¿No encuentra tiempo para meditar? Pruebe con la música

Por qué la música lo armoniza desde adentro hacia afuera
Por Catherine Yang
04 de Enero de 2022
Actualizado: 04 de Enero de 2022

Hace poco, un colega se me acercó moviendo los hombros. Él escucha la radio. Escucha rock, pop, jazz, cualquier cosa. La música es algo que necesita en su vida, dijo más de una vez. Pero hace poco le pasó algo raro: se sentó frente a una orquesta sinfónica y toda esa tensión familiar acumulada en el cuello, la espalda y los hombros se desvaneció.

“Es asombroso”, me explicó, mientras seguía moviendo los hombros como si estuviera asombrado por lo fácil que fue desprenderse del dolor y la tensión. Continuó diciéndome que un médico amigo suyo corroboró recientemente su teoría: la música armoniza de adentro hacia afuera, hasta el punto de aliviar las dolencias.

No se equivocan: de acuerdo a los datos de Spotify, los psicólogos y los investigadores dicen que tenemos una preferencia por la música de unas 120-130 pulsaciones por minuto (ppm), que está justo por encima de la frecuencia cardíaca media en reposo (60-100 ppm). Este tempo suele encontrarse en piezas rítmicas con un ritmo predecible y constante. Y este tempo no alcanza las piezas de entrenamiento, que tienden a ser aún más rápidas. La música alegre puede animarlo a continuar cuando llega el agotamiento, en lugar de rendirse.}

Si nos fijamos en la sabiduría ancestral, tendremos otro nivel.

Los antiguos chinos, al igual que los antiguos egipcios, como Platón, e incluso el ilustre mecenas de las artes, el rey Luis XIV, se adhirieron a la idea universal de que la música conectaba al hombre con el cosmos, que la música, por encima de todas las artes, podía hablarle directamente al alma y, por lo tanto, debía utilizarse con el efecto más beneficioso. También ellos creían que la música era curativa.

La medicina tradicional china tiene un sistema que contempla los cinco órganos principales, y la antigua escala pentatónica china (de cinco notas) pretendía alinearse con estos cinco órganos. Los antiguos médicos chinos escribieron tratados sobre estas relaciones, así que la idea de que la música podía “curar” poniendo estos sistemas en armonía y alineación correcta tenía un sentido literal.

Bajar el ritmo con la música

No siempre estamos corriendo, y no siempre queremos seguir, seguir, seguir con el trabajo rutinario del día. Y a veces ni siquiera esa aplicación de meditación en el teléfono o el hecho de saber que solo se necesita despejar la cabeza durante 15 minutos nos ayuda a dar ese primer paso.

Pero la música resuena en nosotros, y la música en vivo puede atravesarnos, golpeándonos con ondas sonoras de frente y sumergiéndonos en la armonía.

Uno podría suponer que este efecto es únicamente subjetivo, que la música que más nos gusta es la que más nos afecta (o viceversa). Pero no, los compositores llevan mucho tiempo sugiriendo que esta respuesta generada puede ser intencionada.

Un ejemplo que me llama la atención es el de la compositora de formación clásica Jing Xian. Se convirtió en intérprete profesional de pipa a los 15 años y pasó a ser una compositora galardonada. A partir de ahí, se enfocó en su carrera y en su reconocimiento.

“Yo era una fanfarrona”, dijo hace unos años en un minidocumental sobre la música de Shen Yun Performing Arts. Pero al acercarse a Shen Yun y a los valores tradicionales chinos que forman la base de la compañía de danza, replanteó sus intenciones artísticas.

“Los antiguos decían que el sabio interpreta la música según el cielo”, explicó Jing. “Ese era el enfoque tradicional de la cultura china”.

A la luz del descubrimiento y estudio de esta cultura tradicional, Jing dijo: “Ahora me fijo más en lo que el público realmente necesita”.

“Ahora, cuando escribo, tengo la mentalidad de tratar de encontrar la armonía con el cielo”, dijo, evocando a maestros tan conocidos como Bach, Haydn o Beethoven. El lenguaje clásico es muy rico, contiene ritmos variados, armonías y estructuras construidas de forma que se resuelven por sí mismas antes de que la música termine, poniéndonos en paz.

Pero lo que hace que el ejemplo de Jing sea realmente asombroso no es solo su cambio de filosofía, sino también la probada popularidad de esta música.

La música de Shen Yun calma el alma

Shen Yun es una compañía de danza clásica china, y para quienes no hayan visto una de sus actuaciones, uno de los (muchos) aspectos notables es que cada una de sus seis compañías en gira viaja con una orquesta completa. Toda la música es original y se renueva cada temporada. Shen Yun ha logrado combinar de algún modo la música tradicional china con la sinfonía clásica occidental con un gran efecto, y casi no se puede salir de un espectáculo sin escuchar al público en el vestíbulo preguntar por la música. La compañía creció, al igual que la cantidad de actuaciones, y también la orquesta.

Debido a la demanda general, la orquesta que normalmente acompañaba a las distintas compañías de danza en gira, ofreció un espectáculo propio. Desde su debut en el Carnegie Hall en 2012, una y otra vez, la Orquesta Sinfónica Shen Yun ha sido recibida por salas llenas y ovaciones.

La orquesta combinó el arte de la música tradicional china, casi perdido, con la influencia de la música clásica occidental, y es después de actuaciones como ésta que el público se va con un peso menos sobre sus hombros y un resorte en sus pies.

El canon clásico está lleno de ejemplos como éste. George Frideric Handel escribió en una ocasión: “Lamentaría si solo los entretuviera; deseo hacerlos mejores”. ¿Y qué obra de música clásica es más reconocida que su “Mesías”? Un director de coro me dijo una vez que si la felicidad pudiera embotellarse, sería el sonido de ese coro del “Aleluya”.

En la esencia de Shen Yun, los artistas de la compañía pretenden seguir los principios de la cultura tradicional china: la armonía entre el cielo, el hombre y la tierra. Pretenden mostrarlo a través de las historias, de cada movimiento de la danza y de cada nota de la música. El carácter chino de “medicina” está literalmente construido sobre el carácter de “música”.

La música puede usarse para afectar muchos estados emocionales, y los compositores de Shen Yun buscan calmar la mente.

La orquesta acaba de iniciar otra gira mundial el 13 de septiembre, empezando por Asia. Cada año, la orquesta visita más y nuevas ciudades. El 7 de octubre estará en el Carnegie Hall de Nueva York, y luego pasará a otras ciudades de Estados Unidos.

Para los que viven a poca distancia de una actuación, consulte aquí para reservar su asiento. Para el resto de nosotros, tal vez deban tomar un momento para cerrar ese artículo sobre el último y exasperante debate político del momento, y sintonizar Classical FM por un rato.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS