Mujer pierde sus cuatro extremidades después de dar a luz y se niega a rendirse

Por Jack Phillips - La Gran Época
28 de Mayo de 2019 Actualizado: 28 de Mayo de 2019

Una mujer de 35 años a quien le amputaron todas sus extremidades después de haber contraído una bacteria come carne durante el parto en un hospital canadiense habló sobre su experiencia dos años después.

Lindsey Hubley, de 35 años, de Nueva Escocia, dio a luz a su hijo, Myles, en marzo de 2017 cuando contrajo fascitis necrosante carnívora.

Después del parto fue dada de alta del hospital, pero pronto fue ingresada de nuevo al experimentar dolor abdominal y decoloración de la piel.

En una entrevista con la revista Topic, habló de su experiencia de ser una madre y una cuádruple amputada.

Hubley dijo que valió la pena dar a luz a su hijo, diciendo: “Lo haría todo de nuevo para tenerlo”.

Días después de la operación que cambió su vida, la madre dijo que ha sido una lucha y un proceso para establecer un vínculo con su hijo pequeño desde que dejó el hospital, según la revista. Pasó unos 420 días en el Centro de Salud Izaak Walton Killam en Nueva Escocia mientras se recuperaba.

“No hay ningún libro para esto”, dijo a la revista.

Myles, contó, se vinculó con su esposo y otros adultos en su vida cuando estaba en el hospital. Ahora, ella hace todas las tareas maternas, incluyendo acostar al niño, alimentarlo y leerle cuentos.

“Myles y yo entramos al hospital casi todos los días para ver a mamá”, dijo su esposo Mike Sampson a CTV News en 2017. “Nuestras vidas se han puesto patas arriba”.

También describió la infección bacteriana come carne, diciendo que sus manos se volvieron negras en la primavera de 2017 y produjeron un mal olor.

“Durante mucho tiempo me aterrorizó que se me cayeran los dedos”, dijo la revista, citando a Hubley.

Después de tres meses, contó, sus manos y muñecas fueron amputadas debido a la bacteria. Un mes más tarde, su pierna izquierda fue amputada por debajo de la rodilla y su pierna derecha también fue amputada hasta la rótula. Los médicos también tuvieron que extirpar otros órganos reproductivos vitales debido a la infección.

Señaló que se sometió a 32 cirugías en total, y cuando regresó tuvo que aprender a caminar y a usar el baño por su cuenta, según la publicación.

También obtuvo un brazo protésico la semana pasada, aunque Topic estimó que las manos protésicas cuestan alrededor de 148.000 dólares y tienen que ser aprobadas por una compañía de seguros.

En 2017, también presentó una demanda contra el Centro de Salud Izaak Walton Killam y cinco de sus médicos, acusándolos de negligencia.

“Lo que Lindsey y su familia han pasado en estos últimos siete meses es incomprensible”, dijo su abogado, Raymond Wagner, en un comunicado de prensa de ese entonces. “Es una verdadera superviviente, y ha mantenido una actitud positiva y decidida durante su largo camino hacia la recuperación, al mismo tiempo que hace malabarismos con las luchas y las alegrías de un recién nacido”.

En la demanda, se alegó que los médicos no realizaron un examen de Hubley cuando regresó al hospital quejándose de calambres el 5 de marzo, un día después de haber sido dada de alta después de dar a luz. En cambio, le diagnosticaron estreñimiento y la enviaron a casa.

La revista Topic señaló que se sentía “letárgica” y con un “temblor incontrolable” en la sala de urgencias, y reiteró su afirmación de que los médicos le dijeron que estaba estreñida cuando se quejaba de calambres. Después de 24 horas, fue colocada en un coma inducido médicamente.

Síntomas

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. dicen que hay que actuar rápidamente para tratar la fascitis necrotizante porque “se propaga rápidamente por el cuerpo y puede causar la muerte”.

“El diagnóstico preciso, el tratamiento rápido con antibióticos y la cirugía rápida son importantes para detener esta infección. Consulte a un médico de inmediato si tiene fiebre, mareos o náuseas poco después de una lesión o cirugía”, advierte la agencia en su sitio web.

Foto de archivo de fascitis necrotizante. (Licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0 Unported).

La bacteria tiende a entrar al cuerpo a través de una ruptura en la piel, incluyendo cortes, rasguños, quemaduras, mordeduras, heridas punzantes como las de las agujas y heridas quirúrgicas.

Los síntomas incluyen un área de piel enrojecida o inflamada que se propaga rápidamente, fiebre y dolor intenso en el área inflamada.

Los síntomas más avanzados, según los CDC, incluyen ampollas, manchas negras en la piel, úlceras, decoloración de la piel, pus de la piel, náuseas o diarrea, fatiga y mareos.

Dice que cualquier persona puede contraer la bacteria, destacando que es rara.

“La mayoría de los casos de fascitis necrosante ocurren al azar. Es muy raro que alguien con fascitis necrosante extienda la infección a otras personas. Por esta razón, los médicos generalmente no dan antibióticos preventivos a los contactos cercanos de alguien con fascitis necrotizante”, dice la agencia.

*****

Mira a continuación:

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

TE RECOMENDAMOS