Mujeres que acusan a Maxwell ofrecen varios detalles sobre la presunta confabulación de tráfico

Por Dave Paone
07 de Diciembre de 2021
Actualizado: 07 de Diciembre de 2021

NUEVA YORK —Dos presuntas víctimas de Ghislaine Maxwell fueron lo más destacado de la primera semana del juicio contra la acaudalada socialité británica, ofreciendo una serie de nuevos detalles sobre la presunta operación de tráfico sexual.

El juicio contra Maxwell, cómplice del fallecido pederasta Jeffery Epstein, comenzó en un tribunal federal de Nueva York la semana pasada. Maxwell fue acusada en junio de seis cargos de tráfico sexual de menores en nombre de Epstein y sus compinches.

La primera de las dos presuntas víctimas, Jane, testificó el martes sobre la repentina muerte de su padre cuando ella tenía 14 años, su “no muy buena” vida en el hogar y cómo fue abordada por primera vez por Maxwell en el campamento de verano para adolescentes del Centro de Artes Interlochen en Michigan.

Recuerda que estaba comiendo un helado con sus compañeros de campamento y que Maxwell se acercó a ellos llevando a su mascota Yorkie. Epstein no tardó en unirse a ellas.

Ghislaine Maxwell asiste al primer día del 4º Simposio Anual de WIE, en el Centro 548 de la ciudad de Nueva York, el 20 de septiembre de 2013. (Laura Cavanaugh/Getty Images)

Después de que sus amigos se fueran, Jane siguió hablando con Epstein y Maxwell. Le explicaron que eran benefactores del campamento y que concedían becas a los niños. Le preguntaron por sus planes.

Resultó que los tres eran de Palm Beach, Florida. En ese momento, la madre de Jane había perdido la casa de la familia por falta de dinero y la familia vivía en la casa de la piscina de alguien, Jane y su madre compartían la cama.

La madre de Jane también empezó a sufrir depresión.

Justo después de empezar el octavo curso, Jane y su madre fueron invitadas a tomar el té a la finca de Epstein en Palm Beach. Así comenzaron las visitas regulares a la casa.

Con el tiempo, las invitaciones dejaron de incluir a la madre. Durante una visita, Jane testificó que mientras disfrutaban de la piscina, cuatro mujeres, además de Maxwell, estaban en topless o completamente desnudas.

Maxwell, dijo Jane, mostró interés en la vida de Jane y ésta la veía como una hermana mayor.

Epstein empezó a dar a Jane dinero en efectivo y regalos. Luego empezó a comprarle ropa y a pagarle clases de canto. Un viaje de compras incluyó una parada en Victoria’s Secret.

Jane afirma que tuvo su primer encuentro sexual con Epstein en 1994, a los 14 años. La llevó a la casa de la piscina, se bajó el pants, la puso en su regazo y realizó un acto sexual.

Dice que no se lo contó a nadie porque “se sentía repugnante y avergonzada”.

Epoch Times Photo
Kevin Maxwell, el hermano de la socialité británica acusada Ghislaine Maxwell, sale de un tribunal de Manhattan mientras continúa el juicio contra su hermana por tráfico sexual de menores en un tribunal federal en la ciudad de Nueva York el 3 de diciembre de 2021. (Spencer Platt/Getty Images)

Jane testificó que vería tanto a Epstein como a Maxwell desnudos poco después.

Recordó cuando Epstein y Maxwell la llevaron a su dormitorio, se quitaron la ropa y se acariciaron mutuamente. “Había manos por todas partes”, dijo Jane.

Jane testificó que hubo más visitas, cada una con más contacto sexual. Maxwell la introdujo en la “sala de masajes” y le dio a Jane instrucciones sobre cómo masajear a Epstein.

Jane afirmó que Epstein y Maxwell la tocaban regularmente.

Las fiestas en la finca eran orgías, según Jane.

El abuso continuó hasta los 16 años y Maxwell casi siempre estaba en la habitación.

Jane afirma que Epstein la llevaba en avión a sus residencias en la ciudad de Nueva York y a su rancho en Nuevo México. Cada lugar tenía una sala de masajes donde se producían más abusos sexuales.

“Me sentía muy avergonzada”, dijo Jane, y sentía que se metería en problemas si se lo contaba a alguien.

Jane dijo que nunca le contó a su madre los abusos porque en su familia hablar de los problemas era un signo de debilidad. Simplemente no hablaban de sus sentimientos.

Epstein pagó la matrícula de Jane en la Professional Children’s School de Nueva York cuando tenía 17 años.

Jeffrey Epstein posa para una fotografía de un delincuente sexual después de haber sido acusado de procurar un menor para la prostitución el 25 de julio de 2013 en Florida. (Fotografía del Departamento de Policía de Florida a través de Getty Images)

Los “masajes” continuaron durante la escuela preparatoria, pero Jane finalmente rompió su relación con Epstein cuando se mudó a California para un trabajo de actuación en 2002, a los 22 años.

Finalmente, Jane presentó dos demandas, una contra Maxwell y otra contra el patrimonio de Jeffery Epstein. También había hablado con el FBI sobre Epstein en 2019.

Sin embargo, retiró las demandas después de recibir 5 millones de dólares del Fondo de Víctimas de Jeffrey Epstein. (Su neto era de 2.9 millones de dólares).

En el contrainterrogatorio, la abogada de la defensa Laura Menninger preguntó: “Usted esperó 20 años para presentar sus quejas a las fuerzas policiales, ¿correcto?” Jane respondió: “Correcto”.

Menninger confirmó que Epstein había muerto para entonces y que cuando Jane habló con el FBI estaba acompañada por dos abogados especializados en daños personales.

Además de referirse a la presunta víctima como Jane, cualquier prueba presentada al jurado se hace bajo secreto. Al público no se le dijo su nombre.

Todo esto cambió el viernes, cuando el abogado defensor Jeffrey Pagliuca dijo accidentalmente el nombre de Nadia, al referirse a Jane. Pagliuca se dio cuenta inmediatamente de su desliz, pero el daño ya estaba hecho.

La juez Alison Nathan le dijo a Pagliuca: “Se le advierte que debe respetar mis reglas”, y luego pidió un receso.

Pagliuca había declarado momentos antes que su nombre había sido tachado en los documentos que estaba leyendo.

Una manifestante sostiene un cartel de Jeffrey Epstein frente a la corte federal en la ciudad de Nueva York, el 8 de julio de 2019. (Stephanie Keith/Getty Images)

La segunda de los dos testigos de la fiscalía fue la doctora Lisa Rocchio, una psicóloga clínica y forense.

Rocchio reveló que, como testigo experto, la fiscalía le paga por sus servicios.

Habló con gran detalle sobre la captación de menores, que es una serie de prácticas engañosas para involucrar a los niños en actividades sexuales. Rocchio explicó las cinco etapas de establecer este vínculo.

Las cinco etapas de la captación de menores, así como el testimonio adicional de Rochhio, coincidieron con el testimonio de Jane.

En el contrainterrogatorio, Pagliuca intentó desacreditar las cinco etapas de la captación de menores, empezando por decir que hay desacuerdos científicos sobre el tema, específicamente su versión.

Continuó argumentando que el comportamiento que encaja en la definición de Rocchio de captación de menores podría ser perfectamente normal. Roccio replicó que solo si no tiene la intención de llevar a un abuso sexual.

Una segunda víctima, “Kate”, testificó el lunes. A diferencia de Jane, Kate tenía la edad de consentimiento cuando comenzaron los presuntos abusos.

El testimonio de Kate reflejó las cinco etapas de la captación de Jane y de Rocchio.

Kate testificó sobre cómo conoció a Maxwell en París, y luego cómo le presentó a Jeffrey Epstein.

Cuando empezó a testificar, Kate hablaba en voz baja, casi entre dientes, y con un acento británico muy marcado.

Kate procedía de una población vulnerable (madre enferma). Kate dijo que Maxwell la hizo sentir “muy especial” y le dijo cómo Epstein podía ayudarla en su carrera musical.

Al igual que Jane fue invitada a la finca de Epstein en Palm Beach para tomar el té, Kate fue invitada a la casa de Maxwell en Londres (Kate vivía en Londres en ese momento), también para tomar el té.

Más adelante, Kate se reunió con Epstein en la residencia de Maxwell.

Kate dijo que pesaba 95 libras en ese momento y que Maxwell comentó lo fuerte que era.

Afirma que Maxwell le dijo: “¿Por qué no le das un pequeño apretón en los pies y demuestras lo fuerte que eres?”.

Kate le dio a Epstein un masaje en los pies y luego él le pidió que le diera un masaje en los hombros, cosa que ella hizo.

Unas semanas más tarde, Maxwell le pidió a Kate que sustituyera a una masajista profesional después de que ésta cancelara su cita. Fue entonces cuando Kate fue introducida en una de las muchas “salas de masaje” de Epstein.

Ella afirma que cuando Epstein se quitó la bata, “estaba desnudo”, y entonces inició el contacto sexual.

La segunda vez que Maxwell llevó a Kate a la sala de masajes, ella afirma que Maxwell se marchó diciendo: “Que lo pasen bien”. Kate testificó que durante este masaje, Epstein cometió “un acto sexual”.

Como se indica en las cinco etapas de la captación de menores de Roccio, Maxwell empezó a normalizar el sexo hablando de ello con regularidad, incluso preguntando a Kate si conocía a alguna chica que quisiera realizar actos sexuales con él.

“Ya sabes lo que le gusta. Guapas, jóvenes, bonitas… como tú”, dijo la mujer de 44 años, citando a Maxwell.

Siguiendo con las cinco etapas de la captación, Maxwell le regaló a Kate un bolso de Prada por su 18º cumpleaños.

Kate fue ganando confianza a medida que avanzaba su testimonio.

Durante su estancia en la residencia de Palm Beach, Kate encontró un disfraz de colegiala en su cama. Dijo que Maxwell lo colocó allí y la convenció de que se lo pusiera para Epstein.

“No sabía cómo decir que no”, dijo Kate. Añadiendo que no sabía cuáles serían las consecuencias de negarse.

Kate afirma que fue entonces cuando él tuvo “un acto sexual” con ella. También reveló que recibió 3.25 millones de dólares del Fondo de Compensación de Víctimas de Epstein.

Jane y Kate fueron las dos primeras de las cuatro presuntas víctimas en testificar en el juicio que se espera que dure al menos hasta finales de diciembre.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS