Mujer obesa cumple promesa a su difunto padre al perder más de la mitad de su peso

Por KENG ONN WONG
16 de Septiembre de 2020
Actualizado: 16 de Septiembre de 2020

Una promesa hecha, promesa cumplida. Una hija obesa le prometió a su difunto padre que cuidaría su salud, y lo hizo.

Brittany Cook pasó de un peso masivo de 330 libras (aprox. 150 kg) a 144 libras (aprox. 65 kg), perdiendo más de 180 libras (aprox. 82 kg) en cuatro años e incluso ganó dos competencias de levantamiento de pesas.

Brittany Cook antes de perder peso. (Caters News)

Luchando con la obesidad

A Cook, una contadora en Oklahoma, le gustaba la comida rápida. Durante 10 años, se daba festines de pollo frito, hamburguesas y otras comidas rápidas, según Caters News.

Podía terminar sin dificultad comidas de 2500 calorías. “Mi mamá se preocupaba por mis porciones porque eran enormes y más grandes que lo que la mayoría de los hombres comerían”, dijo Cook.

El peso de Cook se disparó a tal punto que se le dificultaba respirar mientras se ataba los cordones de los zapatos. Sus padres estaban preocupados. Su madre quería que redujera la cantidad que comía, y su padre, un “vikingo de hombre”, estaba preocupado por su salud ya que Cook estaba “incapacitada peligrosamente”.

Brittany Cook  antes y después peso. (Caters News)

Tragedias consecutivas

En 2011, cuando Cook tenía 25 años, su madre, Brenda, falleció de cáncer de ojos. Luego falleció su abuelo.

En 2014, su padre, Lee, a quien le diagnosticaron un carcinoma terminal, también falleció. En el lecho de muerte de Lee, durante los últimos tres días antes de morir, le dijo a Cook: “Estoy preocupado por tu corazón. Quiero que te pongas saludable”.

Cook contuvo sus lágrimas mientras recordaba: “Hice una promesa que iba a cambiar”.

Sin embargo, la muerte de sus seres queridos la afectó mucho.

“No estaba preparada para lidiar con las emociones y usaba la comida y el alcohol para adormecer el dolor”, dijo Cook. “Tenía una actitud de ‘oh bueno, estoy gorda de todos modos’ y seguía comiendo comida rápida en un intento de alegrarme”.

(Derecha) Brittany Cook y su mamá, Brenda. (Caters News)

Punto de inflexión

Pasaron dos años para que finalmente cumpliera la promesa que le hizo a su padre. En abril de 2016, Cook estaba sentada en su cama cuando de repente se dio cuenta de lo que estaba haciendo.

“Me estoy matando lentamente llevando una vida insana mientras ellos sufrían con algo completamente fuera de su control”, dijo.

Cook solía comer un enorme tazón de cereal de azúcar (6 tazas de cereal) en su desayuno, y un buffet o triple de carne en el almuerzo. Su cena típica solía incluir seis piezas de pollo con puré o papas fritas con una tostada, además de donas o helado como golosina.

Cuando decidió que ya estaba harta, fue directamente al supermercado, compró alimentos saludables y comenzó a preparar sus propias comidas.

Brittany levantando pesas. (Caters News)

No fue fácil al principio, porque no estaba familiarizada con los alimentos saludables, pero se sintió motivada por la mejora inmediata que sintió cuando empezó a cambiar su dieta y comenzó a hacer ejercicio. Se inscribió en un gimnasio de entrenamiento múltiple, y cuando su dueño notó que estaba determinada a perder peso, le consiguió un nutricionista.

Cook ajustó su dieta y reemplazó el pollo frito y el helado por batidos de proteínas. El primer año, perdió más de 61 libras (aprox. 28 kg). Ahora, cuatro años después, tiene un físico de talla ocho y ya no evita los espejos o las fotografías.

Ahora, la dieta de Cook es más saludable y balanceada. Su desayuno suele incluir dos huevos enteros y cuatro claras de huevo y tocino de pavo. Para el almuerzo, saborea 8 onzas (aprox. 227 g) de pollo o carne magra, y salsa y espinacas en una cubierta baja en carbohidratos. Ahor su cena es mucho más simple, compuesta de filete y camarones asados y saludables golosinas de frutas y nueces.

“Soy positiva y ya no me odio a mí misma”, dijo Cook.

(Caters News)

Cook también compite en concursos de levantamiento de pesas. Ha ganado dos competencias y le da crédito a la “fuerza de Noruega” de su padre por su logro.

“En realidad yo quería construir músculo y empecé a presionarme más”, dijo Cook. “Lo hice de todo corazón, ya que no hay nada en el mundo que signifique tanto para mí como cumplir la promesa a mi padre”.

“Siento que mis padres han estado en este viaje conmigo”, dijo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

A los 20 años no era saludable, pero descubrió que vivir de acuerdo con Verdad, Benevolencia y Tolerancia su vida podía cambiar

TE RECOMENDAMOS