“No se puede prosperar como país cuando se restringe la fe”: Embajador Brownback en foro de Colombia

Por Débora Alatriste
22 de Octubre de 2020
Actualizado: 22 de Octubre de 2020

El embajador Sam Brownback instó a la región en proteger la libertad religiosa como derecho fundamental y dijo que una nación no puede ser próspera si “restringe la fe”, durante la apertura del Primer Foro Hemisférico de Libertad Religiosa y de Creencias organizado por el gobierno de Colombia este jueves.

El foro virtual, cuyo objetivo es el compromiso de los países del hemisferio para la defensa de la libertad religiosa, se está llevando a cabo este 22 y 23 de octubre por primera vez en América Latina y tiene como sede el Palacio de San Carlos, lugar del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia.

El embajador Brownback inició su discurso diciendo que la promoción de la libertad religiosa “no se trata de crear una teología común” sino “de proteger un derecho humano fundamental”.

El funcionario estadounidense también enfatizó la importancia de la libertad religiosa en los países. “Esto es lo que sabemos basándonos en lo que vemos en nuestro propio hemisferio y en todo el mundo: Los gobiernos que protegen la libertad de religión son más prósperos, son más estables y tienen más visión de futuro”.

Mientras que por otro lado, dijo Brownback, los países que “se involucran o toleran el atropello de la libertad religiosa dentro de sus fronteras ceden su autoridad moral en el mundo y frustran las aspiraciones económicas y sociales de su pueblo”.

“Simplemente no se puede prosperar como país, cuando se restringe la fe”, afirmó el diplomático.

De acuerdo con el embajador, en este momento se necesita aún más de la libertad religiosa, ya que el 80% de la población mundial vive en países donde se restringe este derecho y “hay más persecución para la gente de fe que en cualquier otro momento de la historia”.

Brownback dijo que en el hemisferio occidental no se ha experimentado la persecución y represión en la escala que se ve en China e Irán, pero que el secretario Pompeo ha designado a Nicaragua y a Cuba como países en lista de vigilancia especial por la participación y tolerancia de sus gobiernos a violaciones especialmente graves de la libertad religiosa.

Un estudio del Instituto Patmos para libertad religiosa en Cuba dice que el régimen cubano posee un mecanismo de control total del ámbito religioso y educativo. Por ejemplo, según el informe a “ningún plantel escolar se le permite abrir a ningún grupo religioso en ninguno de los niveles de enseñanza”. Asimismo, los casos de expulsiones de universidades por motivos ideológicos de índole política o religiosa son particularmente comunes.

Mientras que en Nicaragua, el régimen acosa e interrumpe los servicios religiosos, al poner música en altavoces fuera de las iglesias, de acuerdo con el Informe 2019 sobre Libertad Religiosa de EE. UU. en el país.

Por otro lado, el Consejero Político en la Embajada de EE. UU. en Colombia, Mark Wells, dijo que el régimen de Maduro también ha atacado iglesias y ha amenazado a sacerdotes, incluida una redada contra arzobispos de Caracas.

La falta de libertad religiosa a nivel mundial es la razón por la que la administración Trump la ha priorizado en su política exterior, explicó Wells.

“Estados Unidos seguirá defendiendo la libertad religiosa para todos en todas partes y todo el tiempo, defender la libertad de religión hoy significa estar del lado correcto de la historia mañana”, dijo el funcionario.

“La historia misma nos juzgará si permanecemos en silencio cuando un mundo está operando bajo tanta persecución”, agregó.

Mark Wells, el jefe de Misión Adjunto de la embajada de EE. UU. en Colombia. (Captura de Pantalla Foro Hemisféricos de Libertad Religiosa y de Creencias en Colombia)

Wells instó a los países a luchar contra todas las formas de intolerancia religiosa, las cuales ejemplificó con la persecución de los uigures en China, los bahá’ís en Irán, los hindues en Pakistán y los testigos de Jehová en Rusia.

Resaltó el papel que los líderes religiosos han tenido en la sociedad, desde apoyar procesos de paz, defender los derechos humanos o brindar refugio, alimentos, servicios médicos y atención a migrantes y refugiados.

“Asegurar que cada individuo tenga la libertad de practicar su fe sin temor a la persecución es la piedra angular de la construcción de la democracia y la paz duradera, un objetivo que los colombianos así como la mayoría de las naciones de la región persiguen sin descanso”.

El 2 de junio, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva para priorizar la libertad religiosa en los programas de asistencia y de política exterior de Estados Unidos. La nueva orden también asigna al menos USD 50 millones por año para programas que promueven la libertad religiosa internacional.

En el evento participaron la viceministra de Asuntos Multilaterales, Adriana Mejía; el viceministro para la participación e igualdad de los derechos, Carlos Alberto Baena; la directora de Derechos Humanos de la Cancillería Colombia,  Mirza Gnecco; y la directora encargada de Asuntos Religiosos del Ministerio del Interior, Lorena Ríos, quien moderó el primer panel “Desafíos en la promoción de la libertad religiosa o de creencias y el diálogo interreligioso”.

El primer día del evento se dedicará a discusiones de la sociedad civil en seis paneles y para el 23 de octubre se programó que las autoridades políticas de los países de las Américas asistan a una sesión a fin de ratificar el compromiso de defender la libertad religiosa en sus respectivos territorios.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Socios de Hunter Biden exponen más vínculos con el PCCh

TE RECOMENDAMOS