Organismos federales de control investigarán las turbinas eólicas ante aumento de muertes de fauna marina

Por Matt McGregor
16 de junio de 2023 3:37 PM Actualizado: 16 de junio de 2023 3:37 PM

Una organización independiente de vigilancia del Congreso ha accedido a la petición de un congresista de que se investigue el impacto del desarrollo de la energía eólica marina en Nueva Jersey, en medio de un aumento de las muertes de fauna marina.

El congresista Chris Smith declaró el 15 de junio que la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO, por sus siglas en inglés) —una agencia no partidista que realiza investigaciones para el Congreso— examinará cómo la construcción de aerogeneradores costeros está afectando al medio ambiente y a la industria pesquera, así como a las operaciones militares y a la seguridad de la navegación.

«Esta investigación agresiva e independiente sobre las repercusiones en el océano de los 3400 aerogeneradores marinos previstos en la costa de Jersey contribuirá a abordar las numerosas cuestiones y preocupaciones que el gobierno de Biden y el gobernador Murphy siguen ignorando mientras avanzan a toda máquina en esta industrialización eólica marina sin precedentes de nuestra costa», declaró Smith. «Es absolutamente fundamental que los residentes de Nueva Jersey comprendan todas las repercusiones de estos proyectos eólicos marinos… antes de que sea demasiado tarde».

Smith y tres colegas —los representante Jeff Van Drew (R-N.J.), Andy Harris (R-Md.), and Bruce Westerman (R-Ark.)— enviaron en mayo una carta al Interventor General Gene Dodaro solicitando que la GAO realizara un estudio sobre el desarrollo de la energía eólica en el Área de Planificación del Atlántico Norte (pdf).

«El Área de Planificación del Atlántico Norte, que abarca las aguas de la costa oriental de Estados Unidos, ha registrado una importante actividad relacionada con el desarrollo de la energía eólica marina en los últimos años y actualmente hay varios proyectos eólicos marinos en marcha en esta zona», afirma la carta.

Smith también presentó una enmienda a la legislación titulada Ley de Reducción de los Costes de la Energía que solicitaba un estudio para investigar las crecientes preocupaciones, entre las que se encontraban las ballenas muertas que llegaban a la costa.

«Al igual que los canarios en las minas de carbón, la reciente oleada de trágicas muertes de ballenas y delfines y la sospecha fundada de que los estudios geofísicos, incluido el uso de sonares, pueden ser una causa contribuyente, ha arrojado nueva luz y ha aumentado el escrutinio sobre la aceleración de la construcción de aproximadamente 3400 aerogeneradores marinos que cubrirán 2.4 millones de acres para 2030 —más después para 2040— todos ellos incrustados en el fondo del océano por martinetes en el Área de Planificación del Atlántico Norte, que incluye la costa de Nueva Jersey», declaró Smith en la Cámara de Representantes en marzo.

Miembros de la Alianza Marina del Atlántico Noroccidental practican una necropsia al cadáver de una ballena jorobada en Lido Beach, Long Island, Nueva York, el 31 de enero de 2023. (Kena Betancur/AFP vía Getty Images)

Ausencia de Organizaciones de Defensa del Medio Ambiente

Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), desde diciembre han aparecido 39 ballenas y 37 delfines en las playas de la Costa Este.

Aunque los legisladores republicanos han pedido una moratoria para la construcción de parques eólicos, el senador del estado de Nueva Jersey Michael Testa declaró a Fox News que organizaciones como el Sierra Club y Greenpeace están luchando contra la pausa para construir parques eólicos.

«Siempre he pensado que esos grupos estaban ahí para proteger a las ballenas y crear pegatinas que dijeran: ‘Salvemos a las ballenas’, y creo que en este caso están siendo completamente deshonestos intelectualmente», dijo Testa. «Sabemos que si se tratara de una prospección petrolífera en alta mar, si un cadáver de ballena llegara a una de las costas de Nueva Jersey, estarían rodeando ese cadáver, cogidos de la mano y con lágrimas en los ojos cantando ‘kumbaya'».

Según Testa, estas asociaciones sostienen que el cambio climático, y no la industria eólica, es la causa del número récord de muertes de ballenas y delfines.

«Si alguna vez cuestionas su programa de energía verde, te tachan de negacionista de la ciencia, de negacionista del cambio climático, y eso demuestra lo despreciables que pueden llegar a ser», afirmó Testa.

En 2021, el Departamento de Interior de EE. UU. anunció que el gobierno de Biden había abierto el litoral estadounidense a la industria eólica marina para que entrara y empezara a construir.

Según la secretaria de Interior, Deb Haalland, el objetivo es desplegar 30 gigavatios de energía eólica marina para 2030.

«El Departamento de Interior está trazando una ambiciosa hoja de ruta a medida que avanzamos en los planes de la Administración para hacer frente al cambio climático, crear puestos de trabajo bien remunerados y acelerar la transición de la nación hacia un futuro energético más limpio», declaró Haaland en un comunicado. «Este calendario proporciona dos ingredientes cruciales para el éxito: mayor certidumbre y transparencia. Juntos, alcanzaremos nuestros objetivos de energía limpia al mismo tiempo que atendemos las necesidades de otros usuarios de los océanos y de las comunidades potencialmente afectadas. Tenemos grandes objetivos para lograr una economía de energía limpia e Interior está cumpliendo el momento».

The Epoch Times se puso en contacto con el Sierra Club, la NOAA y Greenpeace para solicitar sus comentarios.

«Una ballena sorda es una ballena muerta»

Meghan Lapp, del Centro de Pesca Sostenible, declaró a Fox News que las muertes de ballenas causadas por aerogeneradores no son algo sin precedentes.

«En el Reino Unido, en el apogeo de su actividad eólica marina en 2018, murieron mil ballenas y aparecieron muertas en las playas del Reino Unido, y cuando la gente empezó a establecer la relación entre la energía eólica marina y las ballenas muertas, el gobierno, los medios de comunicación y la industria eólica marina lo reprimieron y la gente empezó a pensar: ‘Bueno, esto es normal'», dijo Lapp. «No es normal».

En 2019, grupos ecologistas de Taiwán empezaron a protestar contra la industria eólica porque, según reportes, las ballenas nadaban en círculos antes de llegar a la costa, donde se descubrió que estaban sordas, lo que, según Lapp, no se está investigando como se debería, porque «una ballena sorda es una ballena muerta».

Lapp dijo que lo que desorienta a las ballenas es la prospección geotécnica de los fondos oceánicos, que emite un «sonido intenso» en el fondo del océano.

Esta prospección masiva de los fondos oceánicos, así como el zumbido emitido por las turbinas construidas, interrumpen la navegación de las ballenas, que se comunican principalmente mediante sonidos de baja frecuencia.

«Esto es alarmante»

Clean Ocean Action (COA) emitió una petición el 15 de junio exigiendo que la Oficina de Gestión de la Energía Oceánica ampliara de 45 días a seis meses el periodo de revisión y comentarios públicos para dos proyectos de energía eólica marina.

«Estos proyectos tendrán graves consecuencias para el uso y disfrute públicos del océano, así como importantes consecuencias para la vida marina», afirmó COA. «Se necesita mucho tiempo para revisar estos proyectos de forma cuidadosa y exhaustiva. Las personas que se verán afectadas más directamente por estos proyectos se ganan la vida en la costa durante la temporada estival».

En una conferencia de prensa en la playa de Funtown, en Seaside Park (Nueva Jersey), Kari Martin, directora de campañas de defensa de COA, dijo que, dada la muerte sin precedentes de ballenas y la actividad industrial en el océano, es desconcertante que no haya investigación ni transparencia.

«Nuestras agencias federales afirman con tanta audacia y confianza que la energía eólica marina —una de las actividades que se desarrollan ahora en alta mar— no tiene nada que ver con la muerte de estos mamíferos marinos», dijo Martin. «No han aportado ninguna prueba».

A pesar de las afirmaciones de las agencias federales, Martin dijo que las mismas agencias han admitido que el ruido es un factor importante que contribuye a dañar a los mamíferos marinos.

«Esto es alarmante, ya que el impacto del ruido en la vida marina no hará sino crecer e intensificarse con el aumento de la actividad relacionada con las actividades eólicas marinas, así como con otras amenazas», afirmó Martin.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.