Neurocientíficos intentan explicar experiencias cercanas a la muerte sin el alma, vea por qué fracasan

Por BEN BENDIG
14 de Septiembre de 2022 1:51 PM Actualizado: 14 de Septiembre de 2022 1:51 PM

Las experiencias cercanas a la muerte (ECM) fueron relatadas a lo largo de los tiempos por quienes rozaron el precipicio de la vida, o creían haberlo hecho, y regresaron para contarlo.

Aunque no todas estas experiencias son idénticas, tienen muchos rasgos distintivos: ver un túnel de luz, ver a los seres queridos que fallecieron, sentir felicidad o euforia, tener una sensación de cognición elevada, sentir un gran amor, repasar toda la vida, a menudo en un periodo de tiempo muy corto, y sentir como si el alma hubiera abandonado el cuerpo. Las ECM también tienden a transformar la vida de quienes las padecen, obligándoles a ser mejores personas.

Estas experiencias tan profundas y atractivas provocaron la pregunta de si realmente tenemos alma o si nuestra conciencia es un mero producto del cerebro. A medida que la ciencia del cerebro avanza, cada vez son más las afirmaciones de que las ECM pueden explicarse únicamente mediante la neurociencia, negando cualquier explicación de que haya un alma implicada.

Explicación de las ECM

Pero, ¿en qué medida estas explicaciones de la neurociencia resisten el escrutinio desde un punto de vista científico, o desde cualquier punto de vista?

Un hecho clave que hay que tener en cuenta es que aproximadamente la mitad de las ECM se producen cuando los individuos creen que van a morir pero no están médicamente cerca de la muerte; por ejemplo: alguien se cae de un edificio y cree que va a morir, pero luego sólo sufre heridas leves. Esto significa que si buscamos en el cerebro la explicación de todos los aspectos de las ECM, necesitamos, además de los relatos en los que no hay una amenaza real de muerte, una explicación que incluya situaciones en las que la persona está muriendo realmente.

Una explicación común que algunos científicos propusieron es que cuando el cerebro se ve privado de oxígeno, se pueden esperar varios patrones de respuesta, en particular una sensación de luz brillante en el centro de la visión. Este tipo de experiencia puede ser inducida por la falta de oxígeno, pero no todas las ECM implican anoxia, aunque muchas experimentan un túnel de luz.

Además, cuando se restringe el oxígeno del cerebro, éste empieza a disparar rápidamente de forma desorganizada: no funciona correctamente. A partir de nuestro conocimiento del cerebro, no esperaríamos una experiencia ordenada en este estado, sino un revoltijo, tal vez parecido a lo que uno podría ver en las convulsiones o en un episodio psicótico.

Pero lo que se ve son experiencias vívidas, coherentes y transformadoras: la gente dice que sus ECMs se sienten “más reales que la realidad”; sienten libertad, una profunda sensación de comprensión del universo y como si nunca hubieran sido más felices. Esto puede ocurrir en el cerebro tanto cuando se está en peligro inmediato o bajo una grave coacción causada por una situación que amenaza la vida, como cuando no hay ninguna amenaza aparente.

Poder mental

Curiosamente, cuando el cerebro está cerca de la muerte, se detectó una mayor incidencia de mejora cognitiva: la mente se siente libre y es capaz de procesar los pensamientos más rápido de lo habitual. Pero el hecho de que la cognición aumente en condiciones de privación no concuerda con nuestra comprensión del funcionamiento del cerebro.

Otra explicación basada en el cerebro, para la parte de la experiencia extracorpórea (EFC) de las ECM, es la de un fallo de funcionamiento en la unión témporo-parietal, una región del cerebro que se considera responsable de la formación del concepto del cuerpo.

Las pruebas de que esta región es de algún modo responsable de la sensación de abandonar el cuerpo y percibir el entorno cercano, a veces habitaciones o lugares cercanos, no se sostienen. El estudio mencionado con más frecuencia, realizado por Blanke y sus colegas, se basa en una paciente cuyas explicaciones indicaban que, aunque se sentía como si estuviera fuera de su cuerpo, sólo veía sus piernas y su tronco, que habrían sido visibles en su interior.

El estudio demostró que la estimulación eléctrica de dicha parte del cerebro puede provocar la sensación de no estar en el propio cuerpo, pero no produce ninguna de las otras cualidades perceptivas de una EFC: ver todo el cuerpo, flotar por la habitación y ver el entorno.

Revisión de la vida

Tampoco hay explicaciones para el fenómeno de la revisión de la vida en las ECM, en el que toda la vida parece pasar ante los ojos, a veces incluso con gran detalle, dejando a menudo un sentimiento de remordimiento por los actos egoístas o de satisfacción por las buenas acciones realizadas en vida.

Una explicación publicada en Scientific American, por Charles Choi, sugiere que la región del cerebro responsable de esta revisión de la vida es probablemente el locus coeruleus, un área relacionada con el estrés y conectada a áreas que procesan la emoción y la memoria. Entonces, si eso puede hacer que los recuerdos de toda una vida vuelvan a surgir en un momento en el que se está a punto de morir, o cuando se cree que la muerte es inminente, ¿por qué no lo haría en otros momentos de estrés extremo? ¿Cómo se explican las percepciones transformadoras que suelen acompañar a las ECM?

Otro artículo, de Mobbs y Watt, que aparece en Trends in Cognitive Sciences, explica esta revisión de la vida citando a un paciente que mostró REM (movimiento ocular rápido, un estado característico durante el sueño) durante una ECM. Llegaron a la conclusión de que la revisión de la vida está probablemente relacionada con la REM porque se produce durante las ECM y está asociada a la consolidación de la memoria.

Uno de los defectos de esta afirmación es que solo se demostró que la fase REM está relacionada con la consolidación de los recuerdos procedimentales, como el aprendizaje de una nueva habilidad, por ejemplo, montar en bicicleta, y no con los recuerdos episódicos que constituyen toda la vida, como los que se revisan en una revisión vital.

Otro problema es que, al igual que el ejemplo de la experiencia extracorpórea, se basa en los resultados de un solo paciente.

Mobbs y Watt explican la aparición de seres queridos fallecidos con ejemplos de personas que padecen Parkinson extremo, que se sabe que alucinan con cadáveres sin cabeza, monstruos y fantasmas, así como con familiares muertos. El Parkinson implica un problema con las áreas del cerebro que producen el neurotransmisor dopamina; los autores sugieren que tales alucinaciones surgen de tal desequilibrio de la dopamina.

El problema es que casi todos los casos de ECM informan de experiencias positivas, sentimientos de amor y felicidad, y no de escenas macabras como cadáveres sin cabeza. Aunque hay algunos casos en los que las personas experimentaron algo parecido al infierno o a los demonios, la mayoría no son así.

Además, los casos de Parkinson acompañan a la conciencia de que las alucinaciones son solo eso, mientras que los de las ECMs exhiben un elevado sentido de la realidad.

¿Confabulación?

Otra explicación que propuso para las ECM es la confabulación, es decir, que estas experiencias son inventadas por la mente para explicar un vacío en la conciencia. Esta teoría fue presentada por el biólogo P.Z. Myers, un conocido escéptico de las ECM.

Myers afirma que cuando las personas regresan de la muerte clínica y cuentan una historia, no significa necesariamente que estuvieran conscientes en el momento de la muerte clínica; podría ser simplemente la forma que tiene el cerebro de dar cuenta del tiempo perdido. Afirma, en un artículo publicado en Slate, que ésta es la “comprensión por defecto de los neurocientíficos sobre el funcionamiento del cerebro”.

Esta explicación exhibe lo que tienen otras explicaciones de la neurociencia: Alrededor de la mitad de los sujetos de las ECMs no involucraron situaciones realmente amenazantes para la vida; no quedaron inconscientes en absoluto, por lo que no hay una brecha que explicar.

La confabulación, en la literatura científica, exhibe eventos fantásticos o extraordinarios, como se consideran las ECM, por lo que al principio parece una explicación plausible. El problema es que solo se produce en quienes tienen graves problemas de memoria.

Las personas que sufrieron recientemente algún tipo de traumatismo cerebral y pueden tener problemas tanto para aprender nueva información como para recordar la antigua pueden confabular historias para explicar las cosas. Éstas pueden ser bastante fantásticas (como la de alguien que afirma ser un pirata espacial), pero tienen poco en común con las experiencias de tipo ECM.

Además, la confabulación desaparece con el tiempo. Y las historias cambian. Además, no tienen ninguna cualidad de inefabilidad, un rasgo distintivo de las ECM, es decir, las personas intentan explicar lo que han vivido, pero reconocen que las palabras son inadecuadas para describir la experiencia.

Por lo tanto, la confabulación, como explicación, puede sonar plausible, pero no encaja con lo que se sabe sobre esa condición, y no explica la mitad de los casos de ECM.

Tiene mérito explicar fenómenos como las ECM a través de mecanismos conocidos para comprobar la veracidad de lo que las personas afirman que transforma sus vidas, para mejor, mientras que, al mismo tiempo, ofrece un beneficio potencialmente enorme para toda la humanidad.

Tampoco es prudente emplear los “mecanismos conocidos” como herramienta para derribar lo que podría ser útil, buscando en cambio preservar grilletes y dogmas, osificados y corruptos, dentro de las instituciones científicas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.