Niño desconsolado abraza tiernamente el ataúd de su mamá y se pregunta por qué no está durmiendo con él

Por EMG INSPIRED STAFF
24 de Septiembre de 2019 Actualizado: 24 de Septiembre de 2019

La muerte de un ser querido puede ser uno de los retos más difíciles. Es particularmente difícil para los niños lidiar con la pérdida, ya que es posible que no entiendan la muerte y se confundan cuando las personas a las que aman los abandonan repentinamente para siempre.

En esta historia que circuló en Internet en el 2016, un niño de San José, Mindoro Occidental, Filipinas, no podía entender por qué su madre no dormía junto a él, sino en el ataúd.

Khayne Kheian Naelgas Castro, de cinco años de edad, fue llevado al funeral de su madre, que acababa de fallecer poco después de dar a luz a su hermano pequeño.

El niño estaba preguntaba dónde estaba su mamá, Kaye Angeles Naelgas-Castro. Luego la encontró, aparentemente dormida, dentro de un ataúd blanco. Simplemente no podía comprender lo que le había pasado a su madre y preguntó por qué su madre no dormía a su lado.

Khayne levantó una silla para abrazar el ataúd y miró a su madre, preguntando: “¿Por qué mamá no duerme a mi lado?”. Los familiares que asistieron al funeral no sabían cómo explicarle que su madre había fallecido mientras daba a luz a su nuevo hermano.

La abuela de Khayne, Marichu Gabriel, tomó fotos de Khayne apoyando su cabeza en el ataúd y las publicó en Facebook.

Cómo explicas cuando tu hijo te pregunta: “¿bakit di ko katabi na matulog si Mama?” (“¿Por qué mamá no duerme a mi lado?”)… Tan desgarrador…, escribió Marichu. “Arrastró la silla él solo y trepó para abrazar a su mamá… Mi corazón se detuvo cuando vio eso…”.

En otro posteo desgarrador, Marichu compartió fotos de un Khayne de aspecto triste sentada al lado del ataúd de su madre, aparentemente llorando la pérdida.

“Cada noche, cuando todo lo demás está tranquilo, cuando todos se han ido y se han despedido y no hay nadie con quien jugar, nuestro pequeño niño ponía el ventilador en posición firme hacia su lugar favorito en los últimos 5 días…. Su zona de confort… Al lado de su mamá…”, escribió.

Según Marichu, el hermano recién nacido de Khayne, Cyril Khayzer, también estaba luchando por su vida. El bebé fue llevado apresuradamente a un hospital más grande fuera de su municipio después de que su madre respirara por última vez.

Afortunadamente, el bebé sobrevivió y regresó a casa semanas después.

Un mes después, Marichu compartió otro triste posteo sobre su nieto, que todavía estaba de luto por la muerte de su madre.

Ella escribió: “Me acosté con este niño anoche. Me abrazaba todo el tiempo mientras dormía. Por la mañana, se despertó y me miró en silencio… ¿Y le pregunté por qué?”.

“Buhay ka na ulit mama…?” (“¿Estás viva otra vez mamá?”)… “Y yo estaba en silencio… Solo lágrimas…. De nuevo… Kaye, tu chico te echa mucho de menos… Cómo me gustaría que te quedaras con él otra vez…”.

Nuestras más profundas condolencias a Khayne y su familia.

En Filipinas, las muertes maternas durante el parto no son infrecuentes. En el 2014, la tasa de mortalidad de las madres que dan a luz, siendo la hemorragia una de las causas principales, era de 99 por cada 100.000 nacimientos. En contraste, algunos países con sistemas de salud bien desarrollados, como Japón y España, tienen solo 4-5 muertes maternas por cada 100.000 nacimientos; mientras que en el sur de Sudán, asolado por la guerra, la tasa es de 2.054 muertes.

Esta trágica escena en el funeral de la madre de Khayne nos recuerda lo comunes que son estos incidentes en Filipinas y en muchos otros países. Esperamos que todas las madres puedan ver a sus hijos crecer y aún así estar cerca para mimar a sus nietos.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Sus abuelos vivieron en una casa sin electricidad ni suministro de agua la mayor parte de sus vidas

TE RECOMENDAMOS