Nominado de Trump para asuntos de veteranos se retira para que ‘alegatos falsos’ no se conviertan en distracción

Por Ivan Pentchoukov – La Gran Época
26 de Abril de 2018 Actualizado: 27 de Abril de 2018

WASHINGTON – El médico del presidente Donald Trump, Ronny Jackson, reclinó el jueves la propuesta para dirigir el Departamento de Asuntos de los Veteranos (VA), después de las montadas acusaciones sobre su mala conducta, al tiempo en que un panel del Senado pospuso su audiencia de confirmación.

“Aunque siempre estaré agradecido por la confianza que el presidente Trump ha depositado en mí al darme esta oportunidad, lamentablemente retiro mi nominación para ser secretario del Departamento de Asuntos de los Veteranos”, dijo Jackson en una declaración.

La Comisión de Asuntos de los Veteranos del Senado estaba investigando las acusaciones sobre Jackson -un almirante de la retaguardia de la Marina de EE. UU. que fue médico de 3 presidentes- de que había creado un ambiente de trabajo hostil en la Casa Blanca.

Trump atacó airadamente a los demócratas por la decisión de Jackson a través de una entrevista telefónica con Fox News, llamándolos obstruccionistas que estaban politizando a sus nominados. Señaló al senador Jon Tester, el demócrata de más alto rango en el comité de Asuntos de Veteranos del Senado, quien ofreció una serie de entrevistas relacionadas con las acusaciones contra Jackson.

“Habría hecho un gran trabajo”, dijo Trump sobre Jackson. “Todas estas son acusaciones falsas. Están tratando de destruir a un hombre”.

Trump dijo que tiene un nuevo candidato con “capacidades políticas” para el puesto.

Los detalles de las acusaciones contra el candidato de Trump para dirigir la segunda agencia más grande del gobierno federal, fueron publicados el miércoles en un documento recopilado por el personal del comité demócrata.

“Las acusaciones en mi contra son completamente falsas e inventadas”, dijo Jackson. “Desafortunadamente, debido a cómo funciona Washington, estas falsas acusaciones se han convertido en una distracción para el presidente y para el importante asunto que debemos abordar que es cómo darle la mejor atención a los héroes de nuestra nación”.

Jackson, de 50 años, ha trabajado como médico presidencial desde la administración de George W. Bus y ha sido el médico principal de Trump, así como del expresidente Barack Obama. Es muy querido por los funcionarios de ambas administraciones, tanto por los republicanos como por los demócratas.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que Jackson se encontraba trabajando en la Casa Blanca el jueves, pero no estaba claro de inmediato si reanudaría su puesto como médico principal de la Casa Blanca.

El veterano de la guerra de Irak alcanzó un perfil más destacado cuando ofreció un informe largo y brillante sobre la salud de Trump, durante una conferencia de prensa en enero después de su primer examen médico presidencial, diciendo que Trump tenía “genes increíblemente buenos”.

El departamento de veteranos ha estado bajo fuego durante mucho tiempo por la calidad de la atención médica que brinda a los veteranos. Durante su campaña electoral, Trump prometió enmendarlo.

El comité del senado que considera su actual nominación, le pidió esta semana a la Casa Blanca más información, después de que salieran a la luz las acusaciones iniciales sobre la conducta de Jackson.

Tester pidió a los legisladores que a pesar de la renuncia de Jackson continúen investigando la unidad médica de la Casa Blanca.

El martes durante una conferencia de prensa, Trump dijo que no conocía los detalles de las acusaciones contra Jackson, pero que le correspondía a él continuar con un proceso político que calificó de “demasiado feo y demasiado repugnante”.

Trump despidió en marzo al anterior secretario de asuntos de los veteranos, David Shulkin, luego de sospechas sobre gastos de viaje no autorizados.

Reuters contribuyó con este informe.

TE RECOMENDAMOS