No es un rechazo, solo una redirección

A veces la vida da un duro 'no' que en realidad puede ser una guía útil para algo mejor
Por MONROE MANN
09 de Diciembre de 2020
Actualizado: 09 de Diciembre de 2020

¿Cuándo fue la última vez que lo rechazaron?

Si ha sido ambicioso (hasta cierto punto), probablemente pueda recordar un momento del año pasado en el que se sintió rechazado. Posiblemente fue despedido de un trabajo. ¿Nunca consiguió la entrevista? ¿Fue avergonzado en el trabajo? Tal vez fue dejado por una pareja. Es posible que falló en un examen o perdió una oportunidad. ¿Perdió la oportunidad de su vida? ¿Dos veces?

Sé como se siente. He experimentado cada una de estas “parodias”. El rechazo duele.

Pero, ¿y si no fuera un rechazo en absoluto? ¿Y si lo que sucedió no tuviera nada que ver con esa persona, empresa o situación en particular? ¿Y si todo estuviera destinado a ser? ¿Y todo estuviera destinado a un bien mayor para usted?

Y qué pasa si cada vez que usted ha sido rechazado, en realidad fue una reorientación. Desde lo alto. Desde el universo. De Dios. De lo que sea. En lugar de ser un rechazo cruel (causado por esa persona, empresa o situación), ¿qué pasaría si en realidad fuera una redirección que cambiara su vida (forzada por alguien o algo que sabe mucho mejor lo que es más conveniente para usted )?

Hace unos meses, estaba charlando con uno de los miembros del personal de Break Diving, Ileana de Hawaii, y le estaba contando sobre un nuevo “rechazo” en mi vida. Ya no recuerdo lo que estaba compartiendo con ella, pero sí recuerdo claramente lo que me respondió. Le estaba contando sobre este rechazo “horrible” que acababa de experimentar, y ella tuvo la sabiduría de aclararme con total naturalidad: “Oye, Monroe, no es un rechazo, es una redirección”. Y mi vida cambió para siempre.

Por alguna razón, cada vez que encontraba un rechazo desgarrador, siempre me enojaba conmigo mismo y con las otras personas involucradas, es decir, aquellos que causaron ese terrible rechazo. Siempre fue difícil verlo como una bendición.

Los significados de estas dos palabras son completamente opuestos. El “rechazo” me envía a un rebote sin rumbo fijo, sin mapa ni meta; la “redirección” me da la vuelta suavemente, me da un enfoque y me envía felizmente en mi camino hacia lo que realmente estaba destinado a perseguir. Tiene sentido, ¿no?

Incluso si no es alguien que cree en Dios, muchos estudios han demostrado que la oración sí tiene un efecto positivo en quienes participan. De manera similar, aquí, con solo obligarse a reenfocar cómo interpreta lo que sucedió, puede mejorar cómo se siente acerca de lo sucedido. Incluso puede convertirlo en un evento realmente positivo. Como Ileana también me dijo una vez (es muy sabia): “No puedes cambiar tu historia, pero definitivamente puedes cambiar la historia”.

Esta idea de reformular las “interrupciones” de la vida como redirecciones, en lugar de rechazos, ayuda a nuestra psique de muchas maneras. Considere esto, con demasiada frecuencia pensamos que estamos seguros de saber qué es lo mejor para nuestras vidas, cuando en realidad, a menudo tomamos malas decisiones y buscamos cosas y personas que están completamente equivocadas para nosotros. Todos tomamos decisiones imperfectas, basadas en datos imperfectos y cambiamos de opinión constantemente en función de datos y emociones que cambian constantemente. Esto es cierto para cada uno de nosotros, independientemente de nuestro autocontrol. La conclusión es que, a menudo, lo que tenía sentido ayer simplemente no tiene sentido hoy.

Reconociendo eso, ¿no nos irá mejor reformulándolo todo? ¿Qué pasa si simplemente aceptamos que las “interrupciones” van a suceder en nuestras vidas para un mejor propósito? ¿No es prudente esperar que las decisiones que tomemos, no siempre vayan a ser las correctas, sino que al final, todo sucedió de esa manera para llevarnos a algo más grande?

Este cambio de mentalidad le prepara para mirar el mundo que tiene ante usted en busca de la oportunidad que ofrece, con gratitud y aceptación en su corazón. ¿Qué mejor forma de afrontar el día que tenemos por delante?

Entonces, quizás el rechazo ni siquiera existe. Con suficiente tiempo, si mira hacia atrás, no vera rechazo, sino una redirección. Una redirección a algo más grande, mejor o simplemente más adecuado para usted.

Algunos pueden burlarse, “¿Cuál es el punto de intentar mentirme a mí mismo, cuando las cosas negativas que me sucedieron son buenas para mí y para mi vida?”.

Porque de lo contrario, albergará amargura, ira y arrepentimiento día tras día. Así que tiene que ser pragmático. Si no cambia su forma de pensar, esa negatividad le roba su futuro. Como escribí en un artículo anterior, incluso una mejora del 5 por ciento en su situación actual puede tener efectos positivos exponenciales en su autoestima y estado emocional. Sin embargo, si mira constantemente hacia atrás, nunca se dará la oportunidad de encontrar esa mejora del 5 por ciento.

Incluso si piensa que sabe qué es exactamente perfecto para usted y su vida, más a menudo de lo que le gustaría admitir, está equivocado. Cuanto mayor me hago, más reconozco que lo que estaba seguro de que era un terrible rechazo, era de hecho, la redirección perfecta. ¿Por qué fue tan doloroso entonces? Mi ego estaba herido y eso es lo que más me molestaba. Como todos deberíamos saber, nuestros egos son malos tomando de decisiones para nuestras vidas.

Entonces, avanzando, cuando recibe una redirección, puede ser Dios que lo redirecciona, o tal vez la otra persona lo ve de manera más objetiva. Tal vez su propio subconsciente esté trabajando diligentemente para evitar que siga ese camino.

Tiene dos opciones: puede elegir vivir su vida clasificando todas las cosas “terribles” que le suceden como rechazos, o puede elegir verlas por lo que realmente son: redirecciones llenas de esperanza. El alma amargada y enojada encontrará rechazos despiadados e injustos en cada esquina; el alma optimista y positiva, en cambio, encontrará redirecciones amables y sabias. La elección depende de usted.

A medida que avanza el resto de esta semana, considere todo lo que le sucede como una sabia redirección que lo está poniendo en el curso de acción perfecto, y que está destinado a viajar para la realización de su mejor yo. Incluso podría mirar su pasado y aplicar esta perspectiva a los llamados rechazos que sufrió hace mucho tiempo.

Recuerdo una cita de Winston Churchill. Ayuda a resumir por qué no deberíamos sentirnos destruidos cuando se nos presenta algún revés:

“A todo hombre le llega en su vida ese momento especial en el que se le toca figurativamente en el hombro y se le ofrece la oportunidad de hacer algo muy especial, exclusivo para él y adaptado a sus talentos. Qué tragedia si ese momento lo encuentra desprevenido o no calificado para lo que sería su mejor momento “.

Qué tragedia si termina sin ser redirigido por un camino equivocado y, por lo tanto, nunca encuentra ese momento especial.

¿Qué significa redirigir? Significa que de ahora en adelante, sea lo que sea que le moleste, reformule: es una redirección, no un rechazo. Así que para terminar, no importa lo que le moleste, solo tengo esta palabras para usted: redirigir.

¿Puede decirlo?

El Dr. Monroe Mann (Ph.D. en Psicología, MBA) es abogado, autor, actor, veterano iraquí nominado a la estrella de bronce, orador motivacional y fundador de socialmedia2.0 en BreakDiving.io. Sin reglas. No hay excusas. Sin arrepentimientos. Recuerde: no es un rechazo, solo una redirección. Siga en Twitter: @monroemann y: youtube.com/monroemann Más: monroemannlaw.com

____________________________________________________________

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Mire a continuación

Navegando por el mar de la vida con la brújula mágica de ‘Verdad, Benevolencia y Tolerancia’

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS