“No estoy dispuesto a hacer un trato”, dijo Trump sobre el acuerdo comercial con China

Por Emel Akan - La Gran Época
09 de Agosto de 2019 Actualizado: 09 de Agosto de 2019

WASHINGTON – El presidente Donald Trump dijo el 9 de agosto que no estaba dispuesto a llegar a un acuerdo comercial con Beijing, criticando al régimen chino por manipular su moneda y por incumplir sus promesas.

“Les gustaría hacer un trato. No estoy dispuesto a hacer un trato”, dijo Trump a los periodistas en la Casa Blanca antes de su partida para los eventos de recaudación de fondos en Nueva York.

“China quiere llegar a un acuerdo. Han tenido el peor año en muchas, muchas décadas y está empeorando. Miles de empresas están saliendo de China”, dijo.

La próxima ronda de conversaciones comerciales con la delegación china está prevista para el próximo mes en Washington.

Cuando se le preguntó si cancelaría la reunión, Trump dijo: “Tal vez, veré qué pasa. Ahora mismo las conversaciones están programadas para septiembre. Si se cancelan o no, ya veremos”.

Los representantes comerciales de Estados Unidos y China se reunieron el 30 de julio en Shangai durante dos días de conversaciones que ambas partes calificaron de “constructivas”. Fueron las primeras reuniones en persona desde que se rompieron las negociaciones a principios de mayo.

Sin embargo, después de la reunión, Trump anunció el 1 de agosto que impondría aranceles del 10 por ciento a otros 300.000 millones de dólares en productos chinos. Acusó al régimen chino de no cumplir sus promesas de comprar más productos agrícolas estadounidenses y de detener el flujo de opioide sintético fentanilo a Estados Unidos.

Trump acusó repetidamente a China de dar marcha atrás en sus compromisos y de retrasar las conversaciones con la esperanza de llegar a un acuerdo comercial más favorable con un presidente demócrata después de las elecciones presidenciales de norteamericanas en 2020.

Trump señaló a los periodistas que recibió un fuerte apoyo de los líderes demócratas, entre ellos la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.) y el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer (D-N.Y.).

“Hablé con Chuck Schumer, tuvimos una gran llamada y a Chuck Schumer, en particular, le encanta mi política con respecto a China, como probablemente ya saben. Le dije: ‘No puedo creerlo. En realidad te gusta algo que estoy haciendo’. Dijo: ‘No me gusta, me encanta'”.

Trump también señaló que Estados Unidos no haría negocios con Huawei.

“Realmente tomé la decisión. Es mucho más sencillo no hacer negocios con Huawei”, dijo. “Eso no significa que no acordemos algo si es que hacemos un gran negocio”.

Manipulador de divisas

En un esfuerzo por compensar los efectos de los aranceles estadounidenses, China recientemente devaluó su moneda. Eso llevó a Estados Unidos a calificar a Beijing de manipulador de divisas. El 5 de agosto, el renminbi chino se debilitó a su nivel más bajo desde 2008, cayendo a más de 7 por dólar.

Trump dijo que el régimen chino ha estado compensando los aumentos de precios en Estados Unidos devaluando el yuan y ayudando así a los consumidores estadounidenses.

“Los contribuyentes estadounidenses no pagan por ello”, dijo Trump. “Lo que China está haciendo es deprimir su moneda y vertiendo enormes cantidades de dinero en este sistema, están pagando por ello”.

“Los precios no han subido. De hecho, prácticamente no tenemos inflación en nuestro país”.

Durante más de una década, el banco central de China ha mantenido el tipo de cambio entre 6 y 7 yuanes por dólar. Pero el 5 de agosto, el yuan cayó casi 2 por ciento en un día, alcanzando 7.053 por dólar. Esto suscitó la preocupación de que la disputa comercial se desbordara en una guerra de divisas.

Al mantener su moneda infravalorada, China puede impulsar sus exportaciones y generar superávits comerciales.

Los gobiernos utilizan sus propias monedas nacionales como herramienta comercial, con el fin de obtener una ventaja competitiva en el comercio internacional. Washington ha luchado durante mucho tiempo para disuadir la manipulación de la moneda, argumentando que ha llevado a la pérdida o al desplazamiento de millones de puestos de trabajo en Estados Unidos.

Cuando se le preguntó si Estados Unidos iba a devaluar el dólar estadounidense en respuesta a la acción de China, Trump dijo: “No, no tenemos que hacerlo”.

Un dólar fuerte pone a los fabricantes estadounidenses en desventaja competitiva, dijo. Sin embargo, si la Reserva Federal continúa reduciendo los tipos de interés, “eso reduciría automáticamente el dólar un poco y facilitaría” a los fabricantes estadounidenses la venta de productos en el extranjero, añadió.

Trump dijo que le encantaría ver más recortes en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal.

“Tenemos un cohete. Quiero decir que nos va bien sin ello, pero estamos siendo esposados por la Reserva Federal”.

*****

Mira a continuación:

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS