No hubo informes oficiales para que FBI iniciara investigación sobre colusión de Rusia, afirma legislador

Por Ivan Pentchoukov
23 de Abril de 2018 Actualizado: 23 de Abril de 2018

El FBI comenzó a investigar la supuesta colusión de la campaña de Trump con Rusia sin ningún tipo de información oficial para justificarla, según el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Devin Nunes.

Nunes dijo el domingo que su comité ha revisado las comunicaciones electrónicas que pasaron desde las agencias de inteligencia Five Eyes al gobierno de Estados Unidos, y no encontró nada que pudiera usarse para iniciar una investigación. Five Eyes es un acuerdo de intercambio de inteligencia entre los EE. UU., Canadá, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.

Ahora sabemos que no se utilizó (informes de) Inteligencia oficial para iniciar esta investigación“, dijo Nunes a Fox News.

Según la narración oficial, el FBI comenzó a investigar las acusaciones de que la campaña de Trump coludió con Rusia en base a una información de inteligencia que el asociado de la campaña de Trump, George Papadopoulos, se reunió con un profesor en Londres que tenía vínculos con Rusia. El profesor, Joseph Mifsud, le dijo a Papadopoulos que los rusos tenían miles de correos electrónicos relacionados con Clinton.

El contenido de esa reunión de alguna manera llegó al FBI; el Comité de Inteligencia de la Cámara está tratando de determinar cómo sucedió eso.

Nunes señaló que el comité ya sabe que Cody Shearer y Sydney Blumenthal, asociados desde hace mucho tiempo de Clinton, canalizaron una colección de notas escritas por Shearer, al Departamento de Estado. Alguien en el Departamento de Estado luego compartió estas notas con el exespía británico Christopher Steele, quien a su vez los entregó al FBI, según la CNN.

El Comité de Inteligencia de la Cámara ahora está investigando al Departamento de Estado, donde Nunes dijo que había “grandes irregularidades”.

La investigación de Papadopoulos permitió al FBI usar herramientas de vigilancia de contrainteligencia para espiar la campaña de Trump durante las elecciones de 2016.

“Esto es realmente importante para nosotros porque la investigación de contrainteligencia usa las herramientas de nuestros servicios de inteligencia, que se supone, no deben usarse con ciudadanos estadounidenses”, dijo Nunes. “Hace tiempo que queríamos saber …’bueno, ¿qué Inteligencia has tenido que condujo a esta investigación?'”.

El FBI solicitó una orden judicial secreta para espiar a Carter Page, asociado de la campaña de Trump, usando un dossier compilado por Steele como argumento central. Ese expediente contenía reclamos que permanecen sin verificar hasta el día de hoy -en violación de las reglas del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera- que requieren que todas las pruebas sean examinadas minuciosamente.

Once congresistas firmaron una carta la semana pasada en relación a cuatro exfuncionarios del FBI y el Departamento de Justicia para una investigación criminal por su participación en la firma de la solicitud de la orden.

Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata financiaron el trabajo de Steele al pagar indirectamente al empleador de Steele, Fusion GPS, a través de un bufete de abogados. Fusion GPS tomó dinero desde Rusia mientras Steele compiló el dossier.

TE RECOMENDAMOS