Nadie quería a este perro viejo y enfermo, pero una mujer decide cambiarle la vida para siempre

Por La Gran Época
15 de Abril de 2019 Actualizado: 27 de Abril de 2019

“Solo” es el nombre de un viejo perro callejero que estaba demasiado enfermo para seguir el ritmo de los otros perros en las calles de Los Angeles. Pero un día, entró en el porche de una mujer y fue entonces cuando su vida se transformó inesperadamente.

Cuando la mujer encontró al exhausto y anciano perro lo llamó “Solovino”, que significa “vine solo”, se puso en contacto con la asociación de rescate de perros Rocket de San Francisco, que hizo que Solovino viajara en avión a la ciudad de Golden Gate.

Desde entonces, “Solo” estuvo en numerosos hogares de crianza y sus dueños siempre lo devolvían al centro de rescate. Tenía problemas con los que nadie quería lidiar. Nadie lo quería, hasta que un día Carol Messina vio la foto de Solovino en Internet e instantáneamente se enamoró del viejo perro.

Carol era un fan de “Star Wars” y le encantaba que su nombre fuera Solovino, al igual que el famoso personaje “Han solo” del clásico de ciencia ficción.

“Entonces, cuando lo conocí y vi lo triste que estaba, supe que se iba a quedar conmigo para siempre, sin importar lo que pasara”, dijo Carol a The Dodo.

Tras vivir toda su vida en las calles de Los Angeles, estaba asustado, callado y tímido, cuando llegó por primera vez a la casa. “Mantuvo el rabo entre las patas las 24 horas del día, incluso cuando comía”, dijo Carol a This Dog’s Life.

Se dio cuenta que la ansiedad de Solo ocurría cuando estaba cerca de personas y animales, pero que se debía a su discapacidad auditiva. Eso también explicaba por qué se asustaba cada vez que alguien intentaba acariciarlo.

Los dientes podridos de Solo también eran una fuente de dolor constante.

A medida que Carol se fue adaptando a los problemas de Solo, encendía las luces de la habitación antes de ingresar. Le puso un chaleco con las palabras “perro sordo” cuando salían a caminar, para que la gente supiera que había que tener cuidado con él.

Una vez que sus problemas dentales fueron resueltos, se convirtió en un perro diferente.

Con el amor y la comprensión de Carol, Solo se fue adaptando poco a poco a su nueva vida. Se convirtió en un perro más feliz, al que ahora le encanta correr y jugar. Incluso tiene un nuevo mejor amigo, el perro del vecino llamado Bailey, a quien visita con frecuencia.

Gracias a Carol, Solo puede disfrutar de sus últimos años en un hogar cariñoso.

Solo también le dio a Carol “un propósito en su vida”. Ahora planea iniciar un programa de rescate para cambiar “la vida de tantos perros como sea posible”.

Hay una gran recompensa por todo el bien que hacemos en la vida.

Mira cómo encontraron a estos a cachorros abandonados en una isla alejada

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS