NBA, Nike y la negativa a condenar los abusos del régimen chino

Por John Mac Ghlionn
29 de Octubre de 2021 7:18 PM Actualizado: 29 de Octubre de 2021 7:19 PM

Comentario

El autor W. Clement Stone instó a los estadounidenses a que eligieran la valentía en lugar de la cobardía. “Ten el valor de enfrentarte a la verdad”, escribió. “Haz lo correcto porque es lo correcto. Estas son las claves mágicas para vivir tu vida con integridad”.

Uno se pregunta qué tendría que decir este gran hombre sobre la NBA y Nike.

El 20 de octubre, Enes Kanter, pivote de los Boston Celtics, posteó un video bastante provocador en las redes sociales. Enfurecido por el trato que China da al Tíbet, Kanter calificó al líder chino Xi Jinping de “dictador brutal“. El Partido Comunista Chino (PCCh) respondió borrando los partidos de los Celtics del socio de transmisión chino de la NBA.

El mensaje de Kanter era tan simple como conmovedor: “Liberen al Tíbet”. “Bajo el brutal gobierno chino”, según el joven de 29 años, “los derechos y libertades básicas del pueblo tibetano son inexistentes”.

Kanter, que ya había usado unos tenis con el mensaje “Liberen al Tíbet”, ha hecho bien en pronunciarse, aunque la NBA aún no le haya ofrecido su apoyo.

Me puse en contacto con la NBA para que comentara sobre el asunto. Al igual que los comentarios de Kanter, mis peticiones fueron respondidas con un silencio ensordecedor.

Epoch Times Photo
Enes Kanter, de los Boston Celtics, mira antes del partido inaugural de los Celtics en casa contra los Toronto Raptors en el TD Garden en Boston, Massachusetts, el 22 de octubre de 2021. (Maddie Meyer/Getty Images)

Sin embargo, lo que está ocurriendo en el Tíbet merece ser discutido, aunque la NBA prefiera que sus deportistas no sean los que discutan tales sucesos.

“Los infractores deben ser castigados con dureza y rápidamente, los administradores de la seguridad pública y del mercado cultural deben investigarlos y perseguirlos con un poder impresionante”. Estas son las palabras de Dong Yunhu, un hombre encargado de aclarar la “propaganda de la independencia del Tíbet”.

Las palabras de Yunhu, pronunciadas ya en 2015, han tenido consecuencias muy reales. En un artículo de opinión para Newsweek, Sam Brownback, que fue embajador de Estados Unidos para la libertad religiosa internacional, y Ngodup Tsering, la mano derecha del Dalai Lama, hablaron de la difícil situación de “los budistas tibetanos, junto con personas de fe de todos los rincones del alcance del PCCh”. Su persecución, según los autores, “no cesa”. El PCCh, se nos dice, “gestiona todos los aspectos de las actividades espirituales y educativas”, con la prohibición de las banderas de oración, los rituales religiosos y los festivales. Los “dos monasterios más grandes e históricos del Tíbet han sido demolidos”. Mientras tanto, la lengua tibetana, “un componente clave para la preservación de la esencia de los principios budistas tibetanos”, está en el punto de mira, y el régimen chino obliga agresivamente a “los estudiantes a cambiar su lengua materna por el mandarín”, advierten los autores.

El Tíbet es ahora un estado policial. Según un informe publicado por Freedom House, es ahora la región menos libre del mundo.

Kanter merece crédito por volver a centrar nuestra atención en los abusos que se producen en el Tíbet.

La NBA, en cambio, merece muchas críticas por su silencio y su aquiescencia con el régimen chino.

Si los comentarios de Kanter traen una sensación de déjà vu, es porque ya ha pasado antes. En 2019, la NBA se vio “obligada” a pedir perdón a China. ¿Por qué? Porque Daryl Morey, entonces gerente de los Houston Rockets (ahora presidente de operaciones de baloncesto de los Philadelphia 76ers), tuvo la temeridad de expresar su apoyo a los activistas prodemocráticos de Hong Kong. Los ejecutivos de la NBA, claramente desesperados por proteger sus acuerdos multimillonarios en China, se distanciaron rápidamente de los comentarios de Morey. Dos años después, aunque todavía no se han distanciado de los comentarios de Kanter, los representantes de la NBA han guardado un llamativo silencio.

Por supuesto, la NBA no está sola en su silencio. Kanter, que critica abiertamente los regímenes tiránicos de todo el mundo, también ha criticado a Nike por su hipocresía.

El 25 de octubre, durante el partido de los Celtics contra los Charlotte Hornets, Kanter llevó unos tenis adornados con las siguientes tres palabras: “esclavos modernos“. A continuación posteado un video, titulado “Querido Nike”, en el que condenaba a la empresa de ropa deportiva por beneficiarse del trabajo esclavo chino. “¿Quién fabrica sus zapatos en China? ¿Acaso lo saben?”, preguntó Kanter. “Nike sigue hablando de la injusticia [en Estados Unidos], pero cuando se trata de China, Nike permanece en silencio”. Su mensaje iba acompañado del hashtag “#EndUyghurForcedLabor”.

También me puse en contacto con Nike para que comentara sobre el asunto. De nuevo, no ofrecieron comentarios.

Al igual que la NBA, las faltas morales de Nike también merecen duras críticas. Sin embargo, la abdicación de la compañía deportiva de la decencia común no debería ser una sorpresa. En 2015, la NBA y Nike firmaron un contrato de ocho años por un valor que ronda los mil millones de dólares. Aunque tanto la NBA como Nike son libres de hacer negocios en cualquier país de su elección, tenemos todo el derecho a cuestionar sus valores morales, o la falta de ellos. Kanter, hay que reconocerlo, ha contribuido a que la luz se vuelva a centrar en cuestiones de supresión y esclavitud.

Lamentablemente, las grandes empresas parecen tener poco interés en la preservación de los derechos humanos. Al alentar al PCCh, Nike y la NBA están de hecho permitiendo la persecución de personas inocentes en el Tíbet y Xinjiang. Lamentablemente, mientras sigan ganando dinero, es de esperar que continúe su lealtad eterna a Beijing.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.