Niño tenía prohibido entrar al ático de su abuela, cuando lo logra casi se desmaya

Por Isabel Valencia - La Gran Época
19 de Julio de 2019 Actualizado: 19 de Julio de 2019

En las casas antiguas de los abuelos no es raro encontrar algunas reliquias, pero seguramente jamás nadie hubiera imaginado encontrar… ¡a una momia en su sarcófago! Esta sorpresa fue la que se llevó un chico en Alemania, lo cual suscitó una seguidilla de investigaciones al respecto. 

Los niños son muy curiosos, en especial a la edad de 10 años quieren conocer el mundo, y con una sensación de misterio quieren indagar los rincones más recónditos de lugares desconocidos.

En 2013, Alexander Kettler, de 10 años de edad, estaba pasando un rato en casa de su abuela, en Diepholz, al norte de Alemania. Esas casas grandes y antiguas de los abuelos, siempre tienen recovecos y escondidijos que pueden cautivar fácilmente el sentido de aventura de un niño.

Manteniendo este sentido de aventura a flor de piel, el niño quiso indagar en el ático. Sí, él precisamente quería curiosear en ese oscuro lugar, donde a muchas personas hasta les daría pavor entrar a ese lugar lleno de reliquias antigüas que podrían ser mensajeros de historias aterradoras.

Imagen ilustrativa. (Créditos: Max pixel)

Cuando entró y empezó a buscar entre los cachivaches, se llevó un gran susto al ver una cosa grande y rectangular, algo parecido a un ataúd. Temeroso de que podría haber allí dentro, cuando lo abrió se encontró con algo que jamás se habría imaginado.

En realidad era un sarcófago egipcio, finamente decorado con jeroglíficos, y adentro tenía lo que los sarcófagos egipcios suelen tener: ¡una momia! El chico entre temeroso y dubitativo contó a su familia lo que había encontrado y se formó un revuelo entre los medios sociales de esa época.

“Niño alemán encontró una momia en el ático de su abuela”, seria el titular de la BBC. “Momia egipcia descubierta en el ático de un chico alemán”, sería el titular de The Telegraph. “Un niño de 10 años hace un impresionante hallazgo arqueológico en el ático de la abuela”, era el titular de The Blaze.

Tras el revuelo causado procedieron a investigar la autenticidad de la momia. El padre de Alexander, Lutz Wolfgang Kettler, dijo a los medios que él podría conocer la procedencia de la momia debido a que su mismo padre podría haber adquirido el sarcófago durante un viaje al norte de África en la década de 1950, según publicó The Telegraph. Sin embargo, el abuelo de Alexander, al parecer nunca había hablado sobre su contenido y había quedado en el olvido.

Además, según cuenta el padre de Alexander, no se sentía un olor desagradable en el hogar de la abuela y, seguramente la momia había estado en el ático por al menos 40 años.

Tras investigaciones realizadas a la momia, se descubrió que, después de todo, la momia era mitad auténtica, según reportó CBS News.

momia, Alemania, niño
Imagen ilustrativa. (Créditos: KHALED DESOUKI/ Getty Images)

Los expertos forenses del hospital universitario de Eppendorf en Hamburgo, la examinaron para conocer su edad y procedencia, y encontraron que la momia mostraba indicaciones de que podría tener unos 2000 años de antigüedad. Sin embargo tras semanas de investigaciones, descubrieron que solo el cráneo era auténtico, mientras que el esqueleto era de plástico, pero una sustancia que estaba esparcida en el plástico había dificultado la identificación de la misma.

¡Vaya sorpresa la que se llevó Alexander por meter sus narices donde no debía! Aunque finalmente hizo un descubrimiento que a pesar de no ser del todo auténtico, le daría la vuelta al mundo.

¡Qué lindo! 😍 Mira estos tiernos momentos cuando los niños ayudan a sus hermanitos❤

TE RECOMENDAMOS