“Nada de lo que hago puede compararse con lo que Shen Yun hace por mis pacientes”: Médico

“Nada de lo que hago puede compararse con lo que Shen Yun hace por mis pacientes”: Médico

Saludo final de Shen Yun Performing Arts en el Teatro William Saroyan de Fresno, el 31 de octubre de 2021. (Gary Du/The Epoch Times)

04 de Enero de 2022

El Dr. Jingduan Yang atiende principalmente a pacientes que no responden a los tratamientos médicos modernos convencionales y que acuden a él porque otros tratamientos no han funcionado. La medicina moderna se centra sobre todo en la estructura y la química del cuerpo humano, pero “sin apreciar la energía humana”, dijo Yang.

Yang es acupunturista y psiquiatra especializado en salud mental, con conocimiento tanto de medicina occidental como de medicina china tradicional. Es el fundador del American Institute for Clinical Acupuncture, del Yang Institute of Integrative Medicine, y del Tao Clinic of Acupuncture. También es miembro fundador del consejo de la Red Internacional de Salud Mental Integrativa, sin ánimo de lucro, que se dedica a mejorar el acceso público a los tratamientos de medicina integrativa.

Con sede en Filadelfia, Yang descubrió por primera vez Shen Yun Performing Arts hace más de una década. La compañía de danza clásica china, con sede en Nueva York, muestra la China antes del comunismo a través de la música y la danza, y Yang lleva 14 años recomendando este espectáculo a sus pacientes. A menudo, acaban convirtiéndose en espectadores recurrentes.

Con el inicio de la pandemia, Yang no ha cambiado su postura. De hecho, según el médico, el efecto terapéutico del espectáculo de Shen Yun ha cobrado más importancia que nunca en nuestro mundo moderno, afectado por la pandemia.

Entender la energía

La energía del cuerpo humano es la misma que la de nuestro entorno, explicó Yang. La energía del cuerpo y del entorno interactúan y se intercambian constantemente.

“El sonido, la luz, el color, y el movimiento de nuestro entorno tienen un fuerte impacto en el equilibrio de nuestro sistema energético humano que nos mantiene en funcionamiento, mental y físicamente”, dijo.

“Los cinco elementos son los que mejor describen cómo el cuerpo y la naturaleza existen e interactúan entre sí y dentro de sí mismos. Por ejemplo, los cinco colores y los cinco sonidos afectan a la energía de los cinco órganos internos y sus sistemas energéticos”, dijo. “La música armoniosa y positiva, los vestuarios y telones de fondo coloridos y los movimientos de los bailarines generan un poder curativo para nuestro cuerpo y nuestra mente”.

“He comprobado que en Shen Yun, la composición y la interpretación de la orquesta en vivo, los colores del telón de fondo y los vestuarios, los movimientos de los bailarines generan una energía armoniosa que es muy curativa”, dijo Yang.

En la superficie, lo que el público experimenta es lo mejor de la cultura tradicional china a través de las artes escénicas, dijo el médico, pero lo que experimentan holísticamente es mucho más.

“Lo que no vieron, sino que experimentaron, fue la ducha energética que proporcionan los movimientos y el equilibrio de la calidad de la energía de nuestro cuerpo”, dijo. “Nada de lo que hago puede compararse con lo que Shen Yun hace por mis pacientes”.

“Además”, bromeó, “es una experiencia mucho más agradable que tener una aguja de acupuntura insertada en sus cuerpos”.

Cómo la mente afecta al cuerpo

Como especialista en salud mental, Yang ha comprobado que el comportamiento de una persona es lo que más directamente influye en su salud física. “Y la influencia más poderosa en nuestro comportamiento son nuestras emociones. El efecto más fuerte sobre nuestras emociones son nuestros pensamientos. Y lo que determina nuestros pensamientos es nuestro sistema de creencias”, dijo.

“Por lo tanto, sostengo que la salud física proviene de la salud del comportamiento, el bienestar del comportamiento proviene del equilibrio emocional positivo, y el sistema de creencias de uno ayuda a interpretar el significado y el sentido de nuestra experiencia de vida, y nuestros pensamientos”, dijo Yang.

“Shen Yun tiene un hilo, un tema, que une todo el espectáculo, derivado del antiguo, aunque renovado, sistema de cultivación de la vida, Falun Dafa”, dijo Yang. Este sistema ancestral se introdujo en China a principios de los años 90, y en esa década entre 70 y 100 millones de personas lo practicaron, informando de la mejora de su salud física, mental y espiritual.

Yang solía practicar Tai-Chi, pero tras descubrir Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, lo encontró más fácil de aprender y más poderoso. Cuando empezó, descubrió que finalmente pudo dejar el hábito que había tenido durante 24 años de fumar, y se volvió más sano y productivo. “Cuando tienes una práctica que cuida tu energía y tu alma, y la practicas, ocurre un milagro”, dijo.

“Lo que hace de Falun Dafa una práctica espiritual única es que se centra en la enseñanza, no en el maestro, en el valor universal, no en la limitación territorial. No tengo que elegir entre ser budista o cristiano, ser taoísta o musulmán”, dijo.

Falun Dafa enseña tres principios universales: verdad, benevolencia y tolerancia. “Cualquiera que practique estos valores se encontrará mucho más positivo, más feliz y relajado. Esto minimiza sus reacciones a los factores estresantes diarios, eliminando así una de las causas más fundamentales de la enfermedad: ¡el estrés!”, dijo.

“Esta es la razón por la que literalmente ‘prescribo’ Shen Yun a todos los que se preocupan por su salud”, dijo.

“La antigua medicina china sostiene que en cada sistema de órganos internos existe un alma o espíritu, y son la parte inmortal de nuestra vida, llamada nuestro ‘verdadero yo’. Lo que nutre nuestras almas son las cinco virtudes: compasión, respeto, justicia, sabiduría y fe”, dijo. “La moral de los espectáculos de Shen Yun presenta la mejor práctica de estos valores. En resumen, Shen Yun alimenta nuestro cuerpo, mente y alma”.

En medio de la pandemia

El virus del PCCh (Partido Comunista Chino), causante del COVID-19, ha provocado “pérdidas inimaginables en individuos y sociedades”, dijo Yang.

Los efectos directos y físicos del virus en quienes tienen condiciones de salud preexistentes y en quienes están sanos han resultado ser muy diferentes, dijo Yang.

“Para combatir los daños inmediatos en la población vulnerable, la vacunación parece mostrar beneficios a corto plazo”, dijo. Desgraciadamente, añadió, las órdenes públicas y los esfuerzos integrales se han centrado solo en la batalla a corto plazo, con vacunas y confinamientos, y el desarrollo de costosos medicamentos.

“Sin embargo, la clave sigue siendo la salud de los huéspedes”.

La población vulnerable no es la mayoría de la población, explicó. “Ni nuestros gobiernos ni nuestros médicos han prestado mucha atención a la mejora de nuestra inmunidad mediante cambios en el estilo de vida, como la higiene del sueño, la modificación de la dieta, el control del peso y el estrés, los suplementos nutricionales, los ejercicios y las prácticas espirituales”, dijo. La buena noticia es que muchas personas han investigado por su cuenta y han buscado medidas preventivas mediante cambios en el estilo de vida.

“Siempre he creído, como médico versado tanto en la medicina china como en la occidental, que los seres humanos nunca debemos tener miedo de ningún virus o bacteria”. Con un cuerpo y una mente sanos, dijo Yang, no hay razón para temer.

“Asistir a Shen Yun aumenta nuestro bienestar y nuestra capacidad para luchar contra el virus”, dijo.

The Epoch Times considera a Shen Yun Performing Arts como el evento cultural más importante de nuestro tiempo y ha cubierto los comentarios del público desde la creación de la compañía en 2006.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí