No, no hemos agotado los recursos de la Tierra

El capitalismo hace que el planeta sea más verde y limpio, mientras que el socialismo lo destruye
Por Jonathan Newman - Instituto Mises
01 de Agosto de 2018 Actualizado: 11 de Agosto de 2018

Según el Global Footprint Network, los seres humanos ya han utilizado todos los recursos naturales de la Tierra para este año a partir de agosto. El llamado “Día del Sobregiro de la Tierra” fue escalando el calendario desde el 29 de diciembre de 1970 hasta el 1 de agosto de 2018.

Cuanto más consumimos, más allá de la estimación de la capacidad de la Tierra para regenerar recursos, más temprana la fecha: “La fecha del Día del Sobregiro de la Tierra se calcula comparando el consumo anual total de la humanidad (Huella Ecológica), con la capacidad de la Tierra para regenerar recursos naturales renovables en ese año (biocapacidad)”, afirma la organización en su sitio web.

Sus fechas significan que hemos consumido cerca del 60 por ciento de la capacidad anual de producción de recursos de la Tierra en 48 años desde 1970. Esto suena como una deuda gigantesca, pagadera montando en bicicleta al trabajo, volviéndose vegano, imponiendo estrictos límites de población y volviendo a las condiciones de vida preindustriales siempre que sea posible.

Comentaristas en varios sitios donde se publicó el Día del Sobregiro de la Tierra culpan abrumadoramente al capitalismo y a la superpoblación como causas de raíz de nuestro “sobreconsumo” de recursos. Las empresas privadas no tienen ningún incentivo para mantener los recursos – la codicia les lleva a explotar la Tierra para obtener beneficios hoy sin tener en cuenta el mañana. La falta de control de la natalidad y de educación sexual proporcionada por el gobierno debido a los políticos misóginos permite que las tasas de natalidad en algunas partes del mundo sigan siendo altas, lo que ejerce una presión indebida sobre nuestros escasos recursos, según se dice.

El problema con este supuesto es que ni la teoría económica ni los indicadores globales del bienestar humano lo confirman.

Lo que dice la teoría económica sobre el uso de los recursos

En primer lugar, la teoría económica afirma que los empresarios se preocupan por la disponibilidad futura de recursos productivos. Los empresarios no están en el negocio de hacer dinero hoy en día; están interesados en obtener beneficios a través del tiempo y utilizarán sus recursos en consecuencia. De hecho, uno de los paradigmas más olvidados del beneficio es que un empresario solo puede vencer a la competencia y obtener más beneficio si utiliza menos recursos para producir más, ya sea a través de la innovación tecnológica o de la acumulación de capital.

E incluso si se agotan algunos recursos, todo lo que significa es que los empresarios satisfacen las demandas de los consumidores cuando los consumidores quieren que estén satisfechos. Es un error culpar a los productores por el agotamiento de los recursos porque están sujetos a los consumidores. Ellos suministrarán el producto deseado y el consumidor decidirá en última instancia qué equilibrio de bienes quiere disfrutar. Preservar y disfrutar de la naturaleza es también un “bien” que muchos consumidores de hoy en día valoran muy positivamente.

Por lo tanto, los consumidores también están interesados en el mantenimiento de los recursos. La manera en que equilibramos el uso de los recursos hoy y mañana depende de la tasa de preferencia temporal de cada uno, la prima que le damos al consumo presente sobre el consumo futuro.

Es más probable que ahorremos y mantengamos los recursos cuando esperamos que el consumo futuro sea mayor o mejor. Es por eso que no comemos todas las uvas de hoy, sino que usamos algunas para hacer vino para el consumo futuro. También es la razón por la que los agricultores tienen cuidado de rotar los cultivos y no sobrecargar sus tierras para que sean lo más productivas posible durante el mayor tiempo posible.

Por lo tanto, las mejores políticas para el mantenimiento de los recursos son la propiedad privada y permitir que los empresarios utilicen y experimenten con nuevas tecnologías que podrían disminuir los costos (usando menos recursos) y aumentar la producción (haciendo que la rentabilidad futura sea mayor). La productividad no es una pérdida de los recursos de la Tierra, sino un gran incentivo para que empresarios y consumidores ahorren e inviertan para el futuro.

De hecho, el poderoso incentivo de la propiedad privada se demuestra en la “tragedia de los comunes”. Al igual que el agricultor, los propietarios privados de tierras y recursos productivos tienen la piel en el juego para asumir la responsabilidad del mantenimiento de sus recursos. Los “propietarios” de tierras y recursos de propiedad pública no lo hacen, razón por la cual los bienes o recursos de gestión pública que nadie posee (como el océano) a menudo se utilizan en exceso.

Y no olvidemos la interferencia del gobierno en el mercado. La interferencia gubernamental más importante que fomenta el derroche, aunque rara vez citada, es la política monetaria expansiva. Los entornos inflacionarios llevan a todo el mundo a consumir más de lo que normalmente consumirían porque retener efectivo mientras los precios suben es una posición de pérdida.

La expansión del crédito también hace que los empresarios desperdicien recursos productivos al perseguir las líneas de producción equivocadas -considere las mansiones vacías a raíz de la burbuja inmobiliaria alimentada por la Reserva Federal que estalló en 2007-2008. Por supuesto, hay muchos otros ejemplos, es interesante que las sociedades más derrochadoras, que agotaron más recursos y causaron daños irreparables al medio ambiente fueron las economías comunistas o socialistas controladas por el Estado. Sin embargo, esperamos que el gobierno resuelva nuestros problemas ambientales.

La teoría económica es bastante clara sobre lo que realmente conduce al consumo excesivo y a la mala inversión de los recursos actuales. ¿Pero qué hay de los datos? ¿Debemos temer la sobrepoblación o la disminución de los recursos naturales?

En resumen, no. Todos los indicadores concebibles del bienestar humano muestran que el mundo está mucho mejor con 7.600 millones de personas en 2018 que con la mitad a principios del decenio de 1970. La población de la Tierra se ha duplicado, pero la proporción de la población en extrema pobreza se redujo de alrededor del 60 por ciento en 1970 a menos del 10 por ciento en la actualidad.

La tasa de analfabetismo se redujo del 44 por ciento al 14 por ciento desde 1970. El número de personas sin acceso a fuentes mejoradas de agua cayó a la mitad solo desde 1990. La esperanza de vida media mundial aumenta en más de 12 años desde 1973, según el sitio web OurWorldInData.Org.

Entonces, los humanos están mejor, ¿pero qué hay de la Tierra? ¿Hemos prosperado a expensas de nuestro planeta?

¿Se está convirtiendo la Tierra en un planeta desierto?

No, la Tierra se volvió 14 por ciento más verde entre 1986 y 2016, según un estudio de la Universidad de Boston. La producción de pescado de la acuicultura está superando con creces a la pesca silvestre, que se ha estancado desde la década de 1980. La producción de cereales se ha triplicado con creces desde la década de 1960, superando con creces el aumento de la población, a pesar que la tierra utilizada para la producción de cereales se mantiene prácticamente igual.

En 2017, la compañía de energía BP estimó que teníamos 1.696.600 millones de barriles de reservas probadas de petróleo. Proyectan que es suficiente para 50 años, pero esta estimación se basa en mantener los niveles de producción de 2017, cuando es más que razonable esperar que la demanda caiga y que la producción sea más eficiente. Además, podemos esperar que las nuevas tecnologías hagan accesibles las reservas de petróleo que antes no habían sido probadas o eran inaccesibles. Hablando de energía, la producción neta de electricidad a partir de fuentes nucleares aumentó un 3473 por ciento entre 1970 y 2013, según datos del Earth Policy Institute.

Para ilustrar, el difunto economista de libre mercado Julian Simon desafió una vez a un partidario de la escuela de pensamiento “los recursos se están agotando”, el biólogo Paul Ehrlich, a una apuesta en 1980. Ehrlich había pronosticado que el cobre, el cromo, el níquel, el estaño y el tungsteno se agotarían en 1990, lo que provocaría aumentos significativos en su precio, ya que la demanda se mantendría estable. Simon dijo que sus precios disminuirían ajustados a la inflación ya que la oferta se mantendría. Como sabemos, 28 años después, todos estos metales todavía están y no hace falta decir que Simon ganó la apuesta.

Conclusión

Somos más ricos y productivos que nunca y parece que estamos manteniendo e incluso expandiendo la capacidad de la Tierra para satisfacer nuestras necesidades.

Tal vez la única causa de alarma es que tanta gente es pesimista sobre la población mundial y nuestros recursos naturales a pesar del asombroso progreso que hemos logrado en los últimos 50 años. Los pesimistas piden a los gobiernos que intervengan, pero las intervenciones son innecesarias o perjudiciales para el progreso que ha hecho posible que la economía de mercado creara una sociedad más verde y limpia.

Jonathan Newman es profesor asistente de economía y finanzas en Bryan College. Obtuvo su doctorado en la Universidad de Auburn y es miembro del Instituto Mises. Este artículo fue publicado por primera vez por Mises.org

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS