Niña de 11 años ofrece una ingeniosa respuesta después que la maestra castiga a toda la clase

Por La Gran Época
24 de Abril de 2019 Actualizado: 24 de Abril de 2019

No hay nada peor que cuando una persona arruina algo para todo el grupo. Ya sea el mal comportamiento de un hermano que causa la cancelación de una salida, o el arrebato de un compañero de clase que lleva a que todos paguen las consecuencias. Es muy amargo ser castigado por algo que hizo otro.

Sin embargo, esta niña no solo aceptó el castigo con tranquilidad, sino que su reacción a la decisión de su maestra de poner a todos en problemas por las acciones de uno o de unos pocos, se volvió viral en las redes sociales por su total honestidad e ingenio.

Ava Morrison Bell tiene 11 años y estudia en una escuela del Reino Unido.

Pero, según compartió su papá en Twitter, Ava no siempre está de acuerdo con todo lo que sucede en el aula, especialmente cuando se trata de pagar las consecuencias por algo que ella no hizo.

Su padre, el escritor de suspenso Mason Cross, publicó una foto de la nota que su hija escribió, sugiriendo cómo su profesora podría mejorar. No hace falta decir que se refería a la injusticia que sufrió con sus compañeros de clase.

“Mi hija ya envió estos comentarios a la escuela”, escribió Cross. “No estoy seguro de si debería reprenderla o comprarle un helado…”.

La nota explica que a Ava le pareció injusto que su profesora le impusiera castigos a todos cuando solo había unos pocos estudiantes culpables.

Mencionando las “cosas que mi maestra puede hacer mejor”, Ava anotó que podría “no usar el castigo colectivo, ya que no es justo para las muchas personas que no hicieron nada”.

Por supuesto, la hija de un buen escritor sabe cómo expresar su punto de vista, por lo que Ava no se detuvo allí.

“Y”, agregó, “de acuerdo con la Convención de Ginebra de 1949, es un crimen de guerra”.

Para aquellos no tan versados ​​en la historia del mundo moderno, como esta jovencita, la Convención de Ginebra se refiere específicamente al trato de civiles y prisioneros de guerra durante el combate. Estableció un conjunto de leyes universales para ayudar a proteger a aquellos que no están involucrados en la lucha.

Teóricamente, Ava tiene razón, aunque comparar un aula con una zona de guerra es algo muy audaz por parte de la jovencita.

En cualquier caso, los lectores de Twitter se divirtieron mucho con la nota, ya que 156.000 usuarios retuitearon la ingeniosa publicación y a otros 514.000 les gustó. Les gustó tanto que, de hecho, la mayoría de los que reaccionaron al posteo querían darle a Ava una bonita recompensa por su honestidad.

Al final, parece que Ava también recibió un helado que le dio su papá.

Si esta ingeniosa historia te gustó, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo el mundo.

Chico con parálisis cerebral invita a su amiga al baile con una serenata muy especial

TE RECOMENDAMOS