Niña revela sus recuerdos de vidas pasadas después de ayudar a un monje que mendigaba comida

Por Su Lin
31 de Agosto de 2020
Actualizado: 31 de Agosto de 2020

Muchas personas pueden recordar sus vidas anteriores. A veces, es para que la gente sepa que existen vidas pasadas. En otros casos, sirve para devolver karma.

Un monje estaba pidiendo comida al mediodía. Vio a una niña recoger hojas de un árbol de moras. Se acercó a ella y le preguntó: “¿Hay algún lugar donde pueda conseguir comida?”.

La niña respondió: “Una familia de apellido Wang, a unos tres o cuatro li [un li equivale a un tercio de milla] de aquí, está preparando comida vegetariana para los monjes. Ve ahora. Estarán felices de recibirte”.

El monje siguió sus instrucciones y llegó a una residencia. Estaba encantado de ver a un grupo de monjes sentados a comer y fue invitado a unirse a ellos. Después de la comida, la esposa del anfitrión estaba perpleja de que el monje supiera sobre el almuerzo y pudiera llegar a tiempo. El monje le contó lo de la niña que recoge hojas del árbol de moras.

El anfitrión y su esposa no podían creer lo que escucharon. “Llévanos con la niña”, dijeron.

Cuando la niña vio al anciano anfitrión y a su esposa, bajó del árbol, tiró la canasta y entró en su casa. El anfitrión y su esposa la persiguieron hasta la casa. Resultó que los padres de la niña eran conocidos de ellos.

La niña se atrincheró en la casa con una cama.

Su madre preguntó al anfitrión y a su esposa qué podía hacer por ellos. Dijeron: “Hoy estábamos preparando un banquete vegetariano para algunos monjes. Un monje se acercó y dijo que una joven le había hablado del almuerzo. No le dije a nadie sobre mi plan. Así que me pregunto cómo su hija pudo saber sobre el banquete”.

La madre de la niña trató de convencerla de que saliera, pero ella simplemente se negó. La madre se puso nerviosa y la regañó.

La niña dijo: “No quiero ver al anciano y su esposa. ¿Cuál es el problema?”.

Su madre le preguntó: “¿Por qué no los quieres ver?”.

El anfitrión y su esposa estaban aún más desconcertados. Le suplicaron que saliera.

La niña gritó: “En este día y fecha, ¿qué pasó con el vendedor de cabras y sus dos hijos?”.

Tan pronto como la pareja escuchó eso, salieron corriendo sin siquiera mirar atrás.

La madre de la niña le preguntó qué había sucedido. La hija explicó: “En una de mis vidas anteriores, era una vendedora de cabras que venía de Xiazhou. Pasé la noche en la mansión del anciano. Nos mató a mis hijos y a mí esa misma noche y se llevó nuestro dinero.

“Luego, en mi última vida, fui su hijo y la luz de sus ojos. Me enfermé gravemente a los 15 y morí a los 20. El dinero que gastaron en mis medicinas fue varias veces más de lo que me habían robado. También han contratado monjes para realizar un rito en el aniversario de mi muerte todos los años. La pareja de ancianos suele pensar en mí y llorar. El monje me preguntó dónde podía conseguir comida y le dije que fuera a casa de los Wangs. El rencor terminó ahí”.

¿Quién pecaría si supiera que algún día tendría que pagar por ello? Nadie puede escapar del karma.

Adaptado de “El libro de la historia no oficial”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Músico virtuoso describe la conexión entre la virtud y la música en el mundo moderno

TE RECOMENDAMOS