Mujer da a luz bebé con expresión de enfado y agradece que esté sana tras diagnóstico de rara enfermedad

Por Jenni Julander
26 de Abril de 2021
Actualizado: 27 de Abril de 2021

Una bebé que venció las adversidades para sobrevivir tras nacer sin líquido amniótico deleitó a su madre con su expresión de enfado poco después de su nacimiento. Ahora, la niña de 21 meses está sana y feliz, pero aún conserva su gesto de mal humor.

(Cortesía de Hollie Wallis)

Cuando Hollie Wallis quedó embarazada de su bebé Winter Josephine, no lo creían, ya que los médicos le habían informado que necesitaría medicación para la fertilidad si quería tener un hijo.

“El año anterior me habían operado dos veces para quitarme una masa muy grande del útero”, dijo Hollie a Love What Matters. “Casi termino con una histerectomía, pero tuve una suerte increíble porque la operación fue un éxito y me dieron la oportunidad de tener otro bebé”.

Hollie tuvo un embarazo casi sin complicaciones. Incluso cuando se le pasó la fecha de parto, Hollie no se preocupó, ya que sus dos hijos anteriores tuvieron partos tardíos.

(Cortesía de Hollie Wallis)

Sin embargo, cuando visitó a su obstetra para hacerse una ecografía a las 41 semanas, descubrió que algo estaba mal. “Por su cara, me di cuenta que no eran buenas noticias”, dice Hollie. “No encuentro líquido amniótico”, dijo. Mi corazón se hundió. No había tenido ninguna señal de que algo anduviera mal, así que me quedé completamente sorprendida”.

Poco después, a Hollie le diagnosticaron oligohidramnios.

El oligohidramnios es una condición es una condición en la que el bebé tiene muy poco líquido amniótico. Puede causar complicaciones en alrededor del 12 por ciento de los embarazos que superan las 41 semanas. “El líquido amniótico es esencial para el desarrollo de los músculos, las extremidades, los pulmones y el sistema digestivo”, según la Asociación Americana del Embarazo.

“Antes de este embarazo ni siquiera había escuchado hablar de eso y no tenía idea de lo grave que era”, dice Hollie, y añadió que, después de una segunda ecografía, los médicos confirmaron que había pequeñas bolsas de líquido amniótico en el útero.

“Fue un gran alivio”, dijo. “La bebé estaba realmente sana en el monitor, tenía un gran latido y sentía mucho movimiento, así que me reservaron para una inducción”.

A pesar del alivio de la noticia, el parto no fue tan fácil como Hollie esperaba. Mientras se preparaba para que le indujeran el parto, el ritmo cardíaco de la bebé disminuyó y luego se aceleró. Entonces decidieron que la única forma segura de sacar a la bebé era con una cesárea, y se debía hacer inmediatamente. Una enfermera presionó el botón de emergencia y, antes de que Hollie pudiera comprender lo que estaba sucediendo, estaba rodeada de 10 personas.

En medio de la conexión a una vía intravenosa, los médicos y las enfermeras intentaron estabilizar el ritmo cardíaco del bebé, y ella recibió una noticia que haría que el corazón de cualquier padre pareciera detenerse.

“Un obstetra vino a hablarme de la posibilidad de que mi bebé tuviera muerte cerebral debido a su ritmo cardíaco”, recuerda Hollie.

Sin embargo, después de estabilizar el ritmo cardíaco de la bebé, la frenética madre fue trasladada al quirófano para una cesárea.

Afortunadamente, Hollie dice que “después de lo que pareció una eternidad”, los médicos sacaron a la pequeña bebé sana y salva, y la madre, agradecida, escuchó a su hija llorar por primera vez.

Por suerte, la bebé estaba sana y pudieron iniciar el contacto piel con piel de inmediato. “El obstetra me dijo que no había encontrado ni una sola gota de líquido amniótico durante la cesárea y que nunca había visto algo así”, recuerda Hollie.

Tan pronto sacaron a Winter de la sala de recuperación y la llevaron a la habitación del hospital, Hollie se quedó observándola.

“A pesar de lo perfecta que era”, dijo Hollie, “no pude evitar reírme porque parecía muy enfadada”.

“Si tuviera que adivinar lo que estaba pensando en ese mismo momento, habría sido: ‘Estaba cómoda ahí dentro. Devuélvanme”. Todos los que la vieron dijeron exactamente lo mismo. ‘¡Se ve enfadada!'”.

(Cortesía de Hollie Wallis)

Sin embargo, hasta que Winter cumplió dos semanas, y cuando Hollie buscaba un fotógrafo de recién nacidos, se enteró del peligro del oligohidramnios.

“Le conté que Winter había nacido sin líquido amniótico y me dijo que muchos bebés ángeles que ella fotografiaba se debían exactamente a la misma condición”, dijo Hollie. “Me hizo darme cuenta de la suerte que tengo de tener a Winter aquí y de lo fuerte y decidida que es”.

(Cortesía de Hollie Wallis)

Ahora Hollie comparte encantada las expresiones de enfado de Winter en su página de Instagram, llamada “Moods Of Winter”.

Y sobre Winter, que actualmente tiene 21 meses, Hollie dijo a The Epoch Times a través de las redes sociales que “está… sana, feliz, pero todavía tiene una expresión de mal humor”.

(Cortesía de Hollie Wallis)

“Cada vez que miro su carita enfadada, pienso en lo cerca que estuve de no tenerla y estoy muy agradecida de que esté sana y fuerte”, dijo Hollie a Love What Matters. “Sigue poniendo las expresiones de enfado más graciosas y son absolutamente divertidas. Nunca he conocido a un bebé con más personalidad”.

(Cortesía de Hollie Wallis)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS