No todos los dolores son iguales

Esté atento a un dolor persistente al caminar o subir, podría indicar una enfermedad arterial periférica
Por The Epoch Times
21 de Octubre de 2021
Actualizado: 21 de Octubre de 2021

Los dolores y molestias son uno de los inconvenientes del envejecimiento. Independientemente de su condición física, parece inevitable que aparezca algún dolor de rodilla, cuello o espalda.

A veces no es nada. Quizá durmió en una posición incómoda, pasó mucho tiempo sobre las piernas o forzó sus músculos durante un buen entrenamiento.

Pero otras veces puede indicar algo más grave, sobre todo si persiste sin alguna explicación. Si el dolor aparece en las piernas, podría tratarse de una arteriopatía periférica.

La arteriopatía periférica, o enfermedad arterial periférica (EAP), se produce cuando se acumula placa en las arterias de las piernas. Aparece gradualmente y limita el flujo sanguíneo a las extremidades inferiores, llegando a causar algunos problemas graves. Afecta a unos 10 millones de personas en Estados Unidos.

Los síntomas pueden empezar como un simple dolor al caminar o subir. Puede notar que no puede caminar mucho sin sentir alguna molestia, y puede requerir descansos frecuentes. También puede producirse entumecimiento y calambres.

Si no se controlan, los síntomas pueden empeorar y volverse bastante graves. También puede notar heridas en los pies o en las extremidades inferiores que no se curan, infecciones y úlceras dolorosas en los pies. No se descarta la gangrena y las amputaciones.

Todo esto ocurre porque la sangre no puede llegar a la zona.

El riesgo de desarrollar arteriopatía periférica no solo está relacionado con la edad. Afecciones como la diabetes, la hipertensión arterial, el colesterol alto, la insuficiencia renal y la obesidad pueden aumentar considerablemente la probabilidad de desarrollar arteriopatía periférica.

El tabaquismo también es un importante factor de riesgo.

Si siente dolor en las extremidades inferiores y no sabe por qué, vale la pena ir al médico. Si la arteriopatía periférica se detecta con suficiente antelación, pueden ayudar algunos cambios en el estilo de vida, como aumentar el ejercicio, comer mejor y perder algo de peso.

En el caso de los diabéticos, puede ser necesario mejorar el control de la glucemia.

Si la arteriopatía periférica está muy avanzada, es probable que haya que operar.

Preste atención a los dolores aleatorios a medida que envejece. A veces pueden ser graves.

Mat Lecompte es periodista especializado en salud y bienestar. Este artículo se publicó por primera vez en BelMarraHealth.com.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS