No crean lo que oyen

Por Dinesh D'Souza
14 de Junio de 2021
Actualizado: 14 de Junio de 2021

Comentario

Este fin de semana pasado hablé en un gran mitin de Wisconsin, organizado por Mike Lindell, el carismático fundador de MyPillow. El mitin contó con oradores como Charlie Kirk, fundador de Turning Point USA; el dúo de las redes sociales negras, Diamond and Silk; mi hija Danielle D’Souza Gill, que es presentadora de un nuevo programa semanal en Epoch TV; y el propio Lindell. Trump se comunicó y habló al público a través de Jumbovisión. El ambiente fue festivo, enérgico y entusiasta.

El tema del mitin no era el fraude electoral sino la libertad de expresión, un tema muy cercano a Lindell y que surgió varias veces durante el mitin. En mi opinión, este es el tema más importante del país en la actualidad. Es más grande que la economía, más grande que COVID-19, más grande que las leyes de integridad de los votantes, más grande que Antifa, el transgenerismo y la política de identidad.

¿Por qué? Porque ninguno de los otros temas tiene importancia realmente si no podemos hablar con franqueza y abiertamente sobre ellos. La libertad de expresión es la moneda básica de una sociedad democrática. Es el mecanismo mediante el cual se ventilan las posiciones controvertidas, a través del cual se produce el debate y la discusión, y a partir del cual se forma la opinión pública. Sin la libertad de expresión, Estados Unidos no es una auténtica democracia.

Además, la libertad de expresión forma parte de lo que nos hace seres humanos. Es la forma en que nos comunicamos no solo en el ámbito político, sino en todos los ámbitos. En la sociedad moderna, nosotros expresamos nuestra individualidad —que nos hace distintos— a través de cómo pensamos, cómo sentimos y qué decimos. Reprimir la libertad de expresión es deformar la personalidad humana, reducir a los seres humanos a algo menos que un humano. La censura es una forma de barbarie.

En el discurso que di en la manifestación hablé de cómo los censuradores digitales —un puñado de personalidades como Jack Dorsey, Mark Zuckerberg y un par más— fundamentalmente controlan el discurso de los estadounidenses en la plaza pública. ¿Quién puede negar que las plataformas tecnológicas, desde Facebook hasta YouTube y Twitter, son la plaza pública de hoy? La plaza pública, que antes era en gran medida libre, está ahora fuertemente controlada.

La arbitrariedad de este control puede verse en algunas agresiones recientes contra mí. Recibí un ataque en Facebook simplemente por publicar la declaración de Joe Biden de que Antifa es solo una idea. Él lo dijo. No obstante Facebook lo etiquetó como “falto de contexto”. ¿Qué contexto? ¿Dijo Biden otras cosas sobre Antifa que yo omití? No. En cualquier caso, ¿cómo se puede exigir razonablemente que todas las citas proporcionen un contexto completo? Si así fuera, nadie podría citar a otra persona sin proporcionar sus comentarios completos.

Facebook y otros censuradores digitales también cerraron el debate legítimo sobre los orígenes de COVID-19. Retiraron literalmente millones de mensajes porque contradecían la posición adoptada por los verificadores de hechos de Facebook. Según los correctores, COVID-19 procedía de un mercado húmedo de Wuhan, no del laboratorio de Wuhan. Se trataba de un virus natural, no de uno potencialmente mejorado mediante una peligrosa investigación de “ganancia de función”.

Ahora bien, es obvio que los verificadores de hechos no comprobaron ningún dato para llegar a esta conclusión. Nosotros lo sabemos porque no hay hechos que comprobar. No hay ninguna prueba de que COVID-19 provenga del mercado húmedo. Por el contrario, los indicios que sugieren una tesis rival fueron simplemente ignorados. Así que este es un proceso de revisión fraudulento y amañado que no se parece en nada a una auténtica comprobación de hechos.

Algunas personas piensan que la libertad de expresión es lo mismo que la Primera Enmienda. Pero esto no es cierto. La Primera Enmienda solo protege la libertad de expresión de la intervención directa del gobierno. En el caso de los medios digitales, el gobierno se coordina con los magnates digitales. En las audiencias, los demócratas exigen que Facebook, YouTube y Twitter censuren más. El gobierno proporciona protecciones legales a los censuradores en la Sección 230.

Pero la censura también es un problema fuera del ámbito gubernamental. Pensemos en un radical islámico que le tapa la boca a su mujer y se niega a dejarla hablar o bien en una institución que solo deja participar a las mujeres, o a los negros, o lo que sea. Se trata de restricciones a la libertad de expresión aunque se produzcan en el ámbito privado. O bien consideremos a una comunidad local que obligue a los panaderos cristianos a hacer pasteles con mensajes que consideran moralmente reprobables, que no quieren decir. El discurso obligado no es menos aborrecible que la prevención del discurso.

Otro tema que destaqué en la manifestación fue el peligro que supone para la libertad de expresión una prensa partidista y deshonesta. En relación a los medios de comunicación dominantes, nosotros ya no estamos tratando con la “parcialidad” o los errores honestos. No se trata simplemente de personas con una disposición hacia la izquierda que voltean las historias a su manera, para apoyar su perspectiva. Más bien, se trata de mentirosos descarados que aplauden la censura digital, utilizan la intimidación y la humillación para destruir la vida de las personas con las que no están de acuerdo y que funcionan como vehículos de propaganda de la izquierda ideológica y del Partido Demócrata.

Mi remedio es: “No crean lo que leen u oyen, aunque sea verdad”. Es esta última frase, “incluso cuando sea verdad”, lo que puede molestar a algunas personas. ¿Por qué lo digo? Bueno, piensen en una persona que es un mentiroso habitual. Esta persona miente la mayor parte del tiempo, digamos el 75 por ciento del tiempo. Por supuesto, el resto del tiempo —el restante 25 por ciento— de lo que dice es verdad. Pero es demasiado problemático tratar de distinguir la diferencia. Una buena regla general es no creer nada de lo que dice la persona. Asuma que es una mentira y la mayoría de las veces estará en lo cierto.

Estados Unidos no volverá a ser una sociedad que funcione normalmente hasta que se restablezca la libertad de expresión. Esto significa que la persona es libre de decir lo que piensa sobre los diferentes temas, incluidos los temas controvertidos, sin ser expulsada de la escuela, o despedida de un trabajo, o cancelada y expulsada de las redes sociales. También significa que volvemos a tener una prensa que proporciona un análisis crítico del gobierno, operando como un control del poder en lugar de un vehículo de propaganda para él. Hasta entonces, no somos una sociedad libre, nos demos cuenta o no.

Dinesh D’Souza es autor, cineasta y presentador diario del podcast Dinesh D’Souza.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente las de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS