Niño no hablaba hasta que un dentista descubre que tiene la “lengua atada”

Por Jack Phillips - La Gran Época
20 de Mayo de 2019 Actualizado: 20 de Mayo de 2019

Un niño de texas que se pensaba que no podía hablar, ahora puede hacerlo gracias a que un dentista descubrió que tenía la “lengua atada”.

Mason Motz, de 6 años, nació con una rara afección genética conocida como síndrome de Sotos, que incluye una apariencia facial distintiva, crecimiento excesivo en la infancia, retraso en el desarrollo y otros impedimentos.

“Desde que nació, ha tenido retrasos y problemas”, dijo Meredith Motz, su madre, a Inside Edition.

“Ha estado en terapia del habla desde que tenía poco más de un año”, dijo Motz. “Dormir siempre era estresante. Dejaba de respirar, tenía problemas para comer y tragar; en cada comida teníamos que quitarle algo que lo ahogaba. No recibía la nutrición que necesitaba. Sus dientes empezaron a tener problemas”.

Sin embargo, después de cinco años, sus padres lo llevaron a un dentista que se especializa en el tratamiento de niños con necesidades especiales.

“Detectamos una lengua atada”, dijo la Dra. Amy Luedemann-Lazar de Kidstown Dental en Katy, Texas, a la agencia de noticias. “Mason no era mudo, solo era incapaz de hablar. Llevaba años en terapia del habla y nadie le había mirado debajo de la lengua”.

Una lengua atada se conoce oficialmente como anquiloglosia, que es una condición presente al nacer cuando el tejido que conecta la parte inferior de la lengua con el piso de la boca restringe el movimiento de la lengua.

“Cuando te estás desarrollando (en el útero), tu lengua es parte del piso de tu boca”, dijo Luedemann-Lazar. “La lengua atada es una separación incompleta”.

Algunos bebés con este problema no tienen problemas para aprender a hablar, pero para otros, los problemas pueden ser extremos.

“Podía pronunciar el principio de la palabra, y proferir el final”, dijo Motz al New York Times en una entrevista. “Mi esposo y yo éramos los únicos que podíamos entenderlo”.

Primeras palabras

Luedemann-Lazar realizó un tratamiento con láser para eliminar el problema médico de Mason en 2017.

“Luego de 12 horas, estaba hablando y fue increíble”, dijo su madre.

Sus primeras palabras fueron: “Tengo hambre. Tengo sed. ¿Podemos ver una película?”.

“Estábamos ahí sentados pensando: ‘¿Acaba de decir eso?'”, dijo Motz al New York Times. “Sonaban como palabras”.

Otros problemas también desaparecieron, según el informe.

“Es como el día y la noche. Ya no tiene episodios de asfixia; está comiendo diferentes tipos de alimentos”, aseguró Motz. “Se está comportando mucho mejor en la escuela. Su comportamiento era un problema, porque estaba durmiendo mal por la noche, estaba constantemente cansado y no era capaz de expresarse. Ya no ronca más. Ya no tiene apnea del sueño”.

“Mason llegó callado, aprensivo y nervioso”, agregó. “Tuvo muchos desafíos… mirando su crecimiento y desarrollo, mirando su forma de respirar, mirando sus músculos, la identificando de la lengua atada y su corrección, y luego caminando con él… atravesar el proceso de rehabilitación de la función de la lengua ha sido asombroso. Es como la olla de oro al final del arco iris, porque eso es lo que Mason es”.

“Es brillante y tiene mucho que decir después de años de no poder comunicar lo que había en su corazón y en su cabeza. Así que es muy interactivo, divertido y dulce”.

Síntomas de la lengua atada

Los funcionarios médicos dicen que alguien con lengua atada puede tener dificultad para sacar la lengua.

“Típicamente, el frenillo lingual se separa antes del nacimiento, permitiendo que la lengua se mueva libremente. Con la lengua atada, el frenillo lingual permanece unido a la parte inferior de la lengua. Se desconoce en gran medida por qué sucede esto, aunque algunos casos de lengua atada se han asociado con ciertos factores genéticos”, dice la Clínica Mayo, que añade que es más común en los niños que en las niñas.

Puede traer aparejado problemas con la lactancia, problemas de habla, mala higiene oral y otros, dice la clínica.

*****

Te puede interesar

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

TE RECOMENDAMOS