Niña queda “potencialmente marcada de por vida” luego de reacción alérgica a un tatuaje temporal

Por Daksha Devnani y Simone Jonker - La Gran Época
01 de Junio de 2019 Actualizado: 01 de Junio de 2019

Advertencia: el siguiente informe presenta contenido gráfico

Los tatuajes temporales de henna negra que contienen parafenilendiamina (PPD) son un peligro para la salud y pueden causar cicatrices permanentes, advirtieron expertos después de que una niña de 7 años sufriera quemaduras químicas graves.

Madison Gulliver, entonces de 7 años, y su hermano Sebastián, de 9, estaban de vacaciones con sus padres en un lujoso hotel de Hurghada, Egipto, en julio de 2017. Sin embargo, su madre se enfermó repentinamente con por infección de vesícula biliar. Los niños eran muy buenos y se quedaron al lado de su madre en el hospital para hacerle compañía.

Por ser buenos, papá les obsequió un tatuaje temporal de henna negra solo por un poco de diversión. Sebastián se quejó de picor, por lo que su modelo fue eliminado inmediatamente. Solo después de llegar a casa en Inglaterra el 25 de julio de 2017, Madison se quejó de que su tatuaje le picaba.

Su bonito tatuaje, que iba de los dedos al codo, pasó de ser una erupción cutánea roja, después de tratar de quitárselo, a ampollas en erupción.

“Comenzó a ampollarse, así que empezamos a buscar en Internet sobre los tatuajes de henna y fue entonces cuando nos dimos cuenta de todas las cosas preocupantes”, dijo el padre de Madison, Martin, a The Metro.

El padre, que también era gerente de Royal Mail, añadió: “Creo que en parte es culpa mía porque yo no lo sabía, pero también es culpa del salón de belleza porque están usando productos químicos peligrosos en los niños”.

Los médicos recetaron cremas con esteroides para su aplicación, pero cuando las ampollas no desaparecieron, Madison fue trasladada de inmediato a A&E y posteriormente a especialistas en quemaduras del Hospital del Distrito de Salisbury.

Su padre dijo: “Empezamos a entrar en pánico. Nunca lo habían visto antes, y cada vez que entrábamos probaban cosas diferentes, pero cada vez era peor”.

Un alto nivel de la sustancia química llamada parafenilendiamina, o PPD, que se añade a la henna haciendo que los tatuajes parezcan más oscuros, se encontró en las ampollas del brazo de Madison.

“Los médicos de una unidad especializada en quemaduras tuvieron que cortarlas. Decidieron tratar la piel quitando las ampollas para poder acceder a la piel quemada que había debajo”, contó Martin. “Quedó potencialmente marcada de por vida después de hacerse un tatuaje de henna”.

“Pensaron que podrían absorber las ampollas y frotarlas, pero eso no era posible ya que eran muy gruesas, así que tuvieron que cortarlas”.

Sin embargo, el padre dice que Madison fue muy valiente, “Ella quería ver lo que estaban haciendo, así que no pudimos hacer que mirara para otro lado, era muy buena y seguía diciendo ‘te has perdido una'”.

Después de este incidente con su hija, Martin advirtió a otros sobre el peligro potencial de los tatuajes de henna negra.

“Enviamos un correo electrónico al hotel, pero dijeron que no hay nada malo con la henna, y que debe ser un problema con mi hija”, dijo Martin. “Cuando respondí, les envié un enlace a los peligros de la enfermedad y les dije que hablaran con su propio médico, que había sido entrenado en el Reino Unido”.

El hotel en Hurghada se disculpó y dijo que dejaron de ofrecer los tatuajes.

Según los informes de 2017, la madre de Madison, Sylvia, contó que los médicos esperaban que las cicatrices desaparecieran en dos años.

Las penurias de Madison también fueron experimentadas un año después por otro niño. En agosto de 2018, un niño de siete años llamado Owen Richardson se hizo un tatuaje de henna negra durante sus vacaciones en Salou, España.

Una semana después de regresar a casa de sus vacaciones en Consett, County Durham, el pigmento de color negro comenzó a desprenderse y tenía el aspecto de dolorosas quemaduras químicas, lo que provocó la erupción de ampollas en su cuerpo.

La madre angustiada, Leanne Richardson, dijo a The Sun: “No sabíamos nada de los peligros de los tatuajes de henna cuando finalmente lo busqué en Google, mi sangre se congeló”. La madre reveló que el niño se hizo tres tatuajes, incluyendo un contorno de dragón y la huella de una pata en su brazo derecho, además de un diseño tribal en el pecho.

En el plazo de una semana, el niño fue llevado a A&E. Los médicos del Hospital Universitario de North Durham vistieron su piel ampollada con enormes vendajes. Además de eso, al pequeño se le dio una crema con esteroides, un tratamiento de antibióticos y tabletas para la alergia.

“Nos hablaron de PPD con henna negra y vistieron todas sus quemaduras, estaba cubierto de vendas como una momia”, compartió Leanne.

Sin embargo, según la madre de Owen, las quemaduras no le causaron ningún dolor; aunque se sintió “cohibido”. Owen usaba camisas de manga larga para cubrir sus cicatrices.

*****

A continuación:

Los practicantes de Falun Gong están siendo asesinados por sus órganos en China

TE RECOMENDAMOS