Negociaciones con China: lo que la sustracción de órganos puede decir sobre su socio comercial

Por Torsten Trey
04 de Abril de 2020
Actualizado: 04 de Abril de 2020

Comentario

Las charlas comerciales con China están en curso, y los recientes acontecimientos han puesto de relieve el prolongado debate ético sobre el libre comercio, los derechos humanos y la responsabilidad corporativa.

La demanda de China en octubre para que la NBA despidiera al gerente general de los Rockets de Houston, es la última organización de alto perfil amenazada por el régimen autoritario que desafía uno de los valores centrales de las sociedades libres y democráticas, la libertad de expresión. Existen numerosos ejemplos de corporaciones occidentales que se inclinan ante la censura de China, colocando las ganancias por encima de los principios.

A una delegación bipartidista del Congreso, encabezada por el representante Sean Patrick Maloney (Dem.-N.Y.), se le negó la entrada a China el año pasado debido a la intención de su delegación de visitar Taiwán. Se ha vuelto cada vez más claro que los valores centrales de las corporaciones estadounidenses y nuestros principios democráticos están en juego y deben ser defendidos. ¿Cómo pueden considerarse exitosas nuestras charlas comerciales si nuestros principios centrales tienen que ser sacrificados para facilitar las conversaciones y el intercambio?

Aunque no podemos cambiar las políticas de otro país, somos libres de decidir en qué medida estamos dispuestos a sacrificar nuestros valores y principios éticos. En este contexto, puede valer la pena considerar un tema que gradualmente está ganando el reconocimiento que merece, mientras se avanza en las discusiones comerciales. Estamos hablando de la sustracción forzada de órganos de los presos de conciencia en República Popular de China.

En 2006, el público internacional se enteró de la sustracción forzada de órganos de Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) y otros presos de conciencia. Desde entonces, las investigaciones independientes han recopilado volúmenes de pruebas e informes creíbles. Sin embargo, a pesar de ser uno de los crímenes de lesa humanidad más atroces y mejor investigados en el siglo XXI, la reacción internacional ha sido sorprendentemente débil.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Una petición global llamando al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos a intervenir en el abuso de trasplantes de China recolectó más de 3 millones de firmas durante seis años. Sin embargo, pasó más de una década antes de que los delitos de sustracción forzada de órganos se presentaran por primera vez en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en septiembre de 2019.

Los trasplantes en China son de origen poco ético

El sistema de trasplante de China se ha basado en estos órganos de origen poco ético desde su inicio. En 2005, China admitió el uso de órganos de prisioneros ejecutados, sin embargo, hasta el día de hoy, nunca admitió haber usado órganos de presos de conciencia, como practicantes detenidos de Falun Dafa, uigures y otros. Aunque las autoridades médicas chinas declararon que a partir de enero de 2015, China ya no usaría órganos de prisioneros ejecutados y basaría su trasplante de órganos únicamente en donantes voluntarios, un análisis de los datos oficiales de donación de órganos chinos fallecidos, publicado este último año en la revista BMC Medical Ethics arroja serias dudas sobre la credibilidad de la reforma de los trasplantes de órganos en China y señala la falsificación y manipulación sistemática de los conjuntos de datos oficiales sobre trasplantes de órganos y la clasificación errónea de los prisioneros ejecutados como donantes voluntarios.

En junio de 2019, un tribunal popular independiente sobre las prácticas de sustracción forzada de órganos en China publicó su fallo afirmando estas preocupaciones. El tribunal, presidido por Sir Geoffrey Nice QC, exfiscal del Tribunal Penal Internacional de la ONU para la ex Yugoslavia, revisó sistemáticamente los resultados de las investigaciones disponibles y realizó más de 50 entrevistas con testigos y expertos, declarando en su juicio final que “los miembros del Tribunal están convencidos —por unanimidad— y seguro más allá de toda duda razonable, que en China se ha practicado la sustracción forzada de órganos de presos de conciencia durante un período considerable de tiempo que involucra a un número muy importante de víctimas (…) y que los practicantes de Falun Gong han sido uno —y probablemente la principal— “fuente de suministro de órganos”.

Un documental de televisión de Corea del Sur de noviembre de 2017 es solo una de las muchas pruebas revisadas por el tribunal. Una cámara oculta llevada dentro del Primer Hospital Central de Tianjin en China grabó a una enfermera que decía “con USD 10,000 puedes obtener un órgano en dos días”.

Es responsabilidad de la comunidad médica reconocer su deber moral de salvaguardar los estándares internacionales de ética médica. Sin embargo, es responsabilidad de toda nuestra sociedad denunciar las atrocidades contra los derechos humanos, especialmente aquellas clasificadas bajo el derecho internacional como crímenes contra la humanidad.

Creemos que los negociadores comerciales y la comunidad empresarial también deben poner los derechos humanos sobre la mesa y evitar comprometer nuestros valores y principios. Sir Geoffrey Nice concluyó en el tribunal de China que “la sustracción forzada de órganos es de una maldad incomparable, incluso comparada (…) con los asesinatos cometidos por crímenes masivos cometidos en el siglo pasado”, subrayando un grave abuso de los derechos humanos que debería considerarse en cualquier interacción de principios que tengamos con China

Coautores: Torsten Trey, MD; Alejandro Centurion, MD; Joseph Gutiérrez, MD; Jacob Lavee, MD

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente la perspectiva de The Epoch Times.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Le puede interesar:

Se filtra un audio que revela la situación en Wuhan según una secretaria del PCCh

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS