Niña empieza a actuar de forma extraña, cuando el padre prueba su “jugo” sabe que algo está mal

Por Robert Jay Watson
15 de Noviembre de 2019 Actualizado: 15 de Noviembre de 2019

Para los padres de niños pequeños, es difícil bajar la guardia. Siempre hay algo de qué preocuparse, ya sea la salud del niño o el medio ambiente que lo rodea. Y a veces, sin importar lo que hagan, las cosas siguen saliendo mal.

Cuando la mamá Alexis Smith y su esposo salieron a almorzar después de la iglesia a un restaurante familiar en Vinings, Georgia, pensaron que estaban listos para una comida relajante. Pero cuando salieron del restaurante, iban camino al hospital para asegurarse de que su preciosa hija, Aaliyah, de 18 meses de edad, estaba bien.

¿Qué pasó para que su tarde de domingo se convirtiera en un episodio aterrador?

cena-familiar
Imagen ilustrativa. (cottonbro/Pexels)

Cuando la familia Smith se sentó a almorzar, pidieron jugo de manzana para que Aaliyah lo bebiera. El camarero preguntó si querían el jugo en su taza para bebé, y la familia se negó. Poco sabían que esto podría haber salvado su vida.

Después de unos cuantos sorbos de lo que ellos pensaban que era jugo, Aaliyah comenzó a comportarse de manera extraña. Su mamá, Alexis, le dijo a WXIA en Atlanta que Aaliyah “no era la de siempre” y que “estaba un poco desequilibrada al ponerse de pie”.

Sus padres comenzaron a preocuparse sobre qué podría estar haciendo que su hija actuara de manera tan diferente a lo normal. Primero, el padre de Aaliyah tomó un sorbo de la bebida. “Estábamos a punto de irnos, mi esposo tomó el jugo, estaba en la taza de la niña, lo probó y su pecho empezó a arder”, dijo Alexis a WXIA.

En ese momento, se hizo evidente que algo no estaba bien. Mamá Alexis también probó el jugo y descubrió que también le quemó el pecho. Cuando llamaron al camarero para confirmarlo, él a su vez habló con el gerente sobre el caso, quien llamó la atención del dueño.

Resultó que las bebidas se almacenaban en botellas de vidrio transparente con etiquetas hechas a mano, y alguien había etiquetado mal algún licor como “jugo de manzana”. Alexis estaba devastada con las noticias. “Empecé a llorar en el restaurante. Como mamá, era muy emocional, el alcohol es algo serio”, le dijo a WXIA.

El restaurante se disculpó y le dio a la familia Smith su comida gratis. Mientras tanto, los Smiths fueron a que los médicos revisaran a Aaliyah, quienes la mantuvieron en observación durante un par de horas para asegurarse de que estaba bien.

Cuando la reportera de WXIA, Latasha Givens, investigó la cantidad de alcohol que la niña podría haber bebido, resultó ser el equivalente de una cantidad que tomaría un adulto, un nivel de alcohol en la sangre de 0.065. Esto está justo por debajo del límite legal para conducir en Georgia y explica por qué Aaliyah no estaba de pie y caminando correctamente.

Lo mejor fue que sus padres no tenían el “jugo” puesto en la taza para bebés, que se habrían llevado con ellos. “Tengo la suerte de que mi hija no se haya tomado toda la taza porque probablemente no estaría aquí ahora”, dijo Alex Smith a WXIA.

Un día aterrador para la familia Smith y uno que quieren compartir con otros padres para asegurarse de que estén seguros de lo que sus hijos están bebiendo.

manzana-verde-jugo
Imagen ilustrativa. (rawpixel/Pixabay )

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

El regalo que recibe esta niña en su cumpleaños hace su sueño realidad ¡es muy tierno!

TE RECOMENDAMOS