Niña se quema la cara mientras jugaba con un desinfectante de manos que se incendió

Por The Epoch Times
28 de Noviembre de 2020
Actualizado: 28 de Noviembre de 2020

ADVERTENCIA: ESTE ARTÍCULO INCLUYE CONTENIDO QUE ALGUNOS LECTORES PODRÍAN ENCONTRAR PERTURBADOR.

Una niña de Ohio sufrió terribles quemaduras en la cara después de que el desinfectante de manos con el que estaba jugando se incendiara.

Izabella Reaume, de 6 años de edad, de Toledo, quedó con serias cicatrices de quemaduras en su cara, las cuales se extienden de oreja a oreja, después de jugar con una botella de desinfectante de manos que prendió fuego.

La niña fue trasladada al hospital, donde los médicos lucharon por salvarle la vida. Ahora, Izabella tiene que llevar una prenda de presión en su cara durante 23 horas al día.

La madre Larrissa Schaffenberg, de 29 años, quiere advertir a otros padres sobre los peligros que conlleva dejar por descuido desinfectantes para manos en cualquier lugar de la casa.

Izabella Reaume, 6 años, antes que ocurriera el trauma del desinfectante de manos. (Caters News)

Izabella estaba jugando afuera con su prima y una amiga, vigilada por una niñera después que Larrissa se fue a trabajar.

Sin embargo, apenas 45 minutos después de salir para el trabajo, Larrissa recibió la grave noticia a través de una llamada telefónica, pidiéndole que fuera al hospital rápidamente.

El desinfectante de manos se incendió después de que uno de los niños con los que Izabella jugaba trajera un encendedor y accionara el interruptor.

“No llevaba ni 45 minutos en el trabajo y mi teléfono empezó a sonar, contesté y la niñera me dijo que mi niña de seis años se había quemado”, dijo Larrissa, una madre de tres hijos que trabaja en una tienda de delicatessen.

“Mi corazón se hundió y empecé a entrar en pánico, dejé el trabajo enseguida y me dirigí a encontrarme con ellos en el hospital”.

“Cuando llegamos al hospital, la llevé en mis brazos. Cuando vi lo que le había sucedido a su rostro, me sentí devastada. Mi hermosa niña, ¿cómo pudo pasarle esto?”, dijo.

(Caters News)

Larrissa dijo que su hija estaba jugando en el jardín delantero, con su hermano mayor, su primo y uno de los hijos de la vecina, como de costumbre, cuando ocurrió el desafortunado incidente.

“Estaban jugando con un desinfectante de manos que había estado por ahí porque lo usábamos todo el tiempo para protegernos de COVID-19”, dijo la madre.

“Estaban jugando y echando chorros de agua, y algunos cayeron en la cornisa del porche. El hijo de uno de los vecinos tenía un encendedor y lo encendió. Se prendió fuego y atrapó la cara de Izabella”, añadió.

Al llegar al hospital, los médicos curaron las heridas de la pequeña Izabella, le administraron medicamentos para adormecer el inmenso dolor y limpiaron todas las quemaduras. La niña pasó la noche en el hospital.

Larrissa dice que después de salir del hospital, tuvo que limpiar las quemaduras de su hija dos veces al día antes de quitar y volver a aplicar la gasa. En agosto, Izabella recibió una prenda de presión, que tiene que llevar en la cara durante casi todo el día.

Izabella necesita llevar una prenda de presión en su cara durante 23 horas al día. (Caters News)

“La prenda de presión va a ayudar a presionar y aplanar las cicatrices de Izabella para que su cara se cure lo mejor posible”, dijo Larrissa. “No solo depende de la rapidez con la que se repare su pequeño cuerpo”.

“No necesita ningún injerto de piel, lo cual es una suerte. Sus cicatrices han recorrido un largo camino hasta ahora, ya se cerraron. Al principio, estaban abiertas y se filtraban constantemente”.

Larrissa dijo que solo tres meses después del terrible accidente Izabella pudo mirarse en el espejo por primera vez. Su joven hija estaba muy asustada de ver las cicatrices por las quemaduras.

“Es desgarrador, mi pequeña cree que ahora es fea”, dijo la madre. “Tengo que decirle todos los días que es hermosa y que no tiene que verse igual que todos los demás para serlo, pero muchas veces no me cree”.

“Algunos días son mejores que otros, un día intentará ignorar las cicatrices, y al día siguiente está muy molesta y piensa que es horrible otra vez”, dijo.

Izabella con su madre antes del incidente del desinfectante de manos que le dejó cicatrices en la cara. (Caters News)

Debido a las restricciones del coronavirus, Izabella asiste a una rutina escolar por Internet, que le permite apagar su cámara para que sus compañeros no la vean. La madre dijo que su hija pequeña está preocupada por ser acosada por sus cicatrices.

“Estoy tan sorprendida de que el desinfectante de manos pueda causar tanto daño”, dijo Larrissa. “No sabía que podía explotar así. Ha sido tan traumático para Izabella, que me siento terrible de que le haya pasado esto”.

“Ha demostrado que es una niña muy fuerte y sé que al final estará bien, dado que con el paso del tiempo las cosas se están facilitando un poco”, añadió.

La Agencia Caters News contribuyó con este informe.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Descubra

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

TE RECOMENDAMOS