NASA nombra su sede en Washington en honor a primera ingeniera negra de la agencia: Mary Jackson

Por Louise Bevan
29 de Junio de 2020
Actualizado: 29 de Junio de 2020

La primera mujer negra ingeniera de la NASA, la ya fallecida Mary W. Jackson, recibió un homenaje público cuando la agencia espacial renombró su edificio en Washington D.C. como sede de la NASA Mary W. Jackson, en su honor, informó el 24 de junio.

“Mary W. Jackson fue parte de un grupo muy importante de mujeres que ayudaron a la NASA a lograr que los astronautas estadounidenses llegaran al espacio”, explicó el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, en una declaración. “Mary nunca aceptó el status quo”, agregó, “ella ayudó a romper barreras y a abrir oportunidades a los estadounidenses negros y a las mujeres en el campo de la ingeniería y la tecnología”.

Jackson trabajando en el Centro de Investigación Langley de la NASA en Hampton, Virginia, el 2 de junio de 1977 (NASA)

Jackson comenzó su carrera de ingeniería en la segregada Unidad de Computación del Área Oeste del Centro de Investigación Langley de la NASA en Virginia, dijo la NASA. Cabe destacar que fue una de las tres mujeres que trabajaron en la misión orbital del astronauta John Glenn en 1962, que dio como resultado que Estados Unidos venciera a la Unión Soviética en la carrera espacial.

Jackson se sumergió tanto en la investigación compleja como en la defensa de la diversidad a lo largo de su carrera y más tarde recibió una Medalla Presidencial de Libertad póstuma en 2015.

Tras su fallecimiento en 2005, la hija de la ingeniera, Carolyn Jackson, la describió como “una científica, humanitaria, esposa, madre y pionera que pavimentó el camino para que otros miles de personas tuvieran éxito, no solo en la NASA, sino en toda esta nación”.

El edificio de la sede de la NASA Mary W. Jackson en Washington. (Captura de pantalla / Google Maps )

Jackson nació en Hampton, Virginia, en 1921. Obtuvo una doble licenciatura en matemáticas y ciencias físicas en 1942 y trabajó como profesora, contadora y secretaria del Ejército antes de unirse a lo que entonces era el Comité Asesor Nacional de Aeronáutica (que más tarde se convirtió en la NASA) en 1951.

Como investigadores de matemáticas, Jackson y sus colegas fueron conocidas por sus superiores como “computadoras en faldas”, informó el Daily Mail. Jackson, sin embargo, logró ascender en sus cargos.

Después de ayudar a Estados Unidos a ganar en la carrera espacial, ella trabajó en el Túnel de Presión Supersónica antes de solicitar un permiso especial para asistir a la entonces segregada Escuela Secundaria de Hampton para continuar sus estudios. Como ya había impresionado a su supervisor, este se lo concedió, y Jackson se convirtió en la primera ingeniera negra de la NASA en 1958.

Jackson entrega premios en nombre del Programa Federal de Mujeres el 17 de junio de 1982 (NASA)

Como ingeniera, Jackson usó su jerarquía y experiencia para abogar en nombre de las minorías en el campo de STEM (la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas), trabajando en el Programa Federal de Mujeres de Langley en 1979 para ayudar a influir en la contratación de la próxima generación de mujeres profesionales en STEM.

Jackson se retiró en 1985 y murió dos décadas después a la edad de 83 años.

La historia de la pionera ingeniera de la NASA permaneció en gran parte del tiempo desconocida hasta después de su muerte, pero ganó atención nacional cuando apareció en el libro “Hidden Figures” (Figuras Escondidas) de Margot Lee Shetterly en 2016: El sueño americano y la historia no contada de las matemáticas negras que ayudaron a ganar la carrera espacial”.

Jackson con el Grupo Especial de Pruebas de Control el 21 de marzo de 1983 (NASA)

La actriz y cantante Janelle Monáe interpretó a Jackson en la adaptación cinematográfica que se realizó después.

En 2019, Jackson y sus compañeros de “Hidden Figures”, protagonistas Katherine Johnson, Dorothy Vaughan, y Christine Darden, fueron premiados con las Medallas de Oro del Congreso. El Congreso también votó para cambiar el nombre de la calle fuera de la sede de la NASA en D.C., Hidden Figures Way, en su honor colectivo, informó CNN.

El legado de Jackson continúa resonando con el renombramiento de la sede de la NASA en Washington D.C. en 2020.

“No más escondidos”, anunció Jim Bridenstine de la NASA, “seguiremos reconociendo las contribuciones de las mujeres, los estadounidenses negros y las personas de todos los orígenes que han ayudado a construir la exitosa historia de la NASA para explorar”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Mire a continuación

Calma para el alma: la quietud de la madrugada de pie bajo las estrellas

 

TE RECOMENDAMOS