Niño mexicano pierde su cuaderno y se despide de sus padres: “Los quiero mucho. No me busquen”

Por Isabel Valencia - La Gran Época
12 de Octubre de 2019 Actualizado: 12 de Octubre de 2019

Un confundido o atemorizado niño huyó de casa en México porque había perdido los útiles escolares, lo que alarmó a las autoridades que iniciaron una intensa búsqueda.

Un papá y una mamá de la Ciudad de México se llevaron el susto de sus vidas cuando a sus manos llegó una carta de su hijo despidiéndose de ellos. “Lo lamento, mami, lo lamento papi, pero tuve que irme”, así comienza la carta en un pedazo de papel cuadriculado escrita por el pequeño Uriel Reyes de 8 años de edad, según informa El Imparcial.

La razón para huir de casa: “No tengo sacapuntas y no encontré el cuaderno”. A pesar de estar avergonzado, el chico expresó el profundo amor por sus padres. “Los quiero mucho. No me busquen. Los amé”, escribió Uriel. “Los quiero, con cariño los recordaré muchisimo, recuérdenme”, concluye la conmovedora carta con su firma.

Sus padres alertaron a las autoridades inmediatamente, los cuales iniciaron una rápida búsqueda del niño sin pensar que la nota se haría rápidamente viral. Afortunadamente, gracias al alcance de la historia, la Procuradoría intervino e informaron en las horas de la noche que habían localizado al pequeño que se encontraba sano y salvo bajo el cobijo de sus padres.

niño, casa, escuela, carta, cuaderno
Imagen ilustrativa. (Pixabay/ CCO)

Cuando los niños huyen de casa por alguna extraña circunstancia pueden tener serias consecuencias. Afortunadamente para el pequeño Uriel, su historia terminó en un buen desenlace, pero hay otros que no son tan afortunados. En Iowa, Estados Unidos, un niño de 13 años de edad salió de su casa en medio de una tormenta de nieve, porque sus padres le habían quitado el celular.

Días después de huir de casa, en la mañana del 27 de enero de 2019, las autoridades encontraron el cuerpo sin vida de Corey Brown. Los padres notificaron a las autoridades que tuvieron una discusión disciplinaria con su hijo y le quitaron el celular, motivo por el cual el chico decidió huir de casa en plena tormenta de nieve con temperaturas bajo cero.

Aunque los padres expresaron su infinito amor por su hijo desaparecido, también comentaron sobre el hecho de haberle quitado el celular como un acto disciplinario. “Es una interacción típica con un niño de 13 años, nada extraordinario. Pero él reaccionó emocionalmente a eso”, y desafortunadamente esto le costó la vida.

Los niños pequeños no siempre tienen conciencia de la magnitud de sus actos, por eso es muy importante tratar de concientizarlos de las terribles consecuencias que pueden tener acciones impulsivas y sin pensar o sin dialogar con algún adulto. Estos dos pequeños tuvieron destinos muy distintos, sin embargo, los padres tienen un papel fundamental en la educación adecuada a sus hijos.

*****

Te puede insertar:

Cómo Brasil escapó por poco de ser un desastre socialista como Venezuela

 

 

TE RECOMENDAMOS