Salva a un bebé de 8 meses expulsado de un auto debido a un accidente en plena carretera

Por Michael Wing
10 de Agosto de 2019 Actualizado: 10 de Agosto de 2019

No es tan improbable que seas testigo de un terrible accidente automovilístico por lo menos una vez en tu vida, tal vez deteniéndote para hacer una declaración de testigo después. No muchos se encontrarían sacando a un sobreviviente de un accidente automovilístico, pero a algunos les sucede.

Los instintos maternos de Tulonga Neputa se aceleraron cuando vio a un niño que aparentemente había sido expulsado en medio de un reciente accidente automovilístico en Sudáfrica. Ella y su grupo estaban conduciendo cuando se encontraron con un accidente de vehículo que acababa de ocurrir, e inmediatamente se detuvieron.

Tulonga solo podía pensar en sus propios hijos cuando al instante abrió la puerta del auto y salió saltando. Una de sus compañeras comenzó a grabar la escena en vídeo. Tulonga es vista corriendo hacia el accidente en busca del niño, rezando a Dios todo el tiempo.

Segundos después, la vieron regresar con el niño en brazos, un niño identificado más tarde como Dex, de 8 meses de edad, que lloraba incontrolablemente en la escena. Tulonga estaba entrando en pánico y rezando.

Ella trató de calmarlo. Meceó al niño y continuó rezando. Ella le dijo repetidamente, “No llores bebé, todo estará bien”, reportó GodUpdates. Eventualmente, el niño se calmó.

Después del incidente, Tulonga explicó a los medios de comunicación: “Estaba sangrando por la boca y la nariz”.

“Uno de los otros conductores dijo que parecía como si su brazo estuviera roto, y tuvimos que moverlo con mucho cuidado”, agregó.

“Estaba tan preocupada por ese niño. Cuando tuve que entregarlo a los paramédicos en la escena del accidente, recé y recé para que estuviera bien porque no sabía si sus padres habían muerto en el accidente”, añadió.

Cuando finalmente entregó el bebé a los primeros que respondieron, ella pronunció una última oración: “Dios, no tomes a este. No puedes reclamar a este”.

Sin embargo, en el calor del momento, Tulonga estaba tan concentrada en salvar una vida que solo se dio cuenta más tarde de la gravedad de lo que había presenciado. Fue una escena realmente horrible.

Tulonga se dio cuenta que la escena era un caos, informó a través de GodUpdates. “Volví a ver la escena. Fue horrible, con partes de cuerpo por todas partes”.

Después de que las heroicas imágenes que había tomado el amigo de Tulonga se publicaron en las redes sociales, se convirtió en algo viral. No solo eso, sino que Tulonga incluso comenzó a recibir mensajes de admiradores de todo el mundo, desde lugares tan lejanos como Nueva York y Carolina del Norte.

Mientras tanto, expresó su decepción al ver a tantos transeúntes demasiado ocupados tomando fotos con sus teléfonos en lugar de rescatar a las víctimas del horrible accidente. También compartió su mensaje con el mundo, diciéndole a la gente que disminuyan la velocidad y “tengan empatía los unos con los otros”.

Afortunadamente, las oraciones de Tulonga fueron respondidas y Dex está bien, aunque tristemente, su abuelo y otros cuatro murieron en el accidente. Ella pudo reunirse con el niño más tarde, cuando aprovechó la oportunidad para dar gracias a Dios. “Cuando me vio hoy, extendió sus manos para que yo pudiera cargarlo”, dijo ella. “Alabado sea Dios, estaba tan feliz de abrazar a ese niño”.

También se ha acercado a la familia de Dex y dijo que lo considera como un tercer hijo.

Afortunadamente unas buenas personas llamaron a los rescatistas para que liberaran al pobre venado…

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS