Mujer embarazada enferma de cáncer elige que le amputen la pierna para salva a su bebé

Por SWNS
28 de Septiembre de 2021
Actualizado: 28 de Septiembre de 2021

Una madre embarazada prefirió que le amputaran la pierna para salvar a su bebé en gestación cuando le diagnosticaron un cáncer.

Kathleen Osborne, de 28 años, de Wisbech, Cambridgeshire, en Inglaterra, no tenía idea que estaba embarazada cuando acudió a una resonancia magnética en la que le diagnosticaron cáncer por tercera vez. No lo podía creer cuando los médicos descubrieron que también estaba embarazada.

Los médicos le dieron a Kathleen dos opciones: abortar a su bebé para poder empezar la quimioterapia o que le amputaran la pierna.

Por increíble que parezca, Kathleen solo tardó una noche en tomar la decisión que cambiaría su vida, y le amputaron toda la pierna derecha cuando tenía cuatro meses de embarazo.

La hija de Kathleen, Aida-May, nació sana y feliz, ocho semanas antes de lo previsto, mediante una cesárea.

Kathleen dijo: “Estoy contenta de haber tomado la decisión de perder la pierna porque me dio a mi hija”.

(SWNS)

“Si no me hubiera amputado la pierna en ese momento, la habría perdido y habría tenido que someterme a quimioterapia, lo que al final podría no haberme salvado la pierna”.

“No la tendría si no lo hubiera hecho, así que todo ha valido la pena. Siempre quise tener una niña después de haber tenido a mis dos hijos varones primero y ahora ella está aquí, así que estoy feliz de haberlo hecho. Ellos también querían tener una hermana, así que, para ser sincera, ha sido lo mejor. Aún estoy muy contenta con mi decisión”.

“Les dije a los niños que los Transformers me están construyendo una pierna nueva, lo que les encanta; no paran de preguntar cuándo llegará mi pierna de Transformer y les parece muy cool”.

(SWNS)

La batalla de Kathleen contra el cáncer comenzó a los 11 años, cuando un doloroso bulto en su pierna derecha resultó ser un osteosarcoma en 2005. Se sometió a quimioterapia para el cáncer de huesos y le extirparon la mayor parte de la rótula, además de insertarle dos barras metálicas en la pierna.

Estuvo libre de cáncer durante 11 años y tuvo dos hijos, Hayden, ahora de 9 años, y Leo, ahora de 5, hasta que en 2016 descubrió que el cáncer volvió a aparecer, esta vez en los pulmones.

“Unos tres o cuatro meses después de tener a mi segundo hijo, [Leo], me dolía todo el costado y no podía moverme, estaba doblada de dolor”, dijo. “Me hicieron un escáner después que los médicos encontraron líquido en mis pulmones y ahí fue donde vieron esta gran masa en mi pulmón, a la que no pudieron hacer una biopsia porque estaba tocando órganos vitales”.

“Resultó que el cáncer había regresado, y en una semana estaba de nuevo en el hospital para recibir quimioterapia. El cáncer infantil suele reaparecer en dos o tres años, pero el mío regresó después de 11 años. Fue realmente raro, no es frecuente que lo vean, así que tuvieron que actuar rápidamente”.

(SWNS)

Afortunadamente, la quimioterapia logró reducir considerablemente el cáncer en el pulmón de Kathleen, y los médicos solo tuvieron que extirpar el lóbulo inferior de su pulmón.

Kathleen fue declarada libre de cáncer en marzo de 2017, pero apenas 3 años y medio después, apareció otro doloroso bulto en la parte superior de su pierna derecha que la dejó casi sin poder caminar. Una resonancia magnética reveló que se trataba de nuevo de un cáncer, pero también mostró una misteriosa masa en la zona de la pelvis, lo que llevó a los médicos a hacerle a Kathleen una prueba de embarazo que resultó positiva.

“Así fue como me enteré que estaba embarazada; no tenía idea”, dijo. “Me dio mucho miedo porque inmediatamente pensé que iba a perder a mi bebé. Apenas me había enterado y entonces pensé que la iba a perder”.

“Los médicos me dieron dos opciones. Me dijeron que podía interrumpir el embarazo, someterme a quimioterapia y a una operación y, probablemente, perder la pierna, o quedarme con el bebé y que me amputaran la pierna de inmediato”.

“Me dieron una semana para tomar la decisión y me dijeron que cuanto antes me operara, mejor”.

“Pensé que prefería elegir quedarme con mi bebé y perder la pierna. Probablemente iba a perder la pierna de todos modos, así que mejor perderla ahora y conservar a mi bebé”.

(SWNS)

Al día siguiente Kathleen le dijo a los médicos que le apuntaran la pierna. Dijo que no tenía sentido tomarse demasiado tiempo para pensarlo porque eso la asustaría “aún más”.

Diez días después de tomar la difícil decisión, Kathleen se sometió a una operación el 17 de noviembre para que le amputaran toda la pierna derecha desde la pelvis hacia abajo. Pasó los primeros ocho días después de la amputación sin poder mirar la pierna que le quedaba mientras luchaba por comprender lo que había sucedido.

Dijo: “Fue muy duro. Hacia el final de los ocho días, miré hacia abajo, pero era muy extraño ver la manta que tenía encima”.

“Podía ver un montón donde estaba mi pierna y luego nada al lado. Me costó mucho mirar hacia abajo, no me atrevía a hacerlo”.

“Tuve que decirles a mis hijos antes de la operación que me iban a amputar la pierna, pero lo hice de forma divertida para que no se asustaran o preocuparan. Les encantan los Transformers, así que les dije que tenía algo malo en la pierna y que los médicos tenían que quitármela, pero que los Transformers me iban a hacer una pierna nueva”.

“Se quedaron como ‘¡¿De verdad? !Eso es genial!’ y luego les encantó! Fue la única forma que se me ocurrió para contárselo, así que me quedé con esa historia”.

(SWNS)

La amputación erradicó el cáncer y Kathleen pasó el resto de su embarazo adaptándose a la vida con una sola pierna, utilizando muletas todo el tiempo después de rechazar una silla de ruedas.

Sin embargo, tuvo que dar a luz ocho semanas antes de lo previsto debido a que una resonancia magnética reveló que el cáncer en sus pulmones había vuelto a aparecer.

“Solo me dieron dos días para prepararme para darla a luz”, dijo. “Creía que tenía ocho semanas y de repente solo tenía dos días, lo cual me asustó”.

“Tenía miedo de perderla por haberla tenido tan pronto. Me preocupaba si estaría bien y si sería grande. Esos dos días fueron horribles. Todas estas cosas pasaban por mi cabeza acerca de ella y también porque me diagnosticaron cáncer por cuarta vez”.

Aida-May ahora es una niña sana y feliz después de haber nacido ocho semanas antes de lo previsto mediante una cesárea el 12 de marzo.

Con el cuarto cáncer de Kathleen declarado inoperable y terminal, ahora está haciendo todo lo posible para crear recuerdos con sus tres hijos mientras se somete a quimioterapia para poder pasar más tiempo con ellos.

“Estoy enfocada solo en eso ahora, en crear recuerdos con mis hijos”, dijo. “No sé cuánto tiempo me queda, podrían ser años, podrían ser solo meses”.

“Mi enfoque es hacer todo lo que pueda con mis hijos. Mientras tengan recuerdos conmigo y se diviertan tanto como sea posible durante el tiempo que nos quede, seré feliz”.

“Entonces me podré ir, siempre y cuando ellos sean felices”.

Con información del equipo de Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS