El neurobiólogo que “reprograma cerebros” es mexicano y apuesta a la cura del Parkinson y el Alzheimer

Por Isabel Valencia - La Gran Época
12 de Agosto de 2019 Actualizado: 12 de Agosto de 2019

Un neurobiólogo mexicano ha sido llamado el joven que “programa cerebros” por su aporte a la ciencia para el tratamiento de enfermedades degenerativas como el Alzheimer y Parkinson

Su nombre es Luis Alberto Carrillo Reid y trabaja en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el Departamento de Neurobiología del Desarrollo y Neurofisiología. En esa entidad, está desarrollando una técnica para reprogramar los circuitos o grupos neuronales afectados por enfermedades neurodegenerativas, como Alzheimer y Parkinson, por medio de uso de láser y proteínas fotosensible, según el portal Ciencia MX.

El procedimiento se basa en un método utilizado para “encender” o “apagar” grupos neuronales a partir del uso de la luz, en una técnica llamada optogenética. Además también utiliza una técnica de microscopía de doble fotón que ayuda a visualizar y manipular tejidos vivos hasta un milímetro de profundidad, para activar grupos de neuronas muy específicos.

El objetivo principal al desarrollar esta tecnología es cambiar los patrones de actividad en grupos neuronales muy específicos. “Ha sido demostrado previamente que en diversas enfermedades como Parkinson, esquizofrenia o epilepsia, la actividad de ciertos grupos neuronales está alterada, es decir, tienen actividad patológica o patrones de actividad que no deberían tener”, explicó.

El científico demostró que por medio de una estimulación puntual y estrictamente selectiva del grupo de las neuronas corticales, se podía generar una especie de memoria artificial, por medio de la  microscopía de doble fotón para activar grupos neuronales específicos en los que se observa la actividad neuronal por medio de indicadores de calcio que son genéticamente codificados. “Son compuestos fluorescentes que brillan cuando las neuronas tienen actividad”, dijo Carrillo.

Este procedimiento lo utilizó durante cuatro años en la Universidad de Columbia en Nueva York y desde 2016 está implementando esa tecnología en México, por medio del Instituto de Neurobiología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Mientras estuvo en Universidad de Columbia en Nueva York, el joven científico logró muchos avances que le permitieron publicar su estudio en la revista científica de Science en el ejemplar de agosto de 2016, con el titulo “Imprinting and recalling cortical ensembles”. Durante ese mismo año, fue que Carrillo regresó a México para implementar los mismos experimentos con el apoyo de instituciones como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Aunque la UNAM es quien encabeza el proyecto a nivel nacional, aún hace falta equipo físico suficiente para las investigaciones, así como estudiantes que tengan capacidades acordes para llevar a cabo este tipo de proyectos. “La etapa en que se encuentra el trabajo en Columbia ya está muy avanzada, de hecho tengo varios artículos allá utilizando estas técnicas, y ahora estoy en la fase de escribir proyectos al Conacyt para solicitar apoyo y poder empezar a establecer esta tecnología en América Latina”, explicó Carillo.

En México la enfermedad de Parkinson tiene una prevalencia de 40 a 50 casos por cada cien mil habitantes al año, mientras que hay un dos por ciento de la población mayor de sesenta años de edad con Alzheimer. Esto colocaría a ambas enfermedades como las neurodegenerativas más comunes en México, pero ahora, por medio de la técnica optogenética se pueden revertir los daños que estas podrían provocar, según Ciencia MX.

Luis Alberto opina que en un futuro, por medio de una estimulación puntual y selectiva de un grupo de neuronas, se podrá generar algo parecido a una memoria artificial en humanos, pero estos experimentos aún no se han realizado con humanos.

“Regresé a México por los jóvenes; para formar estudiantes que tengan un pensamiento crítico basado en el método científico y que puedan tomar decisiones informadas para hacer cambios en la ciencia en México y en la sociedad”, concluyó el joven científico.

A continuación te puede interesar:

Un código secreto para la felicidad eterna

TE RECOMENDAMOS