“No hay investigaciones” sobre el testigo clave del impeachment Vindman, según el Ejército

Por Jack Phillips
16 de Febrero de 2020
Actualizado: 16 de Febrero de 2020

El secretario del Ejército Ryan McCarthy dijo el viernes que no hay planes para investigar al teniente coronel Alexander Vindman, el exmiembro del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) quien fue despedido de su puesto después que testificó durante la investigación del impeachment.

Cuando se le preguntó sobre si el Ejército investigaría o castigaría a Vindman, McCarthy dijo que “estaba previsto que volviera al Ejército” y fue entregado al NSC.

“Lo trajimos de vuelta. Así que tiene básicamente una asignación de transición por un par de meses dentro de una asignación [del Departamento del Ejército], y luego se dirigirá a una universidad de servicio superior este verano. No hay ninguna investigación sobre él”, dijo a los periodistas.

La declaración se produce después que el presidente Donald Trump dijera que los militares podrían “echar un vistazo” a si Vindman debería enfrentarse a medidas punitivas después de su despido. Antes de eso, el presidente explicó que fue destituido debido a las preocupaciones planteadas por su antiguo superior, Tim Morrison, y otros miembros del personal sobre si había filtrado información. Su fiabilidad también se puso en duda durante la investigación del juicio político.

“Resultó que lo que él informó era muy diferente [de lo que ocurrió]”, dijo Trump sobre lo que Vindman había dicho sobre la llamada telefónica del presidente con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky el 25 de julio, que fue una parte central de la indagación y el juicio político.

“También cuando se mira a la persona de la que informa, dijo cosas horribles, evitó la cadena de mando, se filtró, hizo un montón de cosas malas. Así que lo enviamos a un lugar muy diferente, y los militares pueden manejarlo como quieran”, añadió Trump.

El presidente Donald Trump habla con los periodistas durante una reunión con el presidente de la República de Ecuador Lenín Moreno, en la Oficina Oval de la Casa Blanca en Washington el 12 de febrero de 2020. (Mark Wilson/Getty Images)

A principios de este mes, el abogado de Vindman, en una declaración enérgica, dijo que el empleado de la NSC fue retirado y escoltado fuera de las instalaciones de la Casa Blanca, añadiendo que fue una represalia política por testificar en la investigación del impeachment en noviembre.

El mismo día, el embajador Gordon Sondland, otro testigo de la acusación, confirmó a través de su abogado que se le retiraba de su puesto. Sin embargo, agradeció a Trump por permitirle desempeñar ese papel.

Gordon Sondland, el embajador de EE.UU. ante la Unión Europea, testifica ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes en el Capitolio el 20 de noviembre de 2019. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Los cambios de personal llevaron a los demócratas del Congreso a pedir que se investigara cómo fueron despedidos. Sin embargo, el asesor de seguridad nacional, Robert O’Brien, dijo la semana pasada que tomó la decisión de destituir a los hermanos Vindman, explicando que no se llevó a cabo en represalia por el testimonio.

“Puedo decir con certeza que no se tomaron represalias contra ellos”, dijo O’Brien al Wall Street Journal, refiriéndose a Vindman y a su hermano gemelo, Yevgeny Vindman, un abogado de ética de la NSC, que también fue destituido el viernes. Yevgeny no testificó en la investigación de la acusación.

Trump, por su parte, no le ordenó que los destituyera, según O’Brien.

“Era el momento de que volvieran. Sus servicios ya no eran necesarios”, dijo el asesor añadiendo que Trump “tiene el derecho a personas que quieran ejecutar sus políticas y en las que confía”.

A continuación

Navegando por el mar de la vida con la brújula mágica de ‘Verdad, Benevolencia y Tolerancia’

TE RECOMENDAMOS