Niño de 6 años se traga 64 bolitas magnéticas de un juguete, se salva pero pierde parte del ntestino

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
20 de Agosto de 2019 Actualizado: 20 de Agosto de 2019

Un niño de seis años se tragó a escondidas decenas de bolitas magnéticas de un “juego educativo” y cuando estos hicieron efecto en su pequeño cuerpo fue trasladado de urgencia al hospital más cercano.

Los médicos dijeron que el niño llegó al centro de salud “con dolores de estómago paralizantes”, informó The World News el 19 de agosto.

Una radiografía mostró que en su intestino estaban alojadas una gran cantidad de diminutas esferas metálicas magnéticas por lo que había que operar de inmediato.

Los hechos ocurrieron en China y demuestran una vez más cuán peligrosos pueden ser algunos juguetes llamados “educativos”, los cuales deberían ser usados con una estricta vigilancia de los mayores.

El pediatra, Xu Bo, dijo a los medios de comunicación locales que junto con sacarle las bolitas tuvieron que extirpación al menor secciones del intestino delgado y el apéndice, según The World News.

Buckyball: las bolitas de neodimio de este juguete didñactico son altamente peligrosas si son tragadas por los menores. (Wikimedia Commons)

“Dos días antes de la cirugía, el niño se tragó lo que descubrimos que eran 61 cuentas magnéticas. Sus padres no lo sabían”, dijo el Dr. Xu, según Daily Mail. La madre del niño le reveló que ella le compró un juego de 64 buckyballs, y que el niño admitió que se los comió.

El médico dijo que este tipo de cuentas magnéticas se fabrican con neodimio y llevan imanes. Podrían haberle roto el intestino, lo que habría puesto su vida en “peligro real”.

El neodimio es un elemento químico metálico con aspecto plateado brillante altamente reactivo, que se oxida rápidamente y pertenece al grupo de tierras raras.

La cirugía para extraer las cuentas magnéticas de los intestinos del niño duró tres horas, reveló el Dr. Xu.

La siguiente es una magen de un niño de cuatro años hospitalizado por tragar trozos de un juguete magnético en navidad. Su madre compartió la foto para dvertir a otros padres:

Bolitas de neodimio perforan el estómago de un niño

En noviembre de 2018 el niño Mikah Arvidson se quejó de graves dolores de estómago la noche de la fiesta de Hallowen en que los pequeños suelen salir disfrazados a pedir dulces.

Según un reporte de Med News, sus padres pensaron que era un caso de infección viral y no lo llevaron al hospital hasta que habían pasado tres días en que el menor vomitaba en modo constante con fuertes dolores estomacales.

Los médicos le sacaron una radiografía y le descubrieron 14 imanes diminutos incrustados en su intestino delgado. Le habían perforado el revestimiento y estaban filtrando bilis hacia su estómago.

El pequeño, ignorante de los daños, confesó que había estado jugando a escondidas con un juguete de bolitas ,magnéticas de su hermano y cuando este llegó para que no lo descubriera se las metió a la boca e inadvertidamente se las tragó.

Los imanes en el estómago de Arvidson eran parte del juguete Zen Magnets, también fabricados con neodimio.

“Nos dijo que se los había tragado, pero pensó que eran sólo un par de veces y que no le importó nada, así que se le olvidó”, dijo la madre, según Med News. “Estábamos horrorizados de que estuvieran sentados dentro de él durante tres días”.

Los doctores le practicaron a Mikah tres cirugías iniciales para reparar el daño a sus intestinos y eso no terminó ahí fácilmente, añade el informe. Después de medio mes, el menor aún no podía ni comer ni beber por su cuenta. Además presentó fiebres altas todos los días.

Mikah dijo que quería advertir a otros niños del peligro de tragarse algo.

“Mami, ojalá pudiera retroceder en el tiempo y preguntarle a mi hermano si podía jugar con sus juguetes y espero poder decirles a todos los niños de la ciudad que no hagan esto”, dijo el niño, según su madre.

***

Le puede interesar

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

[/epoch_video]

TE RECOMENDAMOS