Niño de 5 años a punto de morir por tumor cerebral se recupera milagrosamente, sorprendiendo a médicos

Por The Epoch Times
01 de Octubre de 2020
Actualizado: 01 de Octubre de 2020

Un niño de 5 años que casi muere luego que los médicos le descubrieron un tumor cerebral se recuperó milagrosamente y regresó a la escuela después de una exitosa cirugía.

Harry Garside, de Knowsley, Inglaterra, empezó a presentar signos de que algo no iba bien en julio, cuando empezó a hablar con voz tonta.

Harry Garside, de 5 años, con su uniforme escolar con su madre, Laura. (Caters News)

Sin embargo, su madre, Laura, de 39 años, lo desestimó, pensando inicialmente que su hijo pequeño estaba llorando por atención en medio del encierro mientras ella intentaba hacer malabares entre la casa, el cuidado de Harry y su hermana mayor, Isobel.

“La voz se le fue de la noche a la mañana, él tan solo se despertó un día y estaba hablando como un sordo Al Pacino”, dijo Laura a la Agencia de Caters News.

Sin embargo, la madre de dos niños comenzó a preocuparse cuando Harry, a quien le encantan los sombreros, empezó a sentirse deprimido, se quejaba porque no veía bien y le molestaba el estómago también.

“Dijo que su estómago no estaba bien y luego dijo que sus ojos se habían vuelto raros y pensó que necesitaba gafas”, recordó Laura. “Sabía que sus ojos estaban bien porque se los acababan de examinar y pensé que el encierro le estaba afectando”.

Laura llevó a Harry a un centro local sin cita previa y luego reservó una cita con el médico de cabecera para descartar cualquier problema.

Sin embargo, antes de la cita, la familia se tomó una semana de vacaciones en Bala, al norte de Gales.

En su camino de regreso de las vacaciones, Laura se detuvo para comprarle a sus hijos algunos nuggets de pollo. Pero en el momento en que el niño dio el primer mordisco, Laura recordó: “Era como si la comida no pudiera bajar por su garganta, podía ver todos los músculos de su cuello sobresaliendo y la comida bajando muy lentamente”.

La madre preocupada tomó un desvío e inmediatamente llevó a Harry a la sala de urgencias del Hospital Infantil Alder Hey.

Después de una endoscopia, los médicos inmediatamente realizaron una cirugía para remover lo que pensaban que era un quiste infectado en la garganta de Harry, pero más tarde descubrieron que eran los restos de un nugget de pollo.

Harry con un respirador en el hospital. (Caters News)

Sin embargo, después de la cirugía, la condición de Harry continuó deteriorándose. Al notar que algo neurológico estaba afectando la capacidad de Harry para ingerir con seguridad, los médicos ordenaron una resonancia magnética, que reveló que el joven tenía un tumor cerebral en el tallo del cerebro de tamaño significativo. El tumor estaba en la parte del tallo cerebral que afectaba su habla y su capacidad de tragar.

En los días siguientes, la condición de Harry empeoró dado que los restos de comida entraron en sus pulmones y le causaron neumonía, sepsis y un colapso pulmonar. El joven, que luchaba por su vida, fue enviado a la unidad de cuidados intensivos (UCI).

Después de un tratamiento con antibióticos, se decidió someter a Harry a una operación para extirpar el tumor.

“Desde el principio estuvieron bastante seguros que no era canceroso”, dijo Laura a Liverpool Echo. “Pero eran escépticos a que pudiera volver a comer otra vez y necesitaría una tarsectomía durante un corto o mediano tiempo, si no para siempre”.

(Caters News)

La madre angustiada se preguntaba qué había sucedido con su pequeño, que siempre fue normal y nunca había tenido problemas de salud.

Laura recuerda haberle suplicado a los médicos que evitaran que el niño muriera.

En la primera semana de agosto, Harry se sometió a una delicada operación de nueve horas para extirparle el tumor cerebral, según la Agencia Caters News.

“Cuando le retiraron el respirador después de la operación pudo hablar casi de inmediato”, dijo Laura, recordando el momento. “Escuchar su voz de nuevo fue como escuchar a un bebé recién nacido llorar por primera vez, fue un gran alivio”.

Harry en el hospital después de una milagrosa recuperación. (Caters News)

Al presenciar esto, los médicos se quedaron asombrados, porque no lo podían creer. “Ahora todos lo llaman un pequeño milagro”, compartió Laura.

El niño ya puede comer y beber y ha empezado a regresar a la escuela gradualmente, de acuerdo a un tweet.

La cicatriz de Harry Garside en su cuello después de la operación. (Caters News)

Al lograr que su hijo hiciera tantos progresos mientras se recuperaba, Laura agradeció al personal médico todo el apoyo que le dieron para cuidar a Harry. Dijo que estará “eternamente agradecida con el maravilloso personal del Hospital Infantil Alder Hey, desde el equipo de neurocirugía hasta el dedicado personal de cuidados intensivos y todo el maravilloso personal de enfermería y de apoyo, cada uno jugó un papel esencial para salvar la vida de Harry”, según el sitio web de Everton FC.

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en emg.inspired@epochtimes.nyc


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre a continuación

Niño fue separado de su mamá a los 12 años pero nunca perdió la fe de volverla a ver

TE RECOMENDAMOS