(Cortesía de Rachel Cho)

Sin embargo, rápidamente encontraron apoyo en una amplia comunidad de personas que comparten experiencias similares. Rachel encontró un grupo de Facebook para madres con trillizos. La nerviosa futura mamá ya no estaba sola.

“El grupo tenía más de 500 miembros. Mujeres de todo el mundo que estaban pasando por la misma conmoción, ansiedad, luchas y alegrías de criar trillizos”, dijo.

Entre las preocupaciones prácticas de la pareja, su nueva red de apoyo les ayudó a encontrar sillas para auto, un cochecito para trillizos, consejos sobre alimentación y entrenamiento del sueño y técnicas para controlar el estrés.

Rachel tuvo sus primeras contracciones a las 27 semanas, lo que no es habitual en una madre con trillizos. Mientras estaba en reposo en el hospital, Rachel recibió varias visitas, entre ellas una madre de la zona.

“No podía creer que alguien a quien no conocía se desviviera por asegurarme que todo iba a salir bien”, dice Rachel, “pero lo que más me animó fue que su tranquilidad provenía de la experiencia de haber tenido trillizos”.

(Cortesía de Rachel Cho)

El 7 de noviembre de 2017, con 29 semanas y 4 días de gestación, los bebés de Rachel nacieron por cesárea. Solo pesaban dos kilos entre los tres. Los bebés estaban sanos pero frágiles.

“Mi marido y yo solo íbamos a casa a cenar y dormir para poder regresar al hospital por la mañana”, dijo. “Íbamos a la UCIN y pasábamos tiempo con nuestros bebés, los sosteníamos piel con piel durante horas (…) y luego regresábamos a casa al final de un largo día, esto se convirtió en un trabajo a tiempo completo para nosotros”.

La rutina duró cuatro meses.

Los vecinos, amigos y familiares de la pareja les ayudaron con comida, ropa de bebé, juguetes y pañales, y a asegurarse de que la casa estuviera limpia. Poco a poco, Rachel empezó a reunirse con sus nuevas amigas mamás en cenas mensuales, y después los bebés llegaron a casa.

(Cortesía de Rachel Cho)

Cuando el marido de Rachel volvió a trabajar, se vio sola en medio de una pesadilla logística.

“Me enfrenté a una nueva lucha de hacer malabares con todo sola. Me costó mucho dejar que otros llevaran mi carga cuando obviamente yo estaba a punto de estallar”, dice.

Sin embargo, en el momento que dejó de lado sus dudas, Rachel encontró a una multitud de niñeras dispuestas, muchas de ellas “emocionadas” de pasar tiempo con los adorables trillizos.

“Aprendí que todos los temores que tenía desde hace tiempo de sentirme como una carga o de sentirme compadecida simplemente no eran ciertos. La gente estaba más que feliz de ofrecer una ayuda. No me veían como una carga”, dijo.

(Cortesía de Rachel Cho)

Ahora Rachel comparte en Instagram la vida de sus trillizos, que están creciendo.

“Es muy común que las nuevas madres se sientan aisladas”, dijo Rachel. “Si es cierto cuando dicen que se necesita una aldea para criar a un niño, imaginen la cantidad de ayuda que recibí para cuidar a mis trillizos”.

“No tenga miedo de extender la mano y pedir ayuda”, aconsejó, “porque no está sola”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS