Plantan 111 árboles por cada beba nacida en aldea India y evitan la muerte de muchas niñas por la dote

Por CELESTE ARMENTA - LA GRAN ÉPOCA
02 de Noviembre de 2019 Actualizado: 02 de Noviembre de 2019

Una aldea en la India está cambiando el destino de muchas mujeres a la vez que se convierte en un parteaguas de reforestación al plantar 111 árboles por cada nacimiento de una niña.

Una costumbre problemática de India comienza al momento de celebrar un matrimonio, cuando la familia de la novia ofrece un conjunto de bienes para iniciar la nueva familia, es decir, se da una dote. El problema viene cuando la familia de la novia no tiene manera de proporcionar los bienes, que pueden ir desde dinero en efectivo hasta bienes materiales como casas o automóviles, dependiendo de la casta a la que se pertenezca.

Y aunque la dote está prohibida en India desde 1961, según reportó El País, la costumbre ha sido más fuerte y ahora se le conoce bajo el nombre de “sistema de regalos”, pero sigue siendo una carga económica muy pesada para la familia de la novia al momento de celebrar el matrimonio. Esta situación ha generado que la llegada de una niña sea más motivo de desaliento que de celebración.

Shyam Sunder Paliwal, era jefe de la aldea Piplantri, ubicada en Rajastan, India. Shyam tuvo una idea para resolver esta situación: por cada nacimiento de una niña, se siembran 111 árboles que la familia se compromete a cuidar, y que llegado el momento funcionarán como patrimonio de la joven al llegar el día del matrimonio.

Boda-India
Imagen ilustrativa. (rajeshkoiri007/Pixabay)

Todo comenzó cuando en 2006 falleció la hija de Shyam, una jovencita de 16 años llamada Kiram. Como una manera de recordarla, el jefe de la aldea plantó un árbol floral que simboliza el amor sublime.

Pero no todos los padres en Piplantri entenderían el sentimiento de pérdida de Shyam. En una entrevista a The Guardian, el afligido hombre relató que cuando nacía una niña, “Un miembro de la familia empujaría un grano duro y áspero en su boca. En general, eso sería suficiente para comenzar una infección que conduciría a la muerte del bebé”.

Shyam no podía entender “¿cómo podrían los padres matar a una niña en el útero?”, así que después de su pérdida decidió que en su aldea no habría más “lamentaciones cuando naciera una niña”.

Y como en muchos pueblos tradicionales, la palabra de Shyam tenía “peso”, pues había sido elegido como sarpanch, jefe del pueblo, así que su idea contó con el respaldo del pueblo.

El momento de las plantaciones llega cuando soplan los vientos del océano Índico, el llamado monzón, entonces las madres llevan a sus bebés dentro de una canasta y van hacia el lugar donde se plantarán “los nuevos retoños”, relata Shyam en la misma entrevista.

Con esto, estoy haciendo dos cosas: mostrar alegría por la llegada de una hija y honrar la tierra donde vivieron y murieron mis antepasados

Han pasado 13 años desde que se plantó aquel primer árbol en memoria de Kiram, y en la aldea Piplantri, antes árida y sin vida debido a la cercanía a una zona minera de extracción de mármol, ahora resurge la vida silvestre y forestal. Hasta mediados de 2018, en la aldea se han plantado 350 mil árboles, informó de The Guardian.

Para que los pequeños árboles pudieran crecer, se instalaron tuberías que transportaban agua a “los retoños”, y también se dispuso de un sistema de recolección de aguas pluviales que el mismo Shyam supervisaba.

Bosque-verde
Imagen ilustrativa. (kretktz /Pixabay)

Y para disminuir aún más el estrés por la dote, adicionalmente la aldea hace una recolección de dinero por cada niña nacida y se reserva para que llegado el momento, “Le da a la familia seguridad financiera. A cambio, se comprometen a cuidar los árboles, enviarla a la escuela y no casarla antes de la edad legal de 18 años”, enfatizó Shyam.

Debido al impacto que ha generado el proyecto social de reforestación en Piplantri, la aldea ha acondicionado un espacio para recibir a personas interesadas en conocer cómo lo ha hecho una pequeña aldea sin apoyo gubernamental, según información del mismo medio.

El creador de este innovador proyecto lo resume poéticamente:

“Para mí, todo está relacionado: la niña, la tierra, el agua, los animales, los pájaros, los árboles. Busco la inmortalidad a través de estos árboles”.

Este señor es un maestro de la artesanía con bambú

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Muchas personas están leyendo La Gran Época más que nunca, pero pueden ser aún más. Comparte este artículo en Facebook y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS