120 personas han dado información sobre «rituales de abuso sexual infantil» en Utah

Por Allan Stein
02 de julio de 2022 8:29 PM Actualizado: 02 de julio de 2022 8:29 PM

CONDADO DE UTAH, Utah–Una investigación realizada por un sheriff de Utah sobre denuncias de «rituales de abuso sexual infantil» ha conmocionado a los residentes, ya que más de 120 víctimas y quienes conocen a las víctimas han dado información.

El sheriff local que dirige la investigación solicitó la ayuda del FBI, el cual confirmó que está ayudando en la investigación.

El presunto abuso ocurrió durante dos décadas, desde 1990 hasta 2010. En las últimas semanas, decenas de testigos han dado información sobre estos incidentes.

“No sé el número exacto, pero ya son más de 120 personas las que se han puesto en contacto con nosotros. Estoy seguro [de ese número]. Es probable que haya más de 120 ahora mismo”, dijo el sheriff del condado de Utah, el sargento Spencer Cannon, a The Epoch Times.

Cannon dijo que la información proviene de “una mezcla de víctimas o de quienes conocen a las víctimas. Así que no toda la información vienen de las víctimas”.

El 31 de mayo, la Oficina del Sheriff del condado de Utah anunció que la investigación estuvo en curso desde abril de 2021 e involucraba reportes de “rituales de abuso sexual infantil y tráfico sexual de niños ” en el condado de Utah, el segundo condado más grande del estado.

La investigación descubrió aún más víctimas en los condados vecinos de Juab y Sanpete durante el mismo período. En un comunicado de prensa, la oficina del sheriff dijo que la policía local confirmó “partes de estas acusaciones”.

La Oficina del Sheriff del Condado de Utah lidera la investigación con otras agencias policiales locales y el FBI.

“Es una práctica común que el FBI ofrezca asistencia, cuando le solicitan, a nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley. Estamos ayudando, por lo que me remito a la agencia principal, que es la Oficina del Sheriff del Condado de Utah”, dijo la portavoz del FBI, Sandra Barker.

Un día después de que las autoridades anunciaron la investigación conjunta en el condado de Utah, el entonces fiscal del condado de Utah, David Leavitt, dijo que él y su esposa, una abogada, estaban investigados como posibles sospechosos, sin embargo, rechazó enérgicamente las afirmaciones en una conferencia de prensa.

Leavitt, quien perdió una candidatura a la reelección el 28 de junio frente a su contrincante, quien ganó por el 73 por ciento de los votos, dijo que la aplicación de la ley “se trata de confianza (…) se trata de poder decir que si el gobierno hace una acusación, haya respaldo en lo que podemos creer”.

Exigió que el sheriff renunciara y que se detuviera la investigación.

“Merecemos más de nuestros funcionarios públicos, y merecemos más de los medios de comunicación para descubrir de manera respetuosa y responsable qué es verdad y qué no”, dijo Leavitt durante su sesión informativa de 30 minutos.

Leavitt acusó al sheriff del condado de Utah, Mike Smith, de realizar una cacería de brujas por motivos políticos en un año electoral.

El fiscal del condado se «nombró a sí mismo» como sospechoso

En su conferencia de prensa de refutación, el sheriff Smith dijo que su oficina no entregó ningún documento al público que identificara a Leavitt como sospechoso y negó que la investigación fuese política.

«El Sr. Leavitt se nombró a sí mismo”, dijo Cannon y no confirmó, negó ni comentó sobre alguien cuyos nombres hayan surgido en el caso.

“Sin embargo, lo que diré es que el caso al que se refirió el Sr. Leavitt no es el caso que comenzamos a investigar en abril de 2021. Él da a entender lo contrario, pero está equivocado”, dijo Cannon.

Smith se negó a renunciar, detener la investigación, o reprender a los oficiales involucrados en la investigación de la Unidad de Víctimas Especiales de la Oficina del Sheriff del Condado de Utah.

“Seguiremos haciendo nuestro trabajo. No nos intimidarán los intentos [de Leavitt] de encauzar esta investigación”, dijo Smith.

La oficina del alguacil no habló más sobre el caso, a falta de nuevos acontecimientos.

La Oficina del Sheriff del Condado de Utah en Spanish Fork, Utah, el 27 de junio de 2022. La oficina está investigando informes de “rituales de abuso sexual infantil” en tres condados que abarcan desde 1990 a 2010. (Allan Stein/The Epoch Times)

“Y cuando digo nuevos acontecimientos, me refiero a algo más allá de lo que hemos dicho y la investigación de la información original y hablar con quienes nos brindan información”, dijo Cannon.

“No discutimos los [nombres de las víctimas] o los sospechosos [mientras investigamos los casos]. En la mayoría de los casos, comentamos muy poco, si es que lo hacemos, sobre las investigaciones activas. No hemos, y no lo haremos en este momento, confirmar, negar o nombrar a personas cuyos nombres podrían o no haber aparecido en esta o en cualquier otra investigación”.

La reciente avalancha de informes sobre rituales de abuso infantil se remonta al «pánico satánico» que se apoderó de los estados occidentales durante las décadas de 1980 y 1990.

Un informe especial en The Daily Herald en Provo, Utah, con fecha del 30 de octubre de 1988, describió los rituales de abuso infantil y el satanismo como un problema grave en Utah y el condado de Utah.

Sin embargo, más allá de las espeluznantes acusaciones de abuso, estos casos resultaron desafiantes, carecieron de evidencia física, se basaron en testimonios orales, y desencadenaron recuerdos años después.

“Sí, definitivamente hay varios casos”, cita la noticia a Robert Parrish, un funcionario de la oficina del Fiscal General de Utah en ese momento.

“No asumo que los conozco a todos, pero hay al menos media docena que involucran rituales ceremoniales, no necesariamente satánicos, pero la mayoría involucra aspectos que encajan como anillo al dedo en el satanismo”.

Grupo de Trabajo de Utah investiga

Los casos motivaron a la oficina estatal a crear un Grupo de Trabajo del Estado de Utah sobre Abuso Ritual en 1990.

La agencia publicó un informe que generalmente hablaba sobre la naturaleza y el alcance del problema en Utah dos años después. Sin embargo, el informe carecía de información específica sobre los casos y los perpetradores, y señaló que “la naturaleza del abuso ritual y los grupos secretos involucrados deben considerarse en cualquier discusión sobre evidencia”.

“Los perpetradores mantienen un encubrimiento prolongado, no solo de sus actos, sino también de su pertenencia a la sociedad secreta que se une en la comisión de los delitos”.

“Para muchos, su existencia continua como personas exitosas, prestigiosas y poderosas en la sociedad exterior depende del secreto absoluto de las actividades del grupo interno. Los sobrevivientes informan que estos grupos son extremadamente cuidadosos y muy hábiles para destruir las pruebas de sus crímenes”.

La oficina del Fiscal General de Utah no respondió a una pregunta de The Epoch Times sobre si el grupo de trabajo aún existía y estaba activo en la investigación actual.

El grupo de trabajo dijo en el informe que escuchó a los padres de las víctimas “preocupados por el trauma que experimentaron sus hijos en el proceso de investigación”.

El informe también dijo que investigar los rituales de abuso infantil es «difícil y requiere mucho tiempo, requiere trabajo dedicado a tiempo completo».

Memorándum de la iglesia cita demandas de abuso

Quizás la prueba más alarmante de los rituales de abuso infantil en Utah provino de un memorando del 19 de julio de 1990 escrito por Glenn L. Pace.

El documento de 12 páginas para un comité sobre el fortalecimiento de la membresía de la iglesia revisó 60 casos de presuntos abusos en rituales satánicos que involucraron a padres de víctimas y miembros de la iglesia.

El memorándum afirmaba que algunas de estas víctimas mostraban un “trastorno de personalidad múltiple”, un mecanismo de afrontamiento psicológico para la exposición al abuso físico, mental y sexual y los asesinatos rituales.

“Cuando 60 testigos testifican sobre el mismo tipo de tortura y asesinato, me resulta imposible, personalmente, no creerles”, escribió Pace en el memorando.

“Durante los últimos 18 meses he adquirido un amor compasivo y respeto por las víctimas que luchan por la seguridad de sus vidas físicas y, lo que es más importante, sus almas”.

El estado de Utah investigó después de que los medios obtuvieran una copia filtrada del memorándum en 1991. Sin embargo, la investigación no encontró evidencia que corroborara las afirmaciones de las víctimas.

Ben McClintock, residente del condado de Utah y fundador de Tree of Liberty Society, dijo que ha estado siguiendo la investigación policial en el condado de Utah desde el principio.

A pesar de las afirmaciones de Leavitt, McClintock dijo que no podía estar seguro de si el caso tenía motivaciones políticas.

“Si [el sheriff Smith] se toma en serio [la investigación], continuará por largo tiempo. Si es político, desaparecerá después de las primarias”, dijo McClintock a The Epoch Times.

“[Leavitt] decidió exponerse a pesar de que nunca fue acusado públicamente”, dijo McClintock.

Sobre la realidad de los rituales de abuso sexual infantil, McClintock dijo que cree que existe en los niveles más altos de la sociedad.

“Suena exagerado y loco decir que estos son satanistas que pretenden ser cristianos normales. Es a nivel nacional [e involucra] a personas de alto nivel”.

Los residentes locales responden

Valerie y Stanley Glazner, residentes de Spanish Fork, dijeron que el hecho que Leavitt lo dijera públicamente, alzó las banderas de sospecha en ellos.

“Se ahorcó”, dijo Valerie Glazner. “Fue una novedad para mí cuando estalló por primera vez entre el sheriff del condado y el fiscal. Fue entonces cuando mis ojos despertaron. No sabíamos nada al respecto”.

“Él fue el que se metió en problemas. No creo que sea política. Creo que el sheriff Smith dice la verdad”.

Stanley Glazner dijo: “Tú eres el que se expuso”, refiriéndose al exfiscal del condado.

Valerie Glazner dijo que la noticia de la investigación conjunta le recordó cuando trabajaba en un hospital local con una mujer que afirmaba tener múltiples personalidades.

“Ella venía de una familia de adoradores de cultos satánicos. Ella era del condado de Utah. Pensé, ‘Dios mío, ella tenía que estar involucrada en esto’”, dijo Glazner.

En Black Jacks Bar en Spanish Fork, Walter Blundell de Kearns, Utah, dijo que estaba conmocionado al enterarse de la investigación a gran escala sobre los rituales de abuso infantil.

“No conozco a nadie personalmente que haría algo así. No conozco a nadie que esté interesado en algo así”, dijo Blundell a The Epoch Times.

“Me causaría repugnancia. Me causaría mucha sorpresa.

“Creo que todas esas personas son patéticas”, dijo otra persona, quien pidió que no se usara su nombre.

“Eso es enfermizo y está mal. Hay muchas cosas que suceden [en el condado de Utah] que nadie conoce”.

Una mujer en el bar, quien quiso permanecer en el anonimato, dijo que se enteró del caso por redes sociales.

“Sé que está por todas partes [en la web], pero nunca oí hablar de eso de donde vengo”, dijo.

A medida que avanza el caso, la Oficina del Sheriff del condado de Utah está «suplicando» al público que salga al frente si tiene información de «estos delitos».

“Sabemos que hay personas que les preocupa su seguridad y/o bienestar porque han sido silenciadas. Necesitamos su ayuda».


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.