Niño fallece de forma extraña una semana después de nadar, ahora los padres advierten del peligro

Por Louise Bevan
17 de Julio de 2019 Actualizado: 17 de Julio de 2019

“¡Estaba lleno de vida!”, exclamó la afligida madre de un niño de 4 años que murió trágicamente a causa de un fenómeno médico poco común. Francisco Delgado III, de Texas, fue a nadar con su familia en la presa de la ciudad pero falleció en el hospital después de casi una semana entera.

El niño amante del béisbol parecía estar bien después de la salida familiar, pero experimentó diarrea y vómitos durante la semana después de estar en el agua. Sus padres, sin embargo, cuidaban a su hijo en casa, asumiendo que sufría de una enfermedad estomacal común.

El niño de 4 años, cariñosamente llamado “Baby Frankie” por su familia, se fue deteriorando a lo largo de la semana. Su padre, Francisco Jr., llamó al 911 después que el niño dejó de respirar. “De la nada, se despertó”, recordó el padre de Frankie. “Dijo ‘ahhhh’, respiró por última vez, y ya no supe qué hacer”.

Tara describió la escena que siguió en el hospital. “Entré”, recordó entre lágrimas. “Pude verlo tirado allí; todavía estaban trabajando en él. Yo estaba gritando: “¡Sólo déjenme tocar a mi bebé!”, continuó. “¡Tal vez necesita el toque de su mamá”.

Pero los pulmones del pequeño Frankie estaban llenos de líquido y no había nada que los médicos pudieran hacer. Excepto, que, ofrecer a los padres con el corazón roto una explicación.

Los médicos les dijeron a los padres devastados que su hijo había sido víctima de un “ahogamiento en seco”. Explica Parents.com que el “ahogamiento en seco” y el “ahogamiento secundario” están clasificados como lesiones por inmersión. El ahogamiento seco ocurre cuando una persona ingiere una pequeña cantidad de agua a través de la nariz o la boca, causando un espasmo en las vías respiratorias que a la larga hará que le resulte imposible respirar.

En lo que se clasifica como “ahogamiento secundario”, el agua entra en los pulmones, causando una inflamación que hace difícil y a veces imposible que el cuerpo transforme el oxígeno y el dióxido de carbono. El diagnóstico fue abrumador para los Delgado. “Ni siquiera estaba en el agua”, dijo Tara a CBS News con incredulidad”. ¡Solo….hasta la rodilla!”.

Aunque no está relacionado con el caso de Baby Frankie, la Dra. Kay Leaming-Van Zandt del Hospita Infantil de Texas habló con KTRK sobre las señales a las que hay que estar atentos. “Algunos niños tendrán síntomas poco después de que ocurra el ahogamiento”, explicó. “Algunos niños tendrán síntomas más tarde. Pueden parecer bien; desarrollan problemas respiratorios horas después del evento”.

“Solo toma una fracción de segundo”, continuó el médico, destacando la aterradora rapidez de la afección. “Ahogarse en silencio. No es similar a lo que se ve en las películas, donde hay mucha conmoción”.

A través del torbellino de información, Tara luchó por darle sentido a todo. “Como madre, no puedes imaginarte perder a tu único hijo”, le dijo a CW39. “Me siento tan vacía por dentro. Lo quiero de vuelta”.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: qimono/Pixabay)

Pero Tara y Francisco Jr., a través de su dolor, decidieron canalizar su energía para instar a otros padres a tomar en serio los síntomas comunes. “Si este era el propósito de su muerte, salvar otras vidas, entonces ya no puedo ser egoísta”, compartió Tara. Resultó ser una decisión admirable.

Garon Vega, de Colorado, pudo salvar la vida de su hijo de 2 años después de reconocer los síntomas de “ahogamiento en seco” de la historia de Tara y Francisco Jr., dice a  The Independent. Gio, el pequeño Vega, tragó agua durante una visita a la piscina de la comunidad. Poco después, tuvo fiebre y desarrolló dificultad para respirar.

Una radiografía confirmó los peores temores para Garon; había líquido en los pulmones de Gio. Los médicos pudieron salvar al niño y le dijeron a Garon que sin su rápida reacción, es posible que Gio no hubiera sobrevivido la noche. La deuda de gratitud de Garon con los Delgado fue inmediata.

“Siento que necesitaba hablar con los padres del pequeño Frankie y decirles”, dijo Garon a ABC 13. “No sé cómo decirlo, pero su hijo le salvó la vida a nuestro hijo”.

“Había un propósito”.

Una verdadera historia de dificultad y resiliencia que te hará emocionar hasta las lágrimas

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS