Estamos muriendo de sed

Curar la epidemia de deshidratación que nos está dejando propensos a las enfermedades requiere más que agua
Por Conan Milner
29 de Octubre de 2020
Actualizado: 29 de Octubre de 2020

Siempre ha sido evidente que el agua es esencial para la vida. Pero la ciencia aún está descubriendo nuevos niveles de esta relación tan profunda.

Por peso, un humano adulto promedio puede contener hasta un 60 por ciento de agua (los niños hasta un 75 por ciento).

Sin embargo, si se considera nuestra composición en términos de moléculas, prácticamente somos todo agua, casi el 99 por ciento. Las moléculas de agua son tan pequeñas comparadas con los otros tipos de moléculas de nuestro cuerpo que podemos encajar muchas más en nuestro interior, y las necesitamos a todas ellas.

Cada aspecto de nuestra fisiología para funcionar depende del agua, la que da fluidez a la sangre, lubrica las articulaciones y transporta los desechos y nutrientes dentro y fuera de cada célula. Nuestras vidas son tan dependientes del agua que pereceremos en unos pocos días sin ella.

Nosotros entendemos nuestra necesidad de agua más que nunca, pero aún así tenemos que batallar para conseguirla. Un cálculo estimado por los investigadores del Hospital de Nueva York encontró que casi el 75 por ciento de los estadounidenses pueden estar sufriendo de deshidratación crónica de bajo nivel.

Tenemos cañerías dentro del hogar, una asombrosa variedad de opciones de bebidas y constantes recordatorios para beber más. Entonces, ¿cuál es el problema? Según el Dr. Dana Cohen, médico integrador, y la antropóloga cultural Gina Bria, una de las principales razones para ello es que la vida moderna nos seca.

Deshidratados

En su libro, “Quench: Beat Fatigue, Drop Weight, and Heal Your Body Through the New Science of Optimum Hydration” (Cálmese: Venza la fatiga, baje de peso y sane su cuerpo a través de la nueva ciencia de la óptima hidratación), Cohen y Bria destacan múltiples factores que contribuyen a nuestra pérdida crónica de agua en el siglo XXI. Podemos tener un fácil acceso al agua, pero la humedad está siendo succionada de nuestros cuerpos en formas que nuestros antepasados nunca antes experimentaron.

“De un fresco vistazo y mire el ambiente que nos rodea”, dijo Bria. “Nuestra falta de luz solar y aire fresco, la capacidad disminuida de nuestros alimentos, el nivel de aislamiento social, junto con la ansiedad y las presiones que tenemos en nuestra cultura. Todo eso requiere más sustentabilidad para afrontarlo. Necesitamos una hidratación más eficiente que antes”.

Un factor que nos reseca es todo el tiempo que pasamos en el interior. Parte de nuestra hidratación proviene de la humedad del aire que respiramos o absorbemos a través de nuestra piel, y el aire interior es significativamente más seco y menos oxigenado que el aire del exterior. Nuestros cuerpos hambrientos de humedad no fueron diseñados para pasar tanto tiempo en cápsulas herméticas y climatizadas. Los aviones son los peores infractores, pero viajar durante horas en un coche con las ventanillas cerradas también puede pasar factura.

Los teléfonos móviles son otro factor deshidratante. Hay un acalorado debate sobre el impacto que toda la radiación de microondas que emana de estos dispositivos tiene en nuestras células, pero está claro que nuestros hábitos dejan una huella en nuestra biología. Debido a que tenemos que fabricar una nueva ronda de neuroquímicos cada vez que reenfocamos nuestra atención, todo ese desplazamiento y multitarea añade un pequeño pero constante drenaje del agua de nuestro cuerpo.

Sed ignorada

Además, a menudo no estamos en contacto con nuestra sed. Cohen dice que muchos de nosotros nos hemos condicionado a ignorarla.

“La sed no es una gran guía, porque para cuando tienes sed, creo que ya estás un poco demasiado deshidratado”, dijo. “Un signo anterior es la fatiga y la niebla cerebral”.

Algunas personas intencionalmente no beben tanto como saben que deberían porque orinar es una molestia. Si estamos ocupados, o simplemente perezosos, ir al baño puede parecer una tarea.

Pero nuestros cuerpos están diseñados para levantarse y orinar cada dos o tres horas. Fabricamos una hormona que detiene este ciclo para poder dormir toda la noche, la que funciona mucho mejor para aquellos que beben lo suficiente durante el día.

“La ironía es que esta hormona se produce cuando tenemos un sistema de alto funcionamiento”, dijo Bria. “Cuanto más deshidratado estés, más probable es que no tengas esa hormona y te levantes durante la noche”.

La medicina moderna sobresale en el diagnóstico y tratamiento de la deshidratación severa (una pérdida de más del 10 por ciento del total del agua del cuerpo). Sin embargo, los médicos rara vez consideran la deshidratación leve como una causa de enfermedad, a pesar de la evidencia de numerosas consecuencias para la salud relacionadas con ella: dolores de cabeza, mala concentración, fatiga y ansiedad, así como estreñimiento, calambres musculares y más.

Además no se necesita mucha pérdida de agua para que tenga un impacto. Un estudio encontró que las mujeres tuvieron peores resultados en las pruebas cognitivas cuando estaban solo un uno por ciento deshidratadas. Otro estudio encontró que solo el dos por ciento de deshidratación afectaba a los vasos sanguíneos tanto como fumar un cigarrillo. Las investigaciones preliminares sugieren que la deshidratación crónica de bajo grado podría ser incluso una causa importante de la obesidad, diabetes, hipertensión y alzheimer.

Dado que el agua es vital en muchos sentidos, Cohen siempre insta a sus pacientes a que consideren si la mala hidratación puede ser la causa de sus problemas de salud.

“Yo todos los días veo pacientes que han visto a muchos médicos y ninguno les puede decir qué les pasa”, dijo. “La deshidratación es la madre de todas las epidemias y es el primer paso que tenemos que dar para abordar las enfermedades crónicas”.

Agua nutritiva

Además de los drenajes contemporáneos de nuestra hidratación, perdemos entre dos y tres litros de agua cada día a la manera tradicional, a través de la respiración, el sudor, la orina y los movimientos intestinales. Necesitamos una estrategia regular para reemplazarlo todo.

A menudo se nos dice que nada nos hidrata tanto como el agua corriente, pero hay fuentes muy superiores.

Un ejemplo se encuentra en el libro best seller de Chris McDougall, “Nacido para correr: Una tribu oculta de superatletas y la mayor carrera que el mundo haya visto jamás”. Muestra al pueblo Tarahumara del noroeste de México. Los jóvenes de esta tribu corren maratones de 50 millas por diversión. Se mantienen hidratados no con agua corriente, sino con una mezcla de cerveza de maíz fermentada y chia, una semilla que se vuelve gelatinosa cuando se empapa en líquido.

Comparen esto con el consejo de ocho vasos al día que comúnmente escuchamos hoy en día. Pensamos que se repone, pero en realidad puede estar retrasándonos al eliminar los electrolitos y nutrientes que facilitan la hidratación.

“Cuando vamos a rehidratarnos, lo hacemos con agua comprometida. Esta está llena de otras sustancias químicas, sino, si se filtra se tiene una pérdida de los minerales que impulsan la energía dentro del agua”, dijo Bria. “El cuerpo tiene que trabajar más duro con esta agua en un entorno ya deshidratado”.

La hidratación no se trata necesariamente de la cantidad de líquido que se consume, sino de lo bien que los tejidos la absorben. Es por eso que Cohen y Bria recomiendan que aumentemos nuestro consumo de plantas jugosas.

Hay cualidades especiales en el agua que se encuentran en las plantas que las hacen tan hidratantes. En primer lugar, la fibra de las frutas y verduras frescas nos ayuda a retener la humedad para que nuestras células tengan más tiempo para integrarla. Además, ya está purificada, es alcalina, rica en nutrientes y minerales, y es más fácil de absorber para nuestras células.

El agua que sale de nuestro grifo ha sido clorada para eliminar cualquier microbio potencialmente peligroso y a menudo es fluorada para una supuesta protección contra las caries. Normalmente carece del contenido mineral del agua que se encuentra en la naturaleza y no tiene ninguno de los beneficios nutricionales añadidos del agua que se encuentra en las plantas.

El pepino, la sandía y la lechuga iceberg son fuentes ricas en agua natural, al igual que el aloe vera, pero todas las frutas y verduras, a menos que estén deshidratadas, son fuentes de agua.

Bria y Cohen apoyan los jugos frescos, pero prefieren los batidos por la fibra añadida. Su libro contiene varias recetas de batidos que usan varias combinaciones de plantas ricas en agua, una pizca de sal marina para aumentar el contenido de minerales y semillas de chía molidas. También recomiendan reforzar el potencial de hidratación del agua corriente añadiendo algo de energía vegetal, como limón recién exprimido, una ramita de menta o una bolsita de té de manzanilla.

Moviendo nuestro cuerpo de agua

Otra estrategia inesperada para mejorar nuestra hidratación es el movimiento. Una vez que bebemos nuestro batido o agua de limón, la humedad todavía tiene que ser entregada a cada célula, y si no nos movemos lo suficiente, muchas células pueden no llenarse.

Los científicos creían anteriormente que la sangre y los ganglios linfáticos eran las únicas formas de transportar el líquido a través de nuestros cuerpos. Pero el célebre cirujano francés, el Dr. Jean Claude Guimberteau, descubrió otro sistema. Empujando un endoscopio a través del tejido conectivo llamado fascia, Guimberteau reveló una red parecida a una red que entregaba gotas de agua.

Su trabajo es revolucionario porque la fascia era considerada anteriormente como un trozo de tejido sin importancia, una especie de material de empaque biológico que se rellena alrededor de las estructuras más importantes como los músculos y los órganos.

Guimberteau demostró que la fascia mueve el agua y conduce la electricidad. Esto significa que si la fascia es dura y está estancada, la hidratación tiene dificultades para llegar a las células vecinas, lo que eventualmente conduce a dolor u otros problemas. Pero un pequeño movimiento puede hacer que las cosas fluyan.

“Es muy instintivo porque sabemos que tenemos que mover nuestras articulaciones para lubricarlas. Ahora realmente entendemos por qué”, dijo Cohen.

Para hidratarse hasta el nivel celular, Bria y Cohen recomiendan lo que llaman micromovimientos: pequeños gestos para estimular la fascia. Los micromovimientos requieren mucho menos compromiso y esfuerzo que una rutina completa de ejercicios, pero con el tiempo pueden inspirar a uno.

“Los micromovimientos son formas de mantener este movimiento de fluidos a través de nuestro sistema”, dijo Bria. “Solo sacúdase. Levánsese. Solo con eso, yo tengo más movilidad y flexibilidad que cuando estoy sentado ahí”.

Los comentarios de Bria se confirman hasta cierto punto por un estudio publicado en 2016 que analizó a casi 13,000 mujeres británicas que se sentaban durante siete horas al día.

Para las que no se movían nerviosamente, estar sentadas más de siete horas al día se asociaba con un 30 por ciento de aumento en el riesgo de mortalidad por todas las causas. Sin embargo, las mujeres en la categoría media o alta de estar inquietas no vieron un aumento en el riesgo debido al tiempo de estar sentadas.

En el entorno moderno, nuestro movimiento está a menudo limitado. Los micromovimientos son una forma de adaptarse. Además, se sienten muy bien.

“Cuando entiendes cuánto movimiento mueve el agua a través de nosotros, quieres comenzar tu propia experiencia de fluidez”, dijo Bria.

Aunque los micromovimientos pueden ser útiles, no hay nada que sustituya al ejercicio de alta calidad o a salir y usar el cuerpo de manera más extensa. Las caminatas y la jardinería ofrecen formas suaves de ejercicio con beneficios de salud bien documentados.

Siga a Conan en Twitter: @ConanMilner


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar

Documental: El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

TE RECOMENDAMOS