No se ve a la Guardia Nacional en la frontera sur de México, a pesar de los anuncios del gobierno

Por Charlotte Cuthbertson - La Gran Época
27 de Junio de 2019 Actualizado: 27 de Junio de 2019

TECÚN UMÁN, Guatemala–La Guardia Nacional mexicana aún no llega a uno de los cruces fronterizos más concurridos entre México y Guatemala. En el sureste de México, a través del río Suchiate, las personas y las mercancías cruzan todo el día entre los dos países.

Pero todavía no hay indicios de los 6000 soldados que el gobierno mexicano dijo que desplegaría luego de que el presidente Donald Trump amenazara con imponer aranceles cada vez mayores si México no actuaba para asegurar su frontera sur.

Las tarifas estaban programadas para empezar el 10 de junio, pero las autoridades mexicanas las evitaron luego de llegar a un acuerdo que incluía la promesa de asegurar su frontera sur de 870 kilómetros con Guatemala.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), dijo que se organizaría una nueva Guardia Nacional para el 30 de junio, en donde 6.000 soldados serían enviados a la frontera entre México y Guatemala. La Guardia Nacional está integrada por miembros mexicanos de la policía militar, la policía naval, la policía federal y el Instituto Nacional de Migración, según Luis Crescencio Sandoval González, el secretario de defensa de México.

“Estamos haciendo toda una cobertura en la frontera sur y ahí estamos coadyuvando con el esfuerzo del Instituto Nacional de Migración, [quienes] tienen ahorita la facultad para estar haciendo el aseguramiento de personas, y los estamos apoyando para poder llevar a cabo esta actividad”, dijo González en una rueda de prensa el 24 de junio.

Las balsas transportan personas y mercancías a través del río Suchiate entre Hidalgo, México y Tecún Umán, Guatemala, el 26 de junio de 2019 (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

El 21 de junio, Marcelo Ebrard Casaubon, secretario de asuntos exteriores de México, dijo que el despliegue de la Guardia Nacional de 6000 soldados estaba completo.

“La Guardia Nacional va a estar en el sureste del país, va a cubrir todo el país, pero va a ser prioritario el sur del país”, dijo Casaubon el 6 de junio a los reporteros mientras México seguía en conversaciones con EE.UU.

Pero en el sureste de México, en las orillas del río Suchiate no se ve presencia militar junto a la ciudad de Hidalgo.

Eduardo Gallardo González, secretario del departamento de protección municipal en Suchiate, ciudad de Hidalgo, dijo que aún esperan a la Guardia Nacional.

“Hasta ahora, la Guardia Nacional no ha llegado”, dijo a La Gran Época el 25 de junio. “Sabemos que la Guardia Nacional está llegando, pero no sabemos cuándo”.

González dijo que los militares y la Marina siempre han realizado patrullas periódicas en la frontera del río, pero no son una presencia constante, y las patrullas no han aumentado desde que se llegó al acuerdo con Trump.

Eduardo Gallardo González, secretario del departamento de protección municipal en Suchiate, ciudad de Hidalgo, México, el 25 de junio de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Un funcionario mexicano dijo a La Gran Época que los militares realizaron una prueba en el banco de Suchiate en la ciudad de Hidalgo el 16 y 17 de junio. El funcionario dijo que la prueba estaba programada, en parte, para coincidir con las elecciones generales de Guatemala el 16 de junio, donde las autoridades de Guatemala solicitaron asistencia a lo largo de la frontera. El resultado es que el gobierno decidió usar tropas de la Guardia Nacional masculina y femenina, y que estarían desarmados, dijo el funcionario.

Los datos de las autoridades de inmigración mexicanas muestran que más de 26.800 migrantes fueron detenidos en esta área luego de cruzar ilegalmente en los primeros cuatro meses de 2019, lo que representa la mitad del total de detenciones a lo largo de la frontera.

Sin embargo, cuando Estados Unidos detuvo a más de 130.000 inmigrantes ilegales en mayo, principalmente de América Central, fue claro que la mayor parte de la migración en la frontera sur de México ocurrían fuera de los canales legales.

Los cruces sobre el río Suchiate desde Tecún Umán a México no se parecen en nada a diciembre de 2018, cuando el puente internacional estaba abarrotado de miles de migrantes cuando la segunda gran caravana se abrió camino.

Ahora, los migrantes cruzan en pequeños grupos y generalmente solo lo hacen temprano en la mañana o tarde en la noche.

Una calle en la ciudad fronteriza de Tecún Umán, Guatemala, el 25 de junio de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Un funcionario en el principal centro de detención de inmigrantes en Tapachula, México, a 40 kilómetros del área de cruce de la ciudad de Hidalgo, dijo que el centro recibe un promedio de 200 a 500 nuevos inmigrantes ilegales por día. Estos inmigrantes son detenidos en el estado de Chiapas. y aquellos que desean transitar legalmente.

“Normalmente, la mayoría de las personas son de América Central”, dijo González. “Pero, ahora también estamos viendo haitianos y cubanos. La mayoría de ellos cruzan el río en una balsa de tubo o vadean, luego caminan 40 kilómetros hasta Tapachula”.

De enero a abril, las autoridades de inmigración dijeron que detuvieron a más de 1800 africanos, 554 indios, 393 bangladesíes, 1000 haitianos y casi 2000 cubanos que cruzan ilegalmente.

La mayoría de los 5000 migrantes que se encuentran actualmente en el centro de detención de Tapachula son de Haití y África.

Migrantes, principalmente de Haití y África en el principal centro de detención de inmigrantes en Tapachula, México, el 24 de junio de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Incertidumbre hasta que el plan mexicano entre en vigencia.

Las caravanas abrieron las compuertas a altos niveles de migración hacia Estados Unidos, dijo Herbert Ivan Alayn Ortega, miembro del consejo municipal de Ayutla, San Marcos, Guatemala. Tiene su sede en Tecún Umán.

Antes de las caravanas, Ortega dijo que los grupos más grandes que pasaron por Tecún Umán no sobrepasaban las 50 personas.

“Hace ocho meses, debido a la caravana, el flujo de migrantes aumentó considerablemente”, dijo a La Gran Época el 25 de junio. “Como ciudad fronteriza aquí en Tecún Umán, siempre hemos vivido con la situación de los migrantes. Hemos visto personas de la India, Asia, de muchas nacionalidades, además de ver todo el tiempo a centroamericanos”.

Ortega dijo que los migrantes continúan cruzando ilegalmente los cinco puntos principales de cruce en el área, cerca del puente internacional: Paso de Armadillo, Paso de Coyote, Palenque, Cruz del Migrante y Cascajo.

Mucha especulación e incertidumbre rodean las nuevas medidas de seguridad de México. Sin embargo, Ortega dijo que si las medidas se vuelven evidentes, se establecerán nuevas rutas de contrabando y la migración continuará.

Herbert Ivan Alayn Ortega, miembro del Consejo Municipal de Ayutla, San Marcos, Guatemala, en su oficina en Tecún Umán, Guatemala, el 25 de junio de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

El 26 de junio a las 5:30 a.m., un grupo de seis salvadoreños caminaban de regreso a Tecún Umán desde el río después de intentar llegar a México. Dijeron que la policía mexicana en el otro lado estaba exigiendo dinero, lo cual no tenían, por lo que tuvieron que retirarse. Es probable que vuelvan a intentarlo en la noche.

Pero todo tiene un precio, y el cruce nocturno es de 40 quetzales (USD 5,40) por persona, en lugar de la tarifa habitual de 10 quetzales (USD 1,35).

A unos 258 kilómetros al norte de Tecun Uman, en La Mesilla, el precio de ser contrabandeado a los Estados Unidos ya ha aumentado de USD 6000 a USD 10.000.

Otras rutas menos utilizadas se encuentran más al norte a través de la selva, un viaje más difícil y peligroso cruzando el territorio del narcotráfico. Estos se pueden usar más comúnmente, dependiendo de las acciones que tome México.

***

Si te importan los hispanos, apoya el muro fronterizo

TE RECOMENDAMOS