Niños inmigrantes ilegales gozan de un estándar distinto en prueba de vacunación: docente de Florida

Por Patricia Tolson
14 de Septiembre de 2021
Actualizado: 14 de Septiembre de 2021

En los Estados Unidos, las escuelas deben aceptar a los hijos de inmigrantes ilegales como estudiantes. Pero una madre y educadora dice que los hijos de inmigrantes ilegales disfrutan de un estándar diferente en la prueba de vacunación que de los ciudadanos estadounidenses.

“Las escuelas públicas deben aceptar estudiantes ilegales y no requerir el mismo papeleo de registro para la admisión que nosotros exigiríamos a un ciudadano estadounidense”, explicó una educadora de Florida, quien habló con The Epoch Times bajo condición de anonimato por temor a perder su trabajo.

“Lo más preocupante”, agregó, “es que muchos distritos permiten la admisión y servicios de estudiantes ilegales hasta por 90 días antes de que se les requiera presentar registros como prueba de residencia o vacunación”.

“Las preocupaciones de los maestros sobre la inmigración ilegal y los menores no acompañados en Florida son válidas”, dijo Christina Pushaw, Secretaria de Prensa de la Oficina Ejecutiva del gobernador de Florida, Ron DeSantis, a The Epoch Times. “La administración Biden ha sido un fracaso abyecto en materia de inmigración. De hecho, la inmigración ilegal masiva es la política de la administración, independientemente del daño que esté causando a nuestras comunidades”.

La educadora explicó que, debido a que no pueden negar la inscripción de estos estudiantes que no aportan documentación, estos estudiantes son referidos a los Servicios Públicos. Debido a que no tienen registros de vacunación, también se los deriva al Departamento de Salud local y se les da “tres meses para completar y enviar su documentación”.

“Sin embargo”, señaló la docente, “ningún ciudadano estadounidense puede inscribir a su hijo sin un comprobante de vacunación”.

Riesgos para la salud

“Como dijo el gobernador DeSantis el mes pasado, Biden hizo campaña para ‘acabar con el virus’”, señaló Pushaw. “Pero, en cambio, ha ‘importado más virus de todo el mundo al tener una frontera sur abierta de par en par’”.

“Hay cientos de miles de personas que llegan cada mes”, dijo DeSantis durante una conferencia de prensa el 4 de agosto. “No solo los dejan pasar, sino que los cultivan en todas nuestras comunidades de este país. Los ponen en aviones, en autobuses. ¿Creen que ellos están preocupados por la COVID en esos casos? Por supuesto que no. ¿Quién sabe qué nuevas variantes hay? Pero puedo decirles que sean cuales sean las variantes en todo el mundo, ellos están cruzando esa frontera sur. Y, por lo tanto, [Biden] no está acabando el virus, está ayudando a facilitarlo en nuestro país”.

La docente dijo que el gobierno federal y los sindicatos de maestros conocen las restricciones impuestas a los ciudadanos estadounidenses para la inscripción escolar. Sin embargo, continúan “enviando” el creciente número de inmigrantes ilegales por todo el país, obligando a los sistemas escolares a acoger a los niños e ignorar las reglas que se aplican a los niños estadounidenses.

“Todos tienen la urgencia de que ‘los niños’ de este país necesitan ser vacunados para asistir a cualquier nivel de educación, que están obligados a usar mascarillas para proteger a los demás”, dijo la educadora. “Sin embargo, el gobierno federal está enviando a estos niños a todas partes y debemos aceptarlos de inmediato, independientemente de si tienen COVID o no han sido vacunados contra la COVID o cualquier otra enfermedad contagiosa”.

“Hace dos semanas, el gobernador DeSantis escribió al secretario (Alejandro) Mayorkas, exigiendo que el Departamento de Recursos Humanos cesara de inmediato cualquier reasentamiento de extranjeros ilegales en Florida y que, en cambio, los extranjeros fueran sacados de Estados Unidos”, señaló Pushaw. “Los residentes de Florida dan la bienvenida a la inmigración responsable y legal que sirve a los intereses de nuestro estado y del pueblo estadounidense, pero no podemos cumplir con la ilegalidad a la que la administración Biden está ayudando e incitando en la frontera suroeste”.

“Todos se preocupan por arreglar nuestro sistema de inmigración”, explicó la docente. “De hecho, tenemos las leyes, solo que simplemente no se están implementando, cumpliendo o siguiendo. Nos preocupan los ‘costos’ asociados con la entrada de extranjeros ilegales a nuestro país. Sin embargo, los costos totales nunca se calculan por completo porque, nuevamente, el gobierno federal distribuye a estas personas en todas las comunidades del país. Los costos se distribuyen entre diferentes presupuestos y líneas de pedido”.

Las leyes

“Una vez que nos damos cuenta de que estos estudiantes no tienen una residencia permanente, ninguna documentación legal, registros escolares, etc., no podemos reportarlos”, dijo la docente. “Podemos perder nuestros trabajos, ser multados y demandados si notificamos a cualquier agencia del orden público. Debemos proporcionar una ‘zona segura’ de las fuerzas del orden que hacen cumplir las leyes de nuestro país”.

De hecho, la Unión Americana de Libertades Civiles proporciona a los educadores un resumen de lo que las escuelas estadounidenses están obligadas legalmente a proporcionar a los estudiantes inmigrantes ilegales, así como de lo que no pueden hacer para evitar violaciones de los derechos civiles.

Como se describe en Public School Review, las escuelas no pueden:

  • Negar la matrícula de un estudiante en base a su condición de indocumentado;
  • Requerir diferentes procedimientos para determinar la residencia de un estudiante;
  • Participar en cualquier actividad que pueda disuadir a un estudiante de inscribirse;
  • Exigir a los estudiantes o sus padres que documenten su estado migratorio;
  • Hacer preguntas que puedan exponer el estado migratorio de un estudiante;
  • Requerir el número de seguro social de un estudiante para propósitos de inscripción.

Mientras tanto, la Asociación Nacional de Directores de Escuelas Secundarias proporciona a los inmigrantes ilegales una hoja de consejos para ayudarlos a navegar por los programas de asistencia pública.

“Las agencias de aplicación de la ley estatales y locales de Florida merecen total transparencia sobre dónde se reasenta a los inmigrantes ilegales en nuestro estado, incluidos los menores no acompañados”, dijo Pushaw. “El problema es que las fuerzas del orden público estatales y locales no tienen la autoridad para deportar a inmigrantes ilegales. Hacer cumplir nuestras leyes de inmigración es un deber del gobierno federal, y la administración Biden ha sido vergonzosamente negligente en este deber”.

“Desafortunadamente, hasta donde yo sé, la policía local nunca recibe información específica sobre inmigrantes ilegales individuales destinados a sus jurisdicciones”, dijo el alguacil del condado de Hernando, Al Nienhuis, a The Epoch Times, y agregó que está “sorprendido de que el gobierno federal no esté asociado con las fuerzas del orden locales ”para verificar que las personas que cruzan nuestras fronteras estén diciendo a los agentes fronterizos la verdad sobre su identidad y destino.

“Creo que ellos querrían verificar que la persona realmente vive en su destino propuesto”, agregó Nienhuis. “¿Por qué? Simplemente porque si la información proporcionada por el inmigrante ilegal en la frontera es una mentira, sería una gran señal de alerta para las fuerzas del orden público de que la persona es un terrorista, un fugitivo buscado de otro país, o un miembro de una empresa delictiva organizada. Cuanto antes sepamos que la persona no fue sincera, es mejor”.

Estándares diferentes

“Se requieren registros de vacunación para todos los estudiantes K-12 en Florida, excepto en casos de exenciones médicas individuales”, explicó Pushaw. “Muchos años de evidencia del mundo real nos muestran que las vacunas requeridas son de muy bajo riesgo para los niños y confieren enormes beneficios, protegiendo a los niños de enfermedades que tienen una tasa de mortalidad pediátrica mucho más alta que la COVID-19. El requisito de vacunación no se trata solo del bienestar de la comunidad escolar, sino también de la salud y seguridad de los niños inmigrantes. Si no se aplican los mismos requisitos de vacunación a los estudiantes inmigrantes, eso es emblemático de la hipocresía de la izquierda–ellos afirman preocuparse por el bienestar de las familias inmigrantes ilegales, pero no les importa si los menores no acompañados están protegidos contra enfermedades graves”.

“Tengo estudiantes que adoro y conozco su estatus”, compartió la educadora. “Somos un país tan compasivo y hacemos todo lo posible para ayudarlos. Lo único que realmente me molesta es que sé que los padres estadounidenses no pueden entrar por la puerta y registrar a sus hijos en la escuela sin la documentación adecuada sin que los rechacen. Estamos exigiendo a los padres estadounidenses que cumplan estos estándares, pero no exigimos a otros que cumplan los mismos estándares”.

“Los niños no son responsables de los delitos cometidos por sus padres”, admitió Pushaw. “Sin embargo, es una cuestión de sentido común hacer cumplir las mismas reglas para todos los estudiantes, incluidos los menores no acompañados”.

“En este momento, nuestra gran palabra de moda es ‘equidad’. Pero en este punto estamos quejándonos de ciertas personas hasta tal punto que lo estamos haciendo ‘inequitativo’ para otra persona”, agregó la docente. “Estamos alejando a los estadounidenses y no les estamos dando la misma oportunidad. No creo que eso sea justo”.

“Podemos perder nuestra licencia, podemos ser multados. Podemos ser atacados civilmente”, explicó. “Es horrible.”


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS