“No soy muy optimista” sobre el futuro de la crisis migratoria en Venezuela, dice alto comisionado de ACNUR

Por Pachi Valencia
14 de Agosto de 2019 Actualizado: 14 de Agosto de 2019

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, manifestó su pesimismo ante la crisis de migrantes venezolanos si no se encuentra una solución política en Venezuela, durante su primer día de visita a Sudamérica, el 13 de agosto en Chile.

“No estoy muy optimista, creo que este flujo de venezolanos en la región (…) va a continuar si no hay una solución política en Venezuela que les permita regresar a su país”, dijo Grandi en una declaración a la prensa junto al canciller chileno, Teodoro Ribera, según EFE.

Agregó que la migración venezolana en Latinoamérica es “el flujo más importante” del mundo en décadas, ya que actualmente la organización estimó cerca de 4 millones de ciudadanos que emigraron de Venezuela en los tres últimos años.

Así mismo, enfatizó que el objetivo de su visita es seguir en busca de ayuda internacional para explicar que esta “responsabilidad compartida para los venezolanos no sea solamente en palabras, pero en hechos y recursos también”, declaró.

Grandi se encuentra en su gira por Chile y Brasil hasta el 18 de agosto para “ver más de cerca la respuesta humanitaria a los refugiados y migrantes venezolanos”, según una nota en la página oficial de ACNUR.

Esta es la primera vez que un Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados visita Chile y la quinta vez que visita Brasil.

Durante su visita a los dos países sudamericanos, Grandi se reunirá con organizaciones y donantes importantes para poder buscar mayor apoyo de la comunidad internacional frente a la ayuda humanitaria que solo está financiada en un 24%.

Según el último informe del Plan Regional de Respuesta a Refugiados y Migrantes realizado por el portal web de la ONU “Response for Venezuelans” (R4V), a fines de julio, ACNUR especifica que para cubrir los requerimientos básicos de los refugiados, se necesitan más de USD 737 millones, frente a los algo más de USD 176 millones recibidos .

Los países que hasta el momento han dado aportes para paliar la crisis migratoria venezolana son: Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá, Suecia y Holanda. Estados Unidos es el mayor donante con casi 120 millones de dólares destinados a los refugiados.

Así mismo, los países que reciben la mayor parte de dichas contribuciones son Colombia, Perú, Ecuador y Brasil.

Los recursos han sido destinados a más de 90 organizaciones internacionales, y según ACNUR han sido invertidos en asistencia de emergencias, protección, integración socio-cultural, educación, etc.

Y es que los ciudadanos venezolanos se han convertido en uno de los grupos de poblaciones desplazadas más grandes del mundo, tras la aceleración del éxodo masivo a partir del 2016.

En solo siete meses, contados desde noviembre del 2018, el número de refugiados y migrantes venezolanos aumentó en un millón, según datos de las autoridades nacionales y de otras fuentes creíbles utilizados por ambos organismos de las Naciones Unidas.

El número total de venezolanos desplazados ya alcanzó los 4 millones, de una población de unos 30 millones, lo que representa el 13% de la población de Venezuela.

Venezolanos se manifiestan frente a la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo durante la visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en Caracas, el 21 de junio de 2019.(CRISTIAN HERNANDEZ/AFP/Getty Images)

Las condiciones para emigrar son cada vez peores, no solo por la imposibilidad de acceder a dólares tras el férreo control de cambio instaurado por el régimen, sino que además miles de venezolanos esperan hasta dos años para obtener sus pasaportes; una situación que los ha obligado a emigrar desesperadamente de manera ilegal y llegar a los países de destino en condiciones precarias.

En una entrevista para PanAm Post sobre la emigración venezolana, el sociólogo Tomás Páez, coordinador del Proyecto Global de la Diáspora Venezolana, informó que “la principal causa de la emigración venezolana es el socialismo del siglo XXI”.

Páez explicó que la migración venezolana ha repetido el mismo patrón de toda la migración latinoamericana, señaló que los países de destino son los de mayor libertad y desarrollo, que son los que están en el norte, como Estados Unidos, Canadá y países de la Unión Europea.

Sin embargo, en los últimos años, producto del fracaso económico que vive Venezuela, y que ha empobrecido al 87% de la población, en el país se ha hecho imposible comprar pasajes de avión, por lo que ahora los migrantes deciden salir por tierra y llegar a países como Colombia, Brasil, Ecuador, Perú, Chile, Uruguay, Argentina, Panamá y, hasta por mar, las islas del Caribe.

Con información de PanAm Post.

Video relacionado

Cómo Brasil escapó por poco de ser un desastre socialista como Venezuela

TE RECOMENDAMOS