Niño de 11 años se engancha un anzuelo en el párpado y se lo sacan sin anestesia

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
08 de Agosto de 2019 Actualizado: 08 de Agosto de 2019

Un niño de 11 años de edad de Nueva Carolina, Estados Unidos, hizo una pesca que difícilmente podrá olvidar. Estaba atrapando un pez pero los ganchos se soltaron y se incrustaron en su cara. Uno de ellos lo hizo justo bajo su ojo izquierdo y otro en el parpado superior.

El pequeño llegó al centro de emergencias del hospital y pidió que se lo sacaran rápido sin anestesia.

El menor de nombre Manning Ruff estaba pescando el jueves pasado a unos cientos de metros de su casa en Cane Bay, Sumerville, y al momento de enganchar al pez  tiró de la línea y el anzuelo se salió y atrapó el párpado su mejilla muy cerca del ojo, informó 23Wifr.

Su familia relató a 23Wifr que Manning se dio cuenta de que no tenía su navaja para cortar la línea de pesca por lo que subió a su bicicleta con su caña, el carrete y el gancho aún incrustados en su cara y regresó a su casa. incrustados en su cara.

“Puso el anzuelo en un bajo en el banco y le enganchó el ojo. Volvió a casa en bicicleta y luego fuimos a urgencias”, comentó la familia en su página de Facebook.

“Cuando lo vi, le dije:’¡Whoa! “¡Sube a la camioneta!”, dijo Daniel y lo llevó al servicio de emergencias del Centro Médico Trident en Summerville, según 23Wifr.

“Él tranquilamente dijo:’Papá, tengo un gancho clavado en el ojo'”, declaró el padre a Fox News.

Además relató que el gancho en la mejilla del niño estaba incrustado a un cuarto de pulgada de profundidad, lo que hizo que los médicos pidieran analgésicos para proceder a sacarlo pero Manning no quiso.

:’Te vamos a dar analgésicos’, y él dijo:’No, gracias, sólo sácalo'”, añadió el padre destacando a Fox News que “Mientras trabajaban en él, él sólo apretaba los dientes y los dejaba trabajar”.

“Te diré qué… Este es un chico duro”, comentó la familia en Facebook ya que soportó el dolor sin analgésicos. El chico más duro que conozco. Por la gracia de Dios, su ojo no se hizo ni un rasguño.

Para remover el gancho este debió ser empujado a través de su párpado, trabajando delicadamente para asegurarse de que su ojo no estuviera dañado, dijeron los médicos, según 23Wifr.

La familia concluyó que había aprendido algunas lecciones con este accidente: “Las gafas de sol y una navaja de bolsillo son obligatorias mientras se pesca”.

En un siguiente posteo de Facebok publicó la siguiente foto del hijo con gafas y con una gran pez atrapado en sus manos.

“¡Es el joven más duro que he visto en mi vida! Es un vaquero de Wyatt Earp. Me alegra ver que aún queda uno. ¿No hay un grupo de apoyo, sorbo de chocolate caliente, sala de LEGO, premios de participación para él! Es Fantástico!!!!!?, comentó un usuario en la página de Facebook de Daniel Ruff.

***

A continuación

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS